Policiales

Enfrentó a tiros a dos ladrones en su casa: uno murió y otro escapó

Es un empleado metalúrgico que fue sorprendido ayer a la tarde en su casa, en barrio La Florida Aficionado a la caza, tenía armas. Le pegó 4 tiros al intruso. Quedó detenido preventivamente

Sábado 05 de Julio de 2008

Un empleado metalúrgico abatió de varios disparos anoche a un joven que intentó ingresar a su casa en Mina Clavero al 1000, zona norte de la ciudad, con aparentes intenciones de robo. El presunto delincuente no había sido identificado, pero sería oriundo de Fray Luis Beltrán y tendría varios amigos en villa La Cerámica, un asentamiento ubicado a poca distancia del lugar del hecho. Minutos después de ocurrido el episodio, un grupo de personas, en su mayoría jóvenes, se acercaron hasta la casa donde había ocurrido el hecho para tratar de confirmar si era alguien conocido.

"Parece que lo mataron a Marquitos", contó una adolescente a una mujer de mediana edad mientras los peritos de la policía trabajan dentro de la vivienda. La cuadra tuvo que ser despejada por la policía momentos antes de que se dispusiera el traslado del cadáver.

Tensión. Los efectivos encargados de la custodia del lugar temían algún brote de violencia cuando se retirara el cuerpo y por tal motivo hicieron correr "a todos los curiosos" hacia las calles Valentín Gómez y Zelaya. Finalmente no hubo problemas. Lo cierto es que al cierre de esta edición, los investigadores no tenían identificado oficialmente al hombre abatido, que de acuerdo al examen preliminar de los médicos policiales, recibió al menos cuatro disparos en distintas partes del cuerpo.

El hecho ocurrió alrededor de las 19, en una casa de dos plantas y ladrillos vistos de Mina Clavero al 1017 (a la altura de bulevar Rondeau al 3400, tres cuadras hacia el oeste). Según fuentes policiales, dos ladrones intentaron ingresar a la vivienda a la que llegaron por los techos. Las edificaciones de esa cuadra tienen la particularidad de ser bajas y estar la mayoría a la misma altura.

Llegada inesperada. Juan Manuel Verón, de 32 años, se encontraba en ese momento en una de las habitaciones. En el resto de la casa estaban una de sus hermanas y la madre. De acuerdo a lo que pudieron reconstruir los investigadores de la seccional 10ª, en cuya jurisdicción ocurrió el homicidio, el hombre fue sorprendido por los ruidos causados por los delincuentes cuando se arrojaron desde el techo y cayeron en el balcón interno de su pieza que da sobre un patio.

Allí se produjo entonces un tiroteo. La información preliminar que tenían los pesquisa indicaba que Verón, que es un aficionado a la caza y guarda en su vivienda varias escopetas, tomó una pistola 11.25 y salió a repeler la llegada de los intrusos. Según la policía hubo un intercambio de disparos. La balacera puso en fuga a uno de los ladrones, que alcanzó a ganar los techos otra vez, pero el cómplice recibió cuatro impactos, uno de los cuales le dio en el cuello, y cayó muerto sobre el mismo balcón.

Minutos después llegaron al lugar patrullas del Comando Radioeléctrico, de la seccional 10ª y de la División Criminalística. También concurrió la jueza de Instrucción María Laura Sabatier. "Tenemos un aparente intento de robo y una persona fallecida que sería el delincuente", dijo escuetamente la magistrada. Los voceros consultados anoche indicaron que al lado del hombre abatido se secuestró un revólver calibre 38 tipo lechucero.

Identidad. "En primera instancia tenemos que hubo un tiroteo, pero se van a realizar un dermotest al hombre fallecido para confirmar si disparó o no", confió a este diario una fuente de la pesquisa. En ese sentido, anoche no había datos certeros en cuanto a su identidad. Un primer nombre que llegó a los investigadores sería Sebastián Medio, oriundo de Fray Luis Beltrán, pero con varios conocidos y allegados en La Cerámica. "También escuchamos que sería un tal Marquitos. Por eso lo del nombre aún no es seguro", agregó.

Con respecto a Verón se supo que trabaja como empleado metalúrgico y habría quedado como único sustento de la familia tras el fallecimiento de su padre en enero pasado. La policía halló en la vivienda una decena de armas largas, en su mayoría escopetas que se utilizan para caza.

Ayer también se investigaba si esas armas, incluida la 11.25, contaban con sus permisos de uso y portación. Anoche el hombre, que solía frecuentar el Tiro Federal y dar algunas clases de tiro, quedó detenido bajo la imputación provisoria de homicidio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario