POLICIALES

Detenidos por el crimen de una mujer que quedó en medio de un tiroteo

En ocho allanamientos realizados el martes en la zona de la Vía Honda por el crimen de Dora Quiroga, ocurrido el año pasado, cayeron un joven con pedido de captura y otro con armas

Miércoles 24 de Febrero de 2021

Poco más de un año después del crimen de Dora Quiroga, una jubilada asesinada al quedar en medio de un tiroteo, un joven fue detenido como sospechoso en el marco de ocho allanamientos en la zona sudoeste ordenados por el fiscal de Homicidios Gastón Avila. Fuentes policiales lo identificaron como Juan Ignacio V. quien era el principal requerido por la Justicia. Asimismo, en uno de los procedimientos la policía secuestró dos vehículos y en otro se encontraron armas y municiones, por lo que también resultó detenido otro hombre. Por el hecho un año atrás fue detenido uno de los presuntos participantes del tiroteo previo.

Dora Ercilia Quiroga vivía en Río de Janeiro al 3300 y todas las noches salía de su casa para acompañar a una amiga jubilada que vive en Manantiales y 24 de Septiembre. Jubilada de 64 años y madre de seis hijos, la mujer caminaba poco más de seis cuadras y en el trayecto hacía las compras para después llegar hasta la casa de su amiga y prepararle la cena.

La noche del martes 4 de febrero del año pasado esa rutina fue súbitamente interrumpida por una balacera cuando pasaba por el ingreso de un pasillo de Manantiales al 3700, una cuadra donde los tiroteos entre bandas se habían convertido en parte del paisaje al punto que para entonces ya se habían registrado cuatro homicidios en un año. Atrapada en medio del tiroteo, una de las balas le perforó la espalda a la mujer, que quedó tendida agonizante sobre la calzada. Cuando una de sus hijas llegó a la escena del crimen, diez minutos más tarde, notó que a Dora le habían robado porque le faltaban sus aros, una cadenita, una pulsera, la billetera y 500 pesos.

>>Leer más: Volvía de hacer compras, quedó en medio de un tiroteo y murió baleada

Respecto del ataque que le costó la vida a la mujer, por esos días la información oficial situaba en escena a un Renault Clio con tres o cuatro ocupantes que perseguía a una moto Honda Tornado negra en la que iban dos hombres. Vecinos contaron también en su momento que los motociclistas habían ingresado al pasillo donde vivía la amiga de Dora quien, de esa manera, quedó en la línea de fuego de una escena demencial.

Según esa línea, desde el Clio dispararon contra el pasillo una ráfaga de balas calibre 9 milímetros y una alcanzó a Dora a la altura del hombro derecho. La mujer cayó al pavimento, casi en el ingreso al pasillo donde por entonces se señalaba la entrada a un punto de venta de droga. La existencia de cinco o seis kioscos de drogas en pocas cuadras de esa zona era la razón invocada en el vecindario para explicar la violencia desmedida que afrontaban día a día.

Momentos después del tiroteo fatal, y a unas 35 cuadras de la escena homicida, un auto similar al descripto por vecinos apareció incendiado en pasaje Asunción y Barra. El vehículo había sido robado días antes en barrio República de la Sexta y presentaba un balazo en el capó.

Cuatro días después del crimen hubo un allanamiento en una casa de Avellaneda al 4400 donde se encontraron tres armas de fuego pero no hubo detenidos vinculados al incidente. Y unos veinte días después fue detenido Nicolás G. Este joven fue ubicado como uno de los presuntos ocupantes del Renault Clio y fue acusado de haber perseguido, cumpliendo órdenes y a cambio de dinero, a los ocupantes de la moto.

>>Leer más: Secuestran armas en la pesquisa del crimen de una jubilada

Por la persecución a los tiros el joven fue imputado de “tentativa de homicidio calificado por precio o promesa remuneratoria y por ser cometido con el concurso premeditado de dos o más personas agravado por el uso de arma de fuego” y además del homicidio de Dora. También sobre este joven recayó una imputación por daño y encubrimiento, ya que quedó acusado de haber incendiado el auto robado en el que supuestamente se había desplazado para perpetrar esos delitos. Según indicaron entonces fuentes judiciales, el incendio del auto le provocó al joven quemaduras que lo dejaron internado más de 20 días en el Hospital Clemente Alvarez.

Novedades

Con Nicolás G. en prisión preventiva por el plazo de ley, el caso volvió a arrojar novedades ayer cuando a pedido del fiscal Avila se hicieron ocho allanamientos en domicilios de la Vía Honda y Avellaneda al 4400.

En ese marco fue apresado Juan Ignacio V., que según fuentes policiales era el principal buscado por el caso, y José Daniel I. Este último será imputado por el hallazgo en su poder de una pistola calibre 9 milímetros con dos cargadores y 12 proyectiles de ese calibre, un aire comprimido y 6 cartuchos calibre 16, unos 180 mil pesos, celulares, documentación de interés para la causa e información contenida en un disco compacto. Asimismo, en otro domicilio fue secuestrado una moto Honda Wave y un auto Volkswagen Gol.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario