Policiales

Condenado a 15 años de cárcel por asesinar a balazos a su primo

El crimen ocurrió en Campbell al 1200 bis, un sector humilde del barrio Empalme Graneros.

Sábado 13 de Octubre de 2018

Un changarín de 30 años fue condenado a cumplir 15 años de prisión efectiva en un juicio abreviado durante el cual se confirmó su responsabilidad en el homicidio de su primo, Leandro David Pérez, que recibió dos balazos en junio de 2016 tras un violento incidente ocurrido en Campbell al 1200 bis, un sector humilde del barrio Empalme Graneros.

Aunque los investigadores dudaban de las versiones y fueron en busca de evidencias más sólidas para corroborarlo, Jorge Serbando Pérez, alias "Gordo cabe", fue apuntado desde un principio por testigos y allegados a la víctima como el sospechoso del homicidio que terminó con la vida de su primo de 25 años.

Sin que se ventilaran las motivaciones reales del hecho, el 22 de septiembre de 2016 a la noche Leandro Pérez recibió dos balazos en la villa miseria ocupada por casas modestas ubicadas en Campbell al 1200 bis (a la altura de Juan B. Justo al 3000).

El joven se derrumbó agonizante en la calle luego de que uno de los proyectiles le atravesara la zona intercostal derecha y el otro le perforara el pecho. Luego del ataque, la madre lo subió en un auto particular y lo llevó al Hospital Provincial del Centenario, pero sufrió un paro cardiorrespiratorio y murió.

En ese momento no se pudo establecer la mecánica del hecho. Pero en el marco de la investigación del crimen, una fuente judicial señaló que el primo de Pérez no estaba sindicado como quien disparó los dos balazos mortales. Aunque otro vocero deslizó que "algunos vecinos lo señalaron, pero otros no".

Lo cierto es que quienes apuntaban al changarín, que al momento del hecho estaba en libertad condicional cumpliendo una condena a 4 años de prisión por otros delitos, dijeron que mantenía un conflicto familiar con el joven fallecido, pero no precisaron detalles de las diferencias que los separaban y que desembocaron en el crimen.

Prófugo

A pesar de las dudas, el peso de las evidencias acopiadas con el correr de los días condujeron a Jorge Serbando Pérez, detenido tres meses después del hecho en un asentamiento ubicado en Matheu entre Luzuriaga y Caracas, en el barrio Nuevo Alberdi.

Un día después el fiscal Luis Schiappa Pietra le imputó el homicidio de su primo en una audiencia presidida por el juez Carlos Leiva, que aceptó la calificación legal y ordenó la prisión preventiva del acusado por el plazo de ley como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con el delito de portación ilegítima de arma de fuego.

En esa audiencia el fiscal expuso principalmente las declaraciones testimoniales que comprometían a Pérez. En tanto que el abogado defensor, Marcelo Argenti, explicó que su cliente se mantuvo prófugo por temor a que lo asesinaran ya que luego del homicidio un grupo de vecinos intentó quemar la casa de la hermana.

Los relatos de los testigos de Empalme Graneros sirvieron para describir que quienes emboscaron a Leandro fueron Brian Pintos, quien le cortó el paso, mientras que "Gordo cabe" fue el que le gatilló a corta distancia. Pintos también fue detenido tiempo después y se lo imputó como partícipe necesario del homicidio.

A más de dos años de ese trámite las partes llegaron a un acuerdo para cerrar el caso en un juicio abreviado que presentaron el miércoles ante el juez José Luis Suárez, audiencia en la cual el fiscal expuso los alcances y extremos del procedimiento y el pedido de pena de 15 años de prisión.

En un primer momento el acusado, que según su datos no sabe leer ni escribir, mostró ciertos reparos respecto al acuerdo, y el juez decidió ordenar un cuarto intermedio. Tras el receso, el abogado defensor expreso su conformidad, y el imputado dio el visto bueno para formalizar el trámite.

Con las partes de acuerdo, el juez admitió y homologó el proceso abreviado, tras lo cual dictó la sentencia contra Pérez como autor penalmente responsable de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con la portación ilegítima de arma de fuego de uso civil, y le impuso 11 años de prisión efectiva.

Pero los antecedentes le jugaron en contra, y el además Suarez le revocó la libertad condicional que le habían otorgado el 26 de noviembre de 2015 por una condena de cuatro años de prisión resuelta en abril de 2014. Entones unificó las dos condenas y le impuso 15 años de prisión como pena única.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});