Policiales

Dos detenidos en Cañada de Gómez por un crimen en Las Parejas

El acusado tenía en su poder el celular de la víctima, un peluquero asesinado el pasado 23 de febrero.

Lunes 20 de Agosto de 2018

Personal de la Policía de Investigaciones (PDI) del departamento Iriondo realizó esta mañana una serie de allanamientos a domicilios tras determinar en una tarea investigativa la identidad de un sospechoso del asesinato de un reconocido peluquero de Las Parejas, ocurrido el pasado 23 de febrero. El acusado quedó detenido, al igual que una mujer acusada de encubrimiento.
El sospechoso fue identificado como Nicolas G. y detenido esta mañana en su vivienda del pasaje Nº3 de Cañada de Gómez. Por otra parte, Cecilia P., de 29 años, quedó detenida tras allanamiento en otra finca de la calle 5 bajo la imputación de encubrimiento agravado.
El hecho del que se lo acusa ocurrió el pasado 23 de febrero, cuando Carlos Alberto Ledesma fue hallado sin vida tras recibir múltiples puñaladas. Tras una investigación, personal de la PDI logró establecer que el teléfono celular de la víctima se encontraba en posesión de Nicolás G., y seguidamente se determinó su domicilio. Es por eso que, en la mañana de hoy, se realizaron las diligencias correspondientes libradas por el juez penal de primera instancia Alberto Jesús Rizzardi.
En las fincas allanadas se procedió además al secuestro de tres teléfonos celulares, entre ellos el que fuera propiedad de la víctima.
Gente del entorno de Carlos L. sostuvieron ante los pesquisas que el peluquero tuvo el WhatsApp activo hasta las 1 de la mañana del viernes 23. Luego nadie supo nada de él. Ya en horas del mediodía y después de comprobar que la peluquería estaba cerrada y él no respondía los llamados, un familiar cercano llegó hasta su casa de calle 14 entre 9 y 7, donde también tenía el comercio, y lo encontró sin vida. Dentro de la propiedad había signos de violencia y mucha sangre: el cuerpo tenía 23 puñaladas, indicaron entonces los peritos.
Fuentes policiales indicaron que en la casa de la víctima (a quien todos conocían como Karlos Kon K) faltaba su celular y su notebook, pero no otros objetos de valor, lo que para los investigadores descartaba la hipótesis de robo. Además, dado que las aberturas no estaban dañadas, se presume que el asesinato lo cometió alguien conocido de la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario