Policiales

Investigan el crimen de una persona ahorcada y quemada en un baldío

Hasta anoche no había sido identificada. En un primer momento se habló de que era una chica transexual, pero la versión perdió fuerza.

Viernes 05 de Octubre de 2018

Una persona de entre 35 y 45 años fue hallada asesinada ayer al mediodía en un baldío a media cuadra del Centro de Justicia Penal (CJP) de Mitre y Virasoro. La víctima presentaba signos de ahorcamiento y llevaba puesto un vestido y medias en forma de pechos que hizo pensar que podía tratarse de una trans, lo cual no fue descartado por los investigadores.

Si bien avanzada la tarde integrantes de un colectivo trans que ingresaron al Instituto Médico Legal (IML) para reconocer el cuerpo descartaron esa posibilidad, desde la Fiscalía insistieron en que como "el cuerpo estaba vestido de mujer" no se descartará esa hipótesis, cuestión que (confiaron) se irá dilucidando con el avance de la investigación. Asimismo, indicaron que la autopsia se hará según el Protocolo de Minessota para casos de ejecuciones ilegales por parte de fuerzas de seguridad, travesticidios o femicidios.

En ese marco, será vital para la investigación en manos de la fiscal Georgina Pairola identificar a la víctima, establecer la causa del deceso y despejar otros interrogantes como cuándo y dónde se perpetró el crimen.

Mediodía

Fuentes policiales confirmaron que el hallazgo fue ayer minutos antes del mediodía en Mitre al 2700, precisamente en un descampado sobre las vías férreas en desuso que corren entre calles Gálvez y Virasoro. Allí llegó personal del Comando a partir de un llamado al 911 que daba cuenta de una persona sin vida descubierta por un vecino que paseaba a su perro. Al respecto, una versión indicaba que fue un principio de incendio en el lugar lo que permitió descubrir el cadáver, pero eso no fue corroborado.

El baldío donde apareció el cuerpo bordea la vía flanqueada por fondos de casas y galpones con acceso por Mitre y por Entre Ríos. De un lado hay una vinería y del otro un taller mecánico que avanza sobre el baldío en una especie de playa de estacionamiento tapialada que impide ver desde la vereda gran parte del descampado.

Detrás de esa suerte de playón estaba el cuerpo, tendido sobre un círculo de tierra quemada y al parecer sobre un viejo colchón. En ese sentido una versión no confirmada por los pesquisas indicaba que en ese lugar, donde se desparraman algunos residuos y escombros que no llegan a conformar un basural, suele pernoctar un hombre que desde ayer nadie había vuelto a ver. Otros describían el sitio como un aguantadero nocturno.

Los voceros policiales señalaron que la víctima "tenía el cabello negro corto y llevaba un vestido a rayas rojas y negras además de medias en forma de pechos femeninos, lo que hace presumir que quería ser reconocido como mujer". Además estaba descalza y sus pies quemados. Del examen preliminar, un médico observó indicios de golpes en el rostro y de que podría haber sido ahorcada con una prenda de vestir que tenía alrededor del cuello.

La fiscal Pairola ordenó al gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) las primeras medidas como toma de fotos, levantamiento de rastros, así como búsqueda de testimonios y el relevamiento de imágenes en cámaras de videovigilancia de la zona.

En ese sentido fuentes policiales indicaron que, en principio, no fueron localizados posibles testigos presenciales. Y en cuanto a las cámaras sólo hay una en Mitre y Virasoro, a unos 50 metros de la entrada al baldío.

Dudas

"No podemos saber si era una chica trans. Puede haber sido un hombre al que le gustaba usar vestidos o al que le pusieron uno", expusieron sus dudas dos integrantes de un colectivo trans cerca de la escena del crimen un par horas después del hallazgo. Avanzada la tarde, tras intentar reconocer a la víctima en el IML, descartaron esa posibilidad.

"Más allá de que no la conocemos ni figura en nuestros registros, tampoco era una persona trans. No tenía para nada esa apariencia", dijo una integrante del colectivo que intentó en vano reconocer a la persona asesinada.

Al respecto circularon versiones de que se trataba de un trapito de la zona de Mitre y 3 de Febrero; incluso se aventuró que era un hombre que habría mantenido una relación sexual con una trans. Ninguno de esos dichos fueron corroborados por los investigadores que, basados en los primeros indicios, optaron por no descartar que se haya tratado de una mujer trans y en ese sentido ordenaron la autopsia según el protocolo que se aplica en posibles femicidios y travesticidios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario