Policiales

Frente a testigos, mataron a tiros a un muchacho en Empalme Graneros

Por motivos que no están claros, tres hombres atacaron a dos hermanos. Uno de ellos, de 27 años, murió. El otro quedó internado fuera de peligro.

Lunes 03 de Septiembre de 2018

Una discusión nocturna, una trompada y viejas broncas terminaron con un enfrentamiento entre cinco hombres y la muerte de Sebastián Ezequiel Barrios, de 27 años, y la internación de su hermano Brian en el Hospital Clemente Alvarez. Los hermanos fueron atacados cerca de la medianoche del sábado por un grupo en Juan B. Justo y Campbell, una esquina transitada en Empalme Graneros. Según vecinos y familiares de Sebastián "él no tenía problemas con nadie, los que lo mataron eran conocidos y después de una pelea aparecieron los cuchillos y los revólveres". Los tres sospechosos del ataque y la muerte posterior permanecen prófugos.


El enfrentamiento fue entre los hermanos Barrios y tres personas que los emboscaron en esa esquina de Empalme. Los tres agresores fueron reconocidos por múltiples testigos y eran amigos de las víctimas. Los señalaron como Luis C. de 22 años, Ariel C. de 19, y Ariel D. de 46, todos domiciliados en Campbell 1300 bis y parte de una misma familia. En el hecho también resultó herido Brian, el hermano de Ezequiel, quien permanecía internado fuera de peligro en el Hospital Clemente Alvarez (Heca).

Fría la noche

Según una testigo Sebastián avanzaba con su moto por Campbell. "Estaba fría la noche y le pregunté que pasaba. Me dijo que nada y que se iba a la casa, pero al segundo escuché que a los gritos una persona, el "Choño", (Ariel D. padrastro de los dos más jóvenes) le dijo a otro de los pibes «está loco Brian, cómo me va a pegar». Después de la casilla donde viven los C. salió la mujer de Ariel D. y le dio unos fierros y este hombre tiró. A la mujer le dicen Andre", contó una vecina que pudo ver toda la secuencia.

En la casa de Sebastián Barrios, sobre calle Barra y a dos cuadras de donde fue el ataque, por la tarde las mujeres de la familia estaban sentadas en un patio que da paso a una casa humilde, esperando el cuerpo. Olga, la madre de los hermanos, y Cintia, la viuda de Sebastián, rodeadas de otras hermanas y tías de los muchacho hablaban con voz tenue. "Ellos no tenían problemas con nadie. Sebastián trabajaba en una panadería y se levantaba todos los días a las 4 de la mañana, vivía para su hijo. Y Brian trabaja en un desarmadero, está siempre lleno de grasa", contó Olga.

Cintia, con los ojos llorosos, mencionaba a Sebastián. "Vivía para su hijo. No fue ajuste de cuentas ni nada, no tenía problemas con nadie. No sabemos que pasó, pero no fue un ajuste" recalcó.

Las cuatro ochavas de Campbell y Juan B. Justo son un cuadrilátero. Sólo se puede escapar de allí por entre lo angosto de las calles que desembocan en cruz sobre ese punto. A los costados, contenedores y basura sobre el asfalto roto. Los muchachos no tuvieron muchas chances de eludir el ataque. A la medianoche un amigo de Sebastián, Daniel M., lo llevó al hospital Alberdi, donde decidieron derivarlo al Heca, pero murió en el camino. Cuando los médicos lo examinaron el diagnóstico fue "múltiples heridas de armas de fuego". Veinte minutos después llegó al mismo hospital Brian, su hermano, en el auto de otro vecino. Las heridas fueron tres y se decidió trasladarlo al Heca, donde quedó internado y fuera de peligro, según el parte.

Los hermanos C y su padrastro, Antonio D., viven en Campbell al 1300 bis. Ayer por la tarde había en la puerta de la casilla algunos parientes, recogiendo ropas y electrodomésticos quemados. "No vamos a decir nada. No hay nadie acá. Váyase", dijo un familiar de los C. al cronista. Los dos hermanos y su padrastro están prófugos. El caso recayó en la fiscalía a cargo de Miguel Moreno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario