Policiales

Elevan a 12 años la pena a un hombre que intentó matar a su pareja prendiéndole fuego

Rubén Gauna deberá pasar ese tiempo tras las rejas después de quemar a Alicia Itatí B. en febrero de 2014 en la casa que compartían con sus hijas.

Jueves 06 de Septiembre de 2018

Alicia Itatí B. fue quemada por su pareja, Rubén Gauna, de 57 años, la tarde del 22 de febrero de 2014. Aquel día discutió con él y para terminar la tarde decidió tomar una ducha. Cuando estaba en el baño, el hombre entró, la roció con alcohol y la encerró para luego irse de la casa. Una vecina escuchó los gritos de la mujer y pudo auxiliarla. Hoy Alicia es una mujer tatuada por la violencia. El 20 de abril de 2018 su ex fue condenado por los jueces Juan Carlos Curto, Facundo Becerra y Eleonora Verón a 8 años de prisión por lesiones graves calificadas por violencia de género. Esta semana, tras la apelación planteada por el Centro de Asistencia Judicial (CAJ), la Cámara Penal de Rosario agravó la sentencia y un fallo de los jueces José Luis Mascali, Daniel Acosta y Carina Lurati llevó la condena a 12 años de prisión por tentativa de homicidio agravado.

La mujer fue asistida y representada desde el primer momento por las abogadas Virginia Llaudet Maza, Juliana Tagliatti y María Noel Severo, la trabajadora social María Cecilia Andreucci y la psicóloga Ivana Tonero, que integran el grupo jurídico interdisciplinario del CAJ.

En el marco de la apelación, los camaristas analizaron el contexto de la sentencia inicial y evaluaron, por medio de distintas declaraciones y testimonios de familiares y conocidos del condenado que Gauna "repitió reiteradas veces actos de violencia sobre distintas parejas, anteriores y posteriores a su relación con Alicia Itatí B".

Clara intención

Además, el tribunal de alzada tomó nota de que la idea de Gauna era "matar a la víctima en la intimidad para que no existieran testigos del hecho, plan que se vio frustrado al sobrevivir la mujer", y agregaron que "estamos ante una tentativa acabada de homicidio y la única forma de contrarrestarla hubiese sido una acción salvadora, lo que no ocurrió en este caso puesto que Gauna decidió retirarse del lugar".

Así es que los camaristas Acosta, Mascali y Lurati modificaron el "encuadre de la conducta por la que fuera condenado Gauna y por ser cometido en un contexto de violencia de género" y elevó la pena a "doce años de prisión más accesoria legales y costas".

El director provincial de Acceso a la Justicia y Asistencia Judicial y titular de los CAJ, Fernando Sirk Marezca, expresó tras conocer el fallo su conformidad con el mismo. "Hemos logrado una condena ejemplar. En primera instancia se reconoció el contexto de violencia de género, pero no conformes con ello planteamos la tentativa de femicidio, y lo logramos.

En el mismo sentido sostuvo que "los CAJ pueden afrontar una querella si las familias de las víctimas están de acuerdo. Nosotros las asistimos con un equipo de abogados, sicólogos y asistentes sociales. Hicimos mucha fuerza en el encuadre de esta causa ya que no es fácil poner en la mira los casos de violencia de género. No fueron sólo lesiones las sufridas por esta mujer. Además logramos que se subiera la escala de la pena al cambiar el encuadre".

En llamas

La tarde del 22 de febrero de 2014 Alicia se vio en llamas mientras se bañaba. Gauna la roció con alcohol y le acercó un encendedor, la encerró en el baño y la dejó para morir. Ella se salvó gracias a una vecina que entró y apagó el fuego. Según los médicos, la mujer sufrió quemaduras tipo A y B en el 20 por ciento del cuerpo y eso la postró en coma inducido y un mes internada.

Gauna enfrentaba otra causa por violencia contra una pareja posterior a Alicia, a quien maltrataba y le impedía salir de la casa. A la hora del juicio la Fiscalía pidió 21 años por ambos hechos, mientras que la querella de Alicia solicitó 15 años por la tentativa de homicidio calificado por el vínculo y el contexto de violencia de género.

Alicia contó en abril de este año, cuando se realizó el juicio, que estuvo en pareja con Gauna por casi 8 años y que tuvieron dos hijos. Pero todo fue cambiando y el último día Gauna la empujó al piso y la abandonó en el baño prendida fuego, a la vista de su hija. El hombre se fue y las encerró. "Se tapó todo el desagüe de piel y de pelo, iba y venía la botella de alcohol", aseguró Alicia

"Al asustarme se me quemaron todas la vías respiratorias", contó tras salir de la larga internación que debió atravesar para volver a estar viva, caminar, evitar ataques de pánico y volver a su casa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario