Policiales

Imputarán a otros dos policías por los vejámenes a jóvenes en las Cuatro Plazas

Por el caso, ocurrido el 23 de marzo , ya fueron acusados otros ocho uniformados, dos de los cuales permanecen bajo prisión preventiva.

Miércoles 23 de Mayo de 2018

Otros dos policías serán imputados por los apremios ilegales a un grupo de jóvenes en las Cuatro Plazas de Mendoza y Provincias Unidas el 23 de marzo pasado. Los efectivos se presentaron espontáneamente ante la fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocci, quien en los últimos días incorporó un video de los hechos que comprometería a los uniformados. La audiencia imputativa a efectuarse con los agentes en libertad estaba prevista para ayer pero se postergó hasta el martes.

"Creemos que todo el escenario que se armó configura el delito de torturas", dijo el abogado de la APDH Fernando Pagliero, quien actúa como querellante en representación de algunos de los siete jóvenes que fueron sometidos a golpes y vejámenes y trasladados a la comisaría 14ª; un incidente por el cual otros ocho efectivos ya fueron acusados y puestos en disponibilidad. "Había 23 móviles, cuarenta policías formaron parte de este procedimiento y todos estos vejámenes y tormentos prosiguieron en la comisaría y hubo amenazas", amplió el abogado.

Golpiza y detención

Las siete víctimas son jóvenes menores de 23 años sin antecedentes penales que la madrugada del viernes 23 de marzo estaban reunidos en las Cuatro Plazas tras compartir un asado en la casa de uno de ellos. Entonces llegaron dos efectivos que sin ningún cargo y en medio de gritos los patearon, les pegaron y los insultaron. Enseguida acudieron varios móviles del Comando Radioeléctrico y de la Policía de Acción Táctica (PAT). Los jóvenes fueron obligados a subir a los móviles y los dejaron en la seccional 14ª ubicada a sólo 100 metros del lugar.

Allí estuvieron demorados más de 14 horas sin motivo. Las víctimas fueron Sasha V., de 23 años; Emanuel C., de 24; Cristian F., de 23; Nelson R.,de 21; Martín D., de 21; Alvaro G., de 22; y Valentina C., de 21 años, quienes subieron sus testimonios a sus perfiles de Facebook. A Sasha V. le cortaron las rastas con un cuchillo y a Valentina la acusaron de "ser la puta del barrio y vender drogas".

A fines de marzo la fiscal Bartocci ordenó la detención de seis suboficiales y dos cabos. Los agentes Erica Denis y Mariano Saavedra quedaron en prisión preventiva al ser sindicados como quienes más les "pegaron y humillaron" a las víctimas. Respecto de los cinco restantes se dispuso una prohibición de acercamiento. Todos fueron acusados de falsificación de documento público y mal desempeño.

A los acusados se sumarán desde el martes los efectivos Diego O., del Comando Radioeléctrico, y Leonel R., de la Brigada Motorizada, quienes se presentaron en la Fiscalía de Bartocci el 15 de mayo pasado para ponerse a disposición. La audiencia había sido solicitada para ayer al mediodía pero se suspendió porque por un error administrativo los efectivos no fueron citados. La medida se postergó hasta el martes.

La acusación

La imputación que solicitará la fiscal será privación ilegítima de la libertad y apremios, todo agravado por ser funcionarios públicos. En la misma audiencia está previsto agravar la acusación a otro policía, Roberto S. La querella pedirá directamente imputarles el delito de torturas. Ambas partes adelantaron que pedirán medidas cautelares. Las nuevas imputaciones están relacionadas con el hallazgo de un video donde "se ve claramente cómo es la aprehensión ilegal de Sasha y cómo lo golpean", dijo Pagliero.

Según la denuncia, todo se inició cuando el patrullero con los dos policías presos irrumpió en las Cuatro Plazas y al justificar un control de rutina sobre motos se acercaron al grupo y les pidieron que se tiraran al piso. Como uno de ellos no lo hizo fue amenazado, apuntado por Saavedra con su arma reglamentaria y golpeado de un culatazo en la cabeza. Frente a esa situación, la agente Denis realizó disparos antitumulto, cuyas perdigonadas hirieron en la pantorrilla a uno de los jóvenes, que salió corriendo y dio origen a una persecución que terminó a dos cuadras donde el joven fue golpeado. Estuvieron detenidos más de 10 horas hasta que la defensora pública Marisel Palais llegó a la dependencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});