Policiales

Con la precisión de un cirujano se llevan 150 mil dólares de una casa

Fue la siesta del miércoles, cuando en la vivienda de Alberdi no había ningún ocupante. El o los ladrones ingresaron por el fondo. Se llevaron el dinero y no tocaron otro objeto de valor.

Viernes 06 de Junio de 2008

En un golpe de precisión quirúrgica, el miércoles a la hora de la siesta se llevaron 150 mil dólares de una casa de dos plantas del coqueto barrio Alberdi. El o los maleantes aprovecharon que en la vivienda de Alvarez Thomas al 1100 no había nadie y tras barratear una puerta ventana ingresaron a la casa desde un patio interno. Actuaron como conocedores del lugar y fueron directamente a una de las habitaciones. Tras revolver lo mínimo imprescindible se llevaron únicamente el dinero que estaba guardado en un maletín. No tocaron nada más y dejaron la puerta principal de ingreso cerrada con llave. Nadie en la cuadra los vio llegar y tampoco partir.

La casa de Claudio Placenzotti, un conocido neurocirujano de zona norte, es una de las más coquetas de la cuadra. Está ubicada en Alvarez Thomas entre Chiclana y Maciel, en Alberdi, y es representativa de lo que es ese barrio con vista al río. Está pintada de color blanco, con aberturas de madera y rejas negras. De esa casa, que cuenta con sistema de alarma, robaron 150 mil dólares en efectivo el miércoles. "Regresé a mi casa de trabajar y me encontré con que la puerta de entrada estaba cerrada por dentro. Entonces ingresé por la cochera y una vez adentro me di cuenta que habían entrado por el patio. Se llevaron una cifra importante que teníamos guardada para comprar una propiedad", contó ayer el médico.

Casa coqueta. Placenzotti, de 45 años, vive en esa casa junto a su esposa Daniela y una hija. La vivienda tiene dos plantas y un amplio patio jardín con piscina y quincho. Todo eso cercado por un tapial de más dos metros pintado de blanco que separa el fondo de las otras propiedades: una casa más baja de uno de sus lados, sin azotea, y otra que tiene su terraza pegada a la edificación. Si los ladrones llegaron por los fondos, bien pudo ser saltando un tapial y descolgándose de una terraza vecina. "Antes este era un barrio tranquilo. Pero últimamente se ven una caras... Hay mucha gente circulando. Personas en carros, cirujeando o pidiendo", comentó una vecina de Alberdi. Aunque más allá de los temores de la mujer, el perfil del ladrón no parece pasar por esos lugares.

Según pudo establecerse, el miércoles por la mañana el médico trabajó en el sanatorio privado de bulevar Rondeau al 1300. Sobre el mediodía, en su casa sólo estaba su esposa, quien cerca de las 15 salió en su auto para realizar unos trámites. A partir de ese momento comenzaron a correr dos horas en las que se produjo el escruche. Claudio regresó pasadas las 17 y el robo ya se había consumado.

Demasiado preciso. Fuentes allegadas a la investigación precisaron que "una puerta ventana de aluminio había sido violentada y que quien robó en la casa ingresó por ahí". Luego, él o los ladrones se movieron en la casa como baqueanos. Fueron a la habitación matrimonial y del vestidor retiraron un maletín con 150 mil dólares en efectivo. Luego se fueron como llegaron, en el más absoluto de los anonimatos.

Pudo saberse que la casa del médico tiene un sistema de alarma que al momento del robo no estaba conectada. Quien robó en la vivienda sólo desacomodó algunas prendas del placard y retiró el maletín. "El dinero estaba en la casa desde el lunes último y es de la mamá del doctor, quien vendió una fracción de campo para comprar en los próximos días una propiedad. No eran muchas las personas que conocían que en esa casa había dinero en efectivo", indicó un vocero consultado. "Sólo se llevaron el maletín con el dinero. No se llevaron joyas ni otros objetos de valor. Fue como que iban a buscar únicamente el dinero en efectivo", contó un informante. El caso es investigado por el juez de Instrucción Javier Beltramone.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario