POLICIALES

En polémico fallo condenaron al asesino de María del Rosario Vera

Los jueces le dieron 25 años de prisión a Néstor Hugo Sánchez. No consideraron la figura de femicidio y absolvieron a otros dos imputados.

Jueves 25 de Febrero de 2021

El juicio por el asesinato de María del Rosario Vera acababa de terminar pero sus familiares seguían petrificados en un balcón de la sala. Con el rostro entre las manos o la respiración agitada, todos envueltos en un silencio propio de asimilar una noticia inesperada. Uno de los acusados de estrangular a la joven de 23 años fue condenado a 25 años de prisión por homicidio simple y los otros dos resultaron absueltos, en un fallo que no aceptó el encuadre de femicidio. La novedad quedó flotando en el aire unos minutos eternos. Recién cuando los policías ordenaron desalojar la sala las hermanas y sobrinas de la víctima reaccionaron. Hubo gritos, llantos y gestos de desconsuelo entre quienes esperaban escuchar tres condenas a prisión a perpetua.

María del Rosario Vera era una joven vulnerable y madre a cargo de cuatro hijos que fue asesinada en un contexto ligado al narcomenudeo. La calurosa mañana del 4 de enero de 2018, a la vista del barrio donde la mataron, su cuerpo fue trasladado en un carro y arrojado a un volquete de Garay y Lima donde le prendieron fuego. El vendedor barrial de drogas Néstor Hugo Sánchez, de 48 años; su ex cuñado Alberto Martín Sánchez, de 37, y Nahuel Segovia, de 30, fueron acusados por el fiscal Patricio Saldutti como coautores de un femicidio cometido con violencia de género en el juicio que comenzó hace tres semanas en el Centro de Justicia Penal.

>> Leer más: Comienza el juicio a los tres acusados por el femicidio de María del Rosario Vera

La última jornada fue al mediodía de ayer. Más una decena de familiares presenció la lectura del fallo en un balcón compartido con la prensa. El juez Rafael Coria leyó el veredicto unánime que firmó junto a sus pares María Isabel Mas Varela y Rodolfo Zvala. El tribunal condenó a Néstor Sánchez, dueño de la casa donde se cometió el crimen y cuyo ADN fue detectado en la ropa interior de la víctima, a 25 años de prisión. La pena más alta que admite la figura de homicidio simple que le asignaron. Fue el único condenado.

Los otros dos fueron absueltos por la duda y se dispuso su “inmediata libertad”. ¿Por qué fueron desligados? La respuesta a esa pregunta recién se conocerá cuando estén disponibles los fundamentos escritos del fallo. Los familiares lo escucharon estáticos hasta que, al momento de dejar la sala, afloraron las emociones contenidas. “Qué sistema de mierda tenemos. Qué Justicia de mierda”, gritaron. Fueron escoltados entre llantos hasta la puerta de entrada al edificio. Desde allí, los gritos y expresiones de indignación resonaron en el pasillo del segundo piso donde el fiscal Alejandro Ferlazzo expresó su disconformidad con la sentencia en una conferencia de prensa.

“La Fiscalía no está conforme con la calificación legal. Es una interpretación que hace el tribunal pero no la compartimos. Entendemos que la figura correcta es la del femicidio”, dijo. Si bien evaluó que la pena aplicada a Sánchez es alta, consideró que la prueba era suficiente para demostrar su teoría del caso. Sobre los absueltos dijo que “son dos personas que estuvieron en el lugar del femicidio y creemos que han tenido participación” y adelantó que apelará el fallo.

>> Leer más: El femicidio de María del Rosario Vera, hallada muerta y quemada en un volquete en 2018, se ventilará en juicio oral

Uno de los aspectos que generó consternación y malestar entre los allegados a la víctima fue que no se aceptara el encuadre legal de femicidio. “El contexto de violencia, la situación de vulnerabilidad, la relación previa con uno de los acusados y la violencia que se ejerció sobre el cuerpo fueron probados”, opinó al respecto Ferlazzo. Y ante la posibilidad de que el tribunal privilegiara el contexto narco por sobre la cuestión de género consideró que “ese contexto robustece la figura del femicidio. Es una mujer, hubo actividad sexual con tres hombres, amenazas previas, fue muy golpeada y uno de los asesinos le quitó su celular antes de matarla”.

Con carteles pidiendo justicia, remeras con la foto de María del Rosario y banderas que mencionan al colectivo Ni Una Menos, los allegados a la víctima _todas mujeres a excepción del papá_ expresaron a viva voz su descontento. “Queremos justicia porque los tres estaban en la casa cuando la mataron a mi tía, los jueces le tienen miedo al narcotráfico. Ellos vendían droga y mi tía consumía y la mataron como si fuera un perro en un volquete, queremos que los tres paguen”, dijo una sobrina. La querella también apelará.

María del Rosario Vera era la menor de diez hermanos y le decían “Sico”. Tenía cuatro hijos de entonces 2, 3, 6 y 8 años (ahora están en distintas casas al cuidado de sus tías) y estaba desempleada. Los criaba con 4 mil pesos mensuales de un plan social y colaboraba en un merendero del Movimiento Evita. Tres meses antes del crimen, tras separarse del padre de los chicos, se había mudado a una casita humilde que compró con la plata de un subsidio en los confines de villa Banana, en Amenábar y la vía paralela a Felipe Moré.

>> Leer más: Antes de aparecer muerta advirtió: "Si no vuelvo a las 8 hagan la denuncia"

La última vez que la vieron sus familiares fue el 3 de enero de 2018 cuando pasó a visitar a su mamá, se bañó y se retiró a las 15. Luego dejó a los chicos con el papá. Le dio los documentos, las tarjetas de Ansés y una mochila con ropa. Le pidió que los cuidara mucho si ella no volvía. “Avisale a Pitu que si no llego para las ocho llame a la policía y haga la denuncia”, le escribió a su ex cuñada. Le dijo que tenía miedo porque la seguían los “soldados de Martín”, de quien por entonces comentaba que se había quedado con droga de un allanamiento y buscaba un lugar para guardarla.

Martín, para la acusación, es Alberto Martín Sánchez, uno de los absueltos. Le dicen “Noventa” y según la familia de Sico la joven lo había cuidado meses antes cuando él pasó un período internado en el Heca. El hombre absuelto arrastra las secuelas de seis disparos recibidos en una disputa por drogas. Según la pesquisa, era parte de una banda de venta de drogas llamada “Los Noventa” a la que se vinculó María del Rosario con ventas a pequeña escala para sumar algo a su subsistencia.

La tarde previa al hallazgo del cuerpo, según testigos, la chica estuvo tomando mates frente a la casa del condenado Néstor Sánchez. Una vivienda de material pintada de color beige, puerta azul y techo de chapa de Felipe Moré y Garay, pegada a la vía. Luego entró a la casa. No llegó a probarse una violación, pero sí que mantuvo relaciones sexuales. En el lazo que le comprimía el cuello y en la bombacha se detectó el ADN de tres personas. Sánchez dio positivo en el cotejo con las muestras de la ropa interior, donde también se halló material genético de otra persona aún no identificada que podría o no tener vinculación con el crimen.

Fue cometido la madrugada del 4 de enero alrededor de la 0.30, la hora de la última conexión de la joven a su celular. Según la autopsia, tenía golpes en brazos y piernas y fue asesinada con un doble mecanismo: la estrangularon con un lazo y a la vez la sofocaron en forma manual. A la mañana los vecinos de Felipe Moré y Gaboto sintieron olor a quemado en un volquete y descubrieron el cuerpo a medio quemar. Tenía una soga gruesa atada al cuello con dos piedras gruesas en los extremos.

>> Leer más: Apresan a un tercer hombre por el asesinato con tinte narco de una joven

Un testigo de identidad reservada contó que había visto a “Huguito” Sánchez trasladar a la mujer en un carro, envuelta en una alfombra. Dijo que la tarde anterior había visto llegar a la chica “de calza gris con mochila celeste”. Luego vio entrar a la casa a otro hombre de borcegos y pantalón cargo azul o negro. “Este pibe alrededor de las 2 de la madrugada se fue, incluso Hugo le dijo: «Andate, si sos un cagón. Yo sabía que los amigos me iban a dejar solo»”.

Que sea el dueño de la casa donde se cometió el crimen, quien además descartó el cuerpo y con un resultado de ADN positivo en la ropa interior de la víctima quizás sean los elementos que pesaron en la condena de Sánchez. Su ex cuñado Martín Sánchez fue detenido un año después como quien mantenía una relación con la víctima. El tercer acusado, detenido en marzo del año pasado, es Nahuel Segovia. Fue involucrado por el propio Néstor Sánchez en una de las versiones que dio sobre el hecho quien, al final del juicio, resultó el único condenado por el crimen.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS