Policiales

Balearon a un contador y le robaron un maletín cuando llegaba a su casa

Entradera violenta en pleno centro. El hombre tiene 70 años y fue atacado frente a un edificio de Laprida 873 a las 13.30 de ayer. Un proyectil le perforó una pierna.

Sábado 31 de Agosto de 2013

Un contador de 70 años fue baleado pasado el mediodía de ayer en pleno centro de la ciudad al ser abordado por un asaltante que le robó un maletín tras estar esperándolo en las cercanías del edificio donde vive y junto a un presunto cómplice. Los atacantes, dijeron algunos testigos, montaban una moto de mediana cilindrada que estaba estacionada en la vereda opuesta al edificio y resguardados por un paredón que corta la línea de edificación, lo que impedía verlos con comodidad. El hombre baleado sufrió una herida de relativa gravedad en su pierna derecha y los maleantes se fugaron a bordo de la moto con el ansiado portafolios.

A las 13.30 de un viernes en la esquina de Laprida y Rioja todo es bullicio. Gente que camina, autos, colectivos. Jorge M., un contador conocido en el ambiente empresario local, entró al edificio de Laprida 873 donde vive llevando en su mano un maletín "con su billetera y cargado de papeles de trabajo", según confió su hijo. El profesional tiene en un edificio vecino el estudio contable en el que ejerce su trabajo.

Jorge llegaba tras estar "tomando un café en el bar Augustus, de Corrientes y Córdoba, con un amigo que se ofreció a llevarlo hasta la casa", dijo Leonardo, el hijo de la víctima. Así ocurrió y cuando el hombre entró al hall del edificio fue interceptado e increpado por un hombre que entró al recinto por la puerta principal detrás de él. "El tipo le gritaba que le diera el maletín que sostenía en su mano derecha mientras le apuntaba" con un arma, dijo el muchacho.

Dos tiros. Al tironear del bolso en el que la víctima llevaba aparentemente un poco dinero, una billetera y documentación referida a su profesión, el ladrón le disparó dos veces con el arma y a corta distancia. El primer tiro se dio en el marco de un fuerte forcejeo y Jorge pudo desviarle la mano al agresor, con lo que el impacto fue contra una pared. En tanto, el segundo impactó fue a dar de plano en su pierna derecha, a la altura de la ingle y muy cerca de la arteria femoral pero sin provocarle daños vasculares severos.

Una vez vencida la resistencia de Jorge M. y con el bolso en la mano, el ladrón se largó a la carrera y se trepó a la moto Honda de color blanco, aparentemente una Twister, en la que lo aguardaba su cómplice. Después huyeron por Laprida hacia Rioja y por allí en dirección al oeste.

"Mi padre tenía la billetera con unos pocos pesos, una cadenita de oro y papeles. Es un hombre grande, divorciado y que toma muchos medicamentos porque tiene dificultades para caminar. No le robaron mucho dinero, sólo lo de la billetera y tarjetas de crédito", sostuvo el hijo de Jorge. Y mostró asombro ante la situación: "Lo agarraron en el hall del edificio que tiene puerta con llave desde adentro. Se arriesgaron mucho", dijo el muchacho.

Lo esperaron. Según los testigos ocasionales, los dos ladrones estaban montados en la moto desde minutos antes de que el profesional llegara al edificio donde vive, en una actitud de guardia y espera. "Llegaron un ratito antes, pero no se quedaron arriba de la moto. Uno estaba atento cuando el hombre llegó y se cruzó, todo fue muy rápido", comentó el cliente de una peluquería de las inmediaciones.

Pese a ser un lugar sumamente transitado, sin embargo fueron pocos los vecinos que aceptaron haber visto algo fuera de lo común. "Escuchamos el estampido y sólo pudimos ver comolos ladrones se subían a una moto que parecía ser una de esas enduro y se fueron por calle Rioja", dijo un cliente que estaba en la panadería de la esquina. A última hora de ayer, los pesquisas de la comisaría 1ª recorrián la cuadra en busca de cámaras de video que hubieran registrado el robo y así poder identificar a los asaltantes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario