fin del juicio a tognoli

El socialismo disfrutó la absolución de Tognoli como una revancha con el kirchnerismo

El titular del partido, Antonio Bonfatti, dijo que quedó "desbaratado" que la acusación al exjefe de la Policía de Santa Fe era una "operación política". Su delfín, Rubén Galassi, disparó contra Horacio Verbistky.

Viernes 08 de Junio de 2018

El fallo judicial que absolvió al exjefe de la Policía de Santa Fe Hugo Tognoli le trajo tranquilidad al socialismo. Por primera vez, desde que el 19 de octubre de 2012 Página/12 publicó en su portada un informe firmado por Horacio Verbitsky, titulado "La delgada línea blanca", en el que revelaba vinculaciones de la cúpula policial santafesina con el narcotráfico, respiró aliviado.
La denuncia no solo obligó a Tognoli a ponerse a disposición de la Justicia sino que generó fuertes repercusiones de parte del kirchnerismo que aprovechó la situación para disparar munición gruesa contra el Frente Progresista. Tanto fue así que el diputado nacional Andrés Larroque llamó "narcosocialismo" al partido que lidera la coalición que gobierna la provincia de Santa Fe desde el 2007.
"Quedó totalmente desbaratado que esto tuvo una intencionalidad política con la única intención de golpear al socialismo"
Los principales referentes del partido salieron en busca de la revancha. El primero en hablar fue el presidente del PS, Antonio Bonfatti, quien aseguró que el fallo de la Justicia Federal no hizo más que poner en blanco sobre negro algo que habían denunciado, con Hermes Binner a la cabeza, desde un primer momento: la acusación a Tognoli era una "maniobra" K para debilitar al socialismo.
"Fueron cinco años en los que primó siempre la duda, que surgió de un medio de comunicación y no de la Justicia", disparó Bonfatti esta mañana en Radio 2, en relación con la sentencia absolutoria a Tognoli que dictó el Tribunal Federal Nº 2, y agregó: "Quedó totalmente desbaratado que esto tuvo una intencionalidad política con la única intención de golpear al socialismo".
"Nadie dice que no hay corrupción policial en Santa Fe, la hay en todos lados, pero los que descubrimos que están actuando incorrectamente son apartados de la fuerza, pero también distinguimos a los buenos policías", admitió el exgobernador, y añadió: "En 28 años de gestión de Rosario y en diez años, en la provincia de Santa Fe y en tantos municipios y comunas no tenemos ni una sola denuncia de casos de corrupción".
Embed
Quien fuera ministro de Gobierno de la administración de Bonfatti, Rubén Galassi, salió, como hacía tiempo no lo hacía, a recordar en su cueta de Twitter la "opereta de Vebitsky" y disparó munición gruesa contra los fiscales Juan Murray, Adolfo Villate y Federico Reynares Solari que participaron de la investigación del caso Tognoli y son abiertamente partidarios del grupo K Justicia Legítima.
"Este caso fue usado políticamente desde su génesis, desde la publicación en el diario", recordó a Rosarioplus Galassi, ni bien se conoció la absolución de Tognoli, y agregó: "Recuerden las declaraciones del presidente del PJ provincial (José Luis Freyre) sugiriendo la intervención, la intención de sembrar dudas del ataque a la casa de Bonfatti, ese 'algo habrán hecho'. Fue un proceso que no fue de todo el arco político, sino de actores puntuales y hasta de periodistas".
En las palabras de Galassi resonó su primera reacción después del fallo del juicio a Los Monos. "Los que nos llamaban narcosocialistas estarán atragantados"
, disparó en aquella oportunidad, saboreando el triunfo político que significó para el socialismo que la justicia provincial haya condenado a los principales líderes del clan Cantero, lo mismo que pasó ayer cuando se leyó la sentencia absolutoria de Tognoli.
Fue el propio exjefe de la Policía de Santa Fe quien abonó la hipótesis que agitaron los principales referentes del socialismo. "Si gobernara el Kirchnerismo seguiría preso", aseguró a Cadena 3 horas después de haber quedado en libertad, e insistió: "Fui un preso político, lo dije desde el principio, la causa era ficticia, estaba armada y nunca hubo pruebas". Y remató: "Fueron por la figura de Hermes Binner".
En aquel momento, cuando estalló el escándalo por la detención de Tognoli, Binner asumió la responsabilidad de su designación al frente de la Policía de Santa Fe. Lo definió como "un oficial con una foja limpia" y defendió el escalafonamiento que, en las fuerzas de seguridad, llevan a un policía al punto culminante de su carrera y aseguró que "no había elementos en los que uno pudiera basarse para no ascenderlo".
El socialismo se quejó, desde un primer momento, de que el kirchnerismo no se comprometía en la lucha contra el narcotráfico y la violencia que habían recrudecido en Santa Fe para esmerilar al partido gobernante en la provincia. Lo hicieron antes y ahora, con la sentencia en la mano, lo ratificaron. Así y todo, en voz baja, los principales referentes del partido admiten que el daño está hecho, que el mote de "narcosocialismo" es una cruz pesada y dolorosa.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario