Policiales

Hallan el producto de una veintena de arrebatos violentos en Fisherton

Efectivos de la seccional 17ª allanaron ayer por la mañana una coqueta vivienda en los confines de Empalme Graneros donde incautaron 20 carteras, 30 billeteras, llaves de distintos rodados, tarjetas de crédito y de medicina prepaga.

Viernes 28 de Enero de 2011

Efectivos de la seccional 17ª allanaron ayer por la mañana una coqueta vivienda en los confines de Empalme Graneros donde incautaron 20 carteras, 30 billeteras, llaves de distintos rodados, tarjetas de crédito y de medicina prepaga. Todos estos elementos fueron fruto de ataques de una gavilla de arrebatadores que se mueven en motos y que actúan en las jurisdicciones de las seccionales 12ª, 17ª y 20ª. A pesar de haber dado con buena parte del botín, los vigilantes no lograron detener al sujeto de la investigación: un muchacho de 18 años con prontuario abierto y varios antecedentes por abuso de armas.

"Hace varias semanas que se está trabajando sobre gavillas de arrebatadores en moto que se están moviendo en jurisdicción de la seccional 17ª. En varios casos denunciados se logró la descripción de dos hombres jóvenes que se movían en una Honda 250 Tornado blanca y que no sólo realizaban arrebatos sino que también robos calificados", indicó una fuente allegada a la causa. Uno de esos robos a mano armada sirvió para tener una descripción de los ladrones que pegaban en barrio Fisherton. El jueves 20 de enero por la tarde Marcelo M. circulaba con su Honda Wave por Estados Unidos, la colectora de la avenida Circunvalación en zona oeste, y Eva Perón cuando una Honda Tornado blanca le cerró el paso. En cuestión de segundos, el acompañante de la Tornado se bajó y a punta de revólver despojó a Marcelo de su moto. Luego los dos motociclistas subieron a Circunvalación y desaparecieron por la mano que va hacia al norte.

Los informantes. A partir de ese robo los empleados de la 17ª tuvieron una descripción y a partir del trabajo de calle, la consulta que todo policía realiza con sus buches y dateros, empezaron a cerrar el cerco sobre una banda de delincuentes que tiene su base en Empalme Graneros.

"Hace meses que se está trabajando en arrebatos cuyos autores se manejan en motos de 250 centímetros cúbicos. Esta es una jurisdicción complicada para trabajar esos casos porque tienen calles y avenidas de tránsito rápido por los que se pueden evadir rápidamente. Además el arrebato en moto es un delito que se produce en segundos y en los que la víctima suele brindar muy pocos datos útiles ya que está shockeada por la situación", relató un vocero consultado.

En la modalidad del arrebato callejero la víctima lleva todas las de perder. El carterista basa sus movimientos en la observación. En el caso de los merodeadores en motos, los delincuentes circulan hasta que "les gusta" una víctima. Entonces, con el factor sorpresa a su favor, dan el golpe.

En casos como los seguimientos que se hace de una víctima desde una entidad bancaria o una financiera, los ladrones desconocen el botín al que accederán en caso de que el golpe sea positivo. Los roles entre los delincuentes están definidos: uno maneja y el otro baja del rodado y arrebata. Después es el momento de la fuga donde la labor del piloto es vital. Una vez que llegan a resguardo con el botín, los más profesionales o experimentados seleccionan lo que le es útil y descartan el resto.

Modos del oficio. Este no fue el caso en el que trabajaron los pesquisas de la 17ª. Las voces de la calle condujeron a poner bajo la lupa una vivienda de dos plantas ubicada a pocos metros de Olavarría y Juan B. Justo, en Empalme. Ahí residen varias personas integrantes de una misma familia.

Ayer por la mañana los policías llegaron con una orden de allanamiento firmada por la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas. Estaban detrás de los pasos de un pibe conocido como Elías, de 18 años y prontuario abierto.

En el interior de la vivienda los vigilantes hallaron 20 carteras de mujer, 30 billeteras con todo tipo de documentación, por lo menos tres llaves de autos -marca Citroën, Land Rover y Volkswagen-, 8 proyectiles de pistola calibre 380, cuatro celulares, tarjetas de crédito, de medicina prepaga y algunas piezas de bijouterí.

"El hombre que estamos buscando no estaba en el domicilio. Su familia dice que ya no vive ahí. En el lugar además había tres motos: dos Tornado negras y una 110. Pero todas tenían su documentación en orden. Ahora hay que trabajar para determinar cuáles de los objetos recuperados fueron robados en jurisdicción de la 17ª y si hay otros que pudieron ser sustraídos en otros lugares", relató la fuente policial.

"Por las investigaciones que se están realizando, estos muchachos forman una gavilla de arrebatadores en moto que se turnan para salir a robar. También cambian las motos y las patentes. Por eso no son fáciles de agarrar", explicó el vocero. Todo lo secuestrado quedó a disposición de la jueza Rodenas para ser reintegrado a sus dueños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario