Policiales

Debe seguir preso el abogado acusado de intentar matar a un colega en Rosario

Un camarista rechazó que la imputación pase a lesiones. En Córdoba, donde tiene una causa penal, también le denegaron la libertad.

Lunes 21 de Mayo de 2018

El abogado acusado de intentar matar por la espalda a un colega rosarino en el Paseo del Siglo en 2015 seguirá en prisión preventiva luego de que la Cámara Penal de Rosario rechazara la colocación de una pulsera electrónica para que cumpla la medida en su domicilio. A la vez se denegó el cambio de calificación de la causa por lo que el sospechoso seguirá imputado por intento de asesinato y no, como proponía la defensa, por lesiones.

El 10 de mayo de 2015 alguien intentó matar al abogado Guillermo Peyrano, ex decano de la facultad de Derecho de la Universidad Católica, a quien le pegaron un balazo desde corta distancia por la espalda en pleno Paseo del Siglo. El acusado es Alejandro Mercado, un abogado de 42 años para quien la fiscal Marisol Fabbro pidió 10 años de prisión efectiva por intento de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Ese pedido fue discutido por el defensor de Mercado en una audiencia de apelación realizada la semana pasada. Allí el camarista Daniel Acosta convalidó la prisión preventiva, rechazó la nulidad de la imputación y el cambio de la calificación a lesiones. Lo que sí hizo el magistrado fue limitar a 60 días el plazo de la prisión preventiva. Para antes de esa fecha se estima que ya se habrá desarrollado la audiencia preliminar donde la fiscal pedirá el juicio para el acusado.

Amedrentamiento

No obstante le hubiera resultado favorable el trámite en Rosario, Mercado no podría haber obtenido la libertad. El lunes de la semana pasada la Cámara de Apelaciones de Bell Ville le confirmó la preventiva en otro proceso judicial que lo tiene preso. Se trata de un caso ocurrido en la provincia de Córdoba que aparece con conexiones con el de Rosario.

El pasado 7 de diciembre arrestaron a Mercado frente a la casa de un productor agropecuario en Marcos Juárez. Lo atraparon luego de colocar un navegador satelital en un auto de esa familia. Cuando lo arrestaron, a metros del lugar y mientras escapaba, llevaba puesta una peluca y gruesos anteojos oscuros.

El dueño de la casa donde estaba el auto al que le colocaron el GPS, Diego Bermejo, es hijo de un hombre que fue víctima de una estafa por 40 millones de dólares. Por ese delito el padre del ahora imputado, César Manuel Mercado, fue condenado a 3 años de prisión por el juez rosarino Julio Kesuani. Ese caso quedó cerrado en octubre cuando la Corte Suprema de la Nación convalidó la condena. Dos meses después Alejandro Mercado fue detenido frente a esa casa en un acto que el fiscal cordobés Fernando Epelde consideró que tenía "fines de seguimiento, extorsión o amedrentamiento".

Mercado fue atrapado entonces in fraganti, tras romper la cámara de vigilancia colocada en una pared externa de la casa de la familia, y se resistió a dar su nombre a los policías. En Córdoba está imputado de violación de domicilio, daño y tentativa de extorsión. La Cámara de Bell Ville confirmó la prisión preventiva y convalidó la acusación.

"Los defensores atacaron la actuación de la fiscalía ya que la prueba es sólida. Es una práctica habitual: si no pueden contra la causa, atacan al juez o fiscal. Pero no estamos actuando con arbitrariedad sino en una causa donde hay a nuestro criterio evidencia muy bien asegurada en un caso donde el imputado fue atrapado in fraganti", dijo Epelde a este diario.

Similitudes

Lo sucedido en Marcos Juárez fue seguido con atención en Rosario, no sólo porque la detención de Mercado habilitó que fuera traído a los tribunales locales por el ataque a Peryano. También porque ambos casos parecen tener rasgos conectados como, por ejemplo, por el hecho de que en los dos episodios los fiscales sostienen que el acusado iba caracterizado, es decir, con su apariencia disimulada bajo anteojos oscuros y una peluca, para no ser identificado.

En la audiencia de la semana pasada en Rosario el defensor Paul Krupnik sostuvo que la causa contra su cliente no está basada en pruebas: adujo que sólo se explica por la notoriedad de la víctima, que es también funcionario de carrera de la Fiscalía de Estado de Santa Fe, y no por elementos objetivos que incriminasen a Mercado. También alegó que el único testigo del hecho que reconoció a su cliente como el hombre que le disparó a Peyrano incurrió en contradicciones porque lo calificó como mucho más alto de lo que es Mercado. El camarista Acosta dijo que las diferencias entre la apariencia del agresor con la persona de Mercado "no escapa a las esperables inconsistencias advertibles en testigos normalmente verosímiles".

Acosta dijo que la calificación del delito en esta etapa no es arbitraria. Peyrano recibió un disparo de calibre pequeño que le entró por el cuello y terminó en la mandíbula. La defensa planteó que no hubo intención de causar la muerte porque no se hicieron más disparos. Para el camarista que el autor no haya efectuado para asegurar dicho resultado tiene una explicación: la presencia de otras personas en el lugar, algunas de las cuales fueron a auxiliar a Peyrano.

Reconocimiento

Hace tres semanas un testigo que adujo haber visto todo y ayudó a Peyrano tras ser baleado reconoció entre fotos de ocho personas a la de Mercado como la del agresor. Las ocho fotos eran producto de un fotomontaje digital que retocó cada cara, se le añadieron los anteojos y una peluca como los que se le secuestraron al acusado en Marcos Juárez. Esto porque la fiscal adujo que hacer el trámite "a cara limpia" era insensato porque su teoría del caso se basaba en que "el agresor había usado peluca y lentes". Para la defensa eso volvía al reconocimiento de una nulidad insalvable e inconstitucional.

Acosta dijo que en principio la integración de una rueda con fotos de personas caracterizadas no viola garantía constitucional alguna. Y consideró que la negativa de Mercado de prestarse a esa rueda —motivo por el cual hubo que usar su foto— era un elemento elocuente e injustificado que presuponía peligrosidad procesal y entorpecimiento probatorio. Por este motivo consideró lógico prorrogar la prisión preventiva.

Alejandro Mercado está acusado de pegarle un tiro por la espalda a Guillermo Peyrano en el Paseo del Siglo en 2015

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario