Policiales

En el brutal ataque a un chico asoma un singular modo de violencia juvenil

Jorge está en el hospital hace 6 días. Recibió 15 puñaladas de un grupo de chicos en el parque Alem. Su caso repite los rasgos de otros cometidos por jóvenes de clase media en zona norte.

Martes 09 de Diciembre de 2008

"No sé quién le hizo esto a Jorge. Lo único que me importa en este momento es que recupere la pierna que tiene inmóvil". La angustia por el estado de salud de su hijo desvela desde hace seis días a Roxana, la madre del chico de 16 años que el miércoles pasado recibió 15 puñaladas en el salvaje ataque de una patota en la zona del parque Alem. Un adolescente acusado de ser el autor material de la agresión fue detenido el viernes y permanece alojado en el Irar.

Jorge, el chico herido, superó una cirugía exploratoria y recibió una transfusión de sangre por las graves heridas inferidas por unos 30 jóvenes que lo agredieron con una navaja, piedras y cadenas en un ataque cuya motivación se investiga. El sábado fue trasladado de terapia a una sala común del hospital Centenario. Evoluciona, pero permanece entubado porque las puñaladas le perforaron los pulmones. Aún no puede mover la pierna izquierda.

Mientras tanto, los investigadores no descartan que los agresores pertenezcan a un grupo de adolescentes denominado Gran Sensación Popular (GSP), que disputa espacios urbanos con otros jóvenes. Un día después de la agresión fueron demorados ocho chicos que deberán declarar hoy ante la jueza de Menores María del Carmen Musa.

Según fuentes policiales, ayer declaró Franco C., de 16 años, un joven sindicado en base a diversos testimonios como el supuesto autor material del ataque. Está acusado de tentativa de homicidio (ver aparte). Algunos testigos señalaron que luego de la agresión se jactó ante el grupo de haber sido autor de las puñaladas: "Lo maté al Yanqui", aseguraron que decía. Yanqui es el sobrenombre de Jorge, a quien le dicen así porque vivió ocho años en Estados Unidos con sus padres.

De Florida a Rosario. El adolescente herido regresó hace ocho meses a Rosario con su mamá y una hermana de 5 años. En 2000 la familia se había radicado en Tampa, Florida. Con los ingresos de su papá como fletero y de su madre como empleada de un bar pudieron comprar una casa en Rosario. "Volvieron porque extrañaban las reuniones familiares y con amigos", contó Jorgelina, de 32 años y tía de Jorge, quien ayer estaba al cuidado de su sobrino en el Centenario.

El papá de Jorge había decidido quedarse un tiempo más en Tampa pero el sábado anticipó su regreso al país al enterarse de la feroz agresión que había sufrido su hijo. "El es un chico alegre y sano. Estudia el tercer año en una escuela privada y va al gimnasio todos los días. En el barrio todos lo quieren. Le pusieron ese sobrenombre porque cuando llegó se vestía con ropas grandes como de rapero", contó la tía del chico.

Lo que más preocupa a la familia de Jorge es que su pierna izquierda no responde. "Los médicos dicen que no es algo neurológico ni por una lesión en la médula. Tiene que hacer rehabilitación. Todavía no puede sostener el torso", contó compungida Jorgelina. El joven, según contó, recibió todos los puntazos en la espalda. También sufrió golpes en el rostro y tiene la marca de un cadenazo en el abdomen.

El ataque. Esas lesiones recibió Jorge el miércoles a las 19. Según sus familiares, un rato antes unos amigos lo pasaron a buscar por su casa para ir "a ver unas minitas" en la zona del shopping Portal Rosario. Al parecer, todo se desencadenó cuando Jorge y cuatro amigos hablaban con unas chicas frente al Pami II y un grupo de muchachos que se reúne en la zona los increpó. Los chicos corrieron hacia el parque Alem, seguidos por una banda de 30 muchachos. A la altura de Artigas al 200 Jorge quedó solo y cansado. Decenas de jóvenes le pegaron con una cadena de bicicleta y una navaja.

Peleas similares. Los investigadores de la seccional 10ª conjeturan que los agresores pertenecen al grupo GSP, que suele reunirse frente al Pami II y disputa territorios con otras bandas desde fotologs y foros de internet. La vinculación no es casual porque en la zona se reiteraron peleas similares. "Parece que las chicas con las que hablaba mi sobrino eran de la GSP y por eso reaccionaron. Los que lo atacaron con tanta saña no son chicos marginales", señaló la tía de Jorge.

Los familiares del joven tomaron distancia de las motivaciones del suceso: "Ni mi hijo sabe quiénes lo atacaron. Me duele hablar del tema porque él está muy dolorido y le dejaron la espalda como un colador. No quiero que se generen resentimientos, pero lo único que nos queda es alertar a la gente porque no es la primera vez que esto pasa", añadió Roxana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario