Policiales

El acusado de cometer el crimen de Zeballos al 2100 no declaró y fue imputado

El adolescente, que quedó detenido en el Irar por ser menor de edad, podría ser imputado como autor de un homicidio con tres agravantes que para los mayores de edad prevé prisión perpetua

Miércoles 04 de Julio de 2018

El adolescente de 17 años acusado de haber matado a Juan Cruz Ibáñez, de 23 años, en su departamento de Zeballos al 2100 el viernes pasado fue imputado esta tarde como autor de un homicidio calificado por criminis causa, la alevosía y el ensañamiento, además del robo con escalamiento. Una pena que para un homicidio con estos tres agravantes prevé, en el caso de los mayores de edad, la pena de prisión perpetua.
Los fiscales pidieron hoy la prisión preventiva, que fue otorgada por la jueza Dolores Aguirre Guarrochena, quien tras un acuerdo entre partes la admitió, a la vez que dispuso que el joven siga detenido en el Irar.
El acusado se abstuvo de declarar y se negó a responder preguntas en la audiencia que se celebró en los Tribunales provinciales.
Lucas O. de 17 años, y con múltiples antecedentes por robo, fue apresado anoche por personal de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) alrededor del kilómetro 60 de la autopista Rosario - Santa Fe a bordo de un micro con destino a la provincia de Chaco.
El adolescente ya tenía siete causas penales por robos y arrebatos cometidas desde que cumplió los 16 años, aunque fue detenido cuando por primera vez cuando tenía 13 años.
Juan Cruz Ibáñez fue asesinado el viernes pasado y de acuerdo a la hipótesis de la fiscalía estaba durmiendo en su departamento del segundo piso cuando fue atacado por un joven que habría ingresado por el balcón tras trepar las rejas de un centro de estética lindero.
Esto se basa en el hecho de que se encontró una huella de zapatilla en la parte externa del balcón.
La víctima fue hallada al costado de la cama con dos puñaladas en la espalda y múltiples cortes en la espalda y las manos.
Juan cruz era oriundo de Murphy y había venido a Rosario a estudiar, donde cursaba el final de la carrera en ingeniería en sistemas en la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Le faltabana dos materias para recibirse y trabajaba en el desarrollo de proyectos especiales para una empresa de investigación tecnológica.
Las sospechas recayeron sobre Lucas O. porque, al enterarse del crimen, un taxista se comunicó con las autoridades policiales primero y más tarde habló con Fiscalía para contar que esa madrugada había llevado a un pasajero desde ese domicilio con varios bolsos al que trasladó hasta un pasillo de Chacabuco al 4200, que fue allanado el último viernes y donde se encontraron pertenencias que, de acuerdo al relato de su familiares, pertenecerían a la víctima. También había rastros de sangre, que fueron enviados a peritar.
En el lugar fueron detenidas la hermana del joven y el cuñado del menor, que fueron liberados, pero serán imputados por encubrimiento.



¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario