Policiales

El anciano que mató al argentino en Miami lo hizo porque "se enfureció"

El anciano de 80 años que admitió haber matado al argentino Maximiliano De Vita en Miami' declaró que lo hizo porque "se enfureció" luego de que, según dijo, el empresario lo había insultado. 'El no era ninguna amenaza; no tenía ningún arma encima'', dijo Leandro, de 41 años, hermano de la víctima. "'Siempre hemos estado juntos. Mi hermano era mi alma y ahora me la han arrebatado'', agregó sobre De Vita que hace diez días se enteró que iba a ser padre.

Martes 29 de Julio de 2008

Maximiliano DeVita, un argentino de 38 años que vive hace años en Miami y explota con su familia una cadena de populares restaurantes en la zona, fue asesinado de un balazo en el pecho por un irritable anciano con el que discutió. Tras disparar, el criminal cerró la puerta y lo dejó tirado mientras se desangraba.

Cuando los policías llegaron al lugar, De Vita, de 38 años, estaba muerto. El atacante se llama Orlando Alonso, tiene 80 años y fue detenido inmediatamente. Sólo argumentó que "se enfureció" porque el empresario lo había insultado.

DeVita, además de explotar tres restaurantes en la zona, era propietario de un departamento en el edificio de la avenida Harding al 7.600, en North Beach. Recientemente se lo había alquilado a un nuevo inquilino.

En ese condominio vivía Alonso, un hombre con fama de hostigar a sus vecinos. En los últimos días se la había agarrado con el inquilino de DeVita. No lo dejaba mudarse tranquilo, según contaron al Miami Herald amigos y familiares del argentino.

Ante esta situación, Maximiliano decidió confrontarlo. Su esposa Valeria, embarazada, lo llevó en auto al lugar, lo dejó y siguió el recorrido que tenía previsto para entregar los pedidos a los clientes del delivery del restaurante.

''DeVita tocó en la puerta de Alonso para hablar con él sobre el incidente con el nuevo inquilino", sostiene el informe policial. El anciano tomó un revólver calibre 38, abrió la puerta y comenzó la discusión. Según el relato del atacante, el argentino lo insultó varias veces.

Alonso le dio la espalda –siempre según su versión-, tiró el arma en un sofá y se puso un short. Pero Maximiliano no se retiró: siguió con las agresiones verbales. El anciano sostuvo que se enfureció tanto que fue a buscar el revólver y le disparó en el pecho. "Observó como DeVita se desplomaba en el pasillo del edificio, cerró la puerta y con toda intención no llamó al 911 (a la Policía), agrega el informe oficial.

Los policías encontraron el cadáver de DeVita en un pasillo, a pocos metros de la puerta principal de Alonso. Al parecer se arrastró y dejo un reguero de sangre. En el departamento del anciano encontraron el arma y en la basura el casquillo de la bala.

''El no era ninguna amenaza; no tenía ningún arma encima'', dijo Leandro, de 41 años, hermano de la víctima. "'Siempre hemos estado juntos. Mi hermano era mi alma y ahora me la han arrebatado'', agregó. ''Es una víctima inocente, es un asesinato que no tiene sentido'', afirmó Bruce Mazer, amigo de DeVita al Miami Herald. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario