Policiales

Asesinan a balazos a un albañil y los vecinos apuntan contra una gavilla

José María Ferreyra tenía 55 años. En Tío Rolo dicen que hay una banda que vende drogas, usurpa casas y "vive metiendo miedo" en la zona.

Lunes 28 de Octubre de 2019

Otra banda de un barrio, usurpaciones, balas y muerte. José María Ferreyra, de 55 años, fue asesinado de siete balazos la medianoche del sábado cuando estaba en la puerta de su casa de Vicente Medina al 6800, calle que marca el límite entre el barrio Tío Rolo y una zona de quintas y campo. La víctima estaba con uno de sus ocho hijos, Oscar, que terminó herido de un balazo en su pie derecho. Según los vecinos quien disparó integra una banda conocida como "Los Pogonza que tiene aterrorizada a esa zona del barrio y se dedicarían a vender drogas y usurpar viviendas. "Se hacen los dueños del barrio, a los tiros y asustando", resumieron.

Según la información preliminar Ferreyra, de profesión albañil de obra, y su hijo Oscar estaban en la calle cuando un joven de 21 años identificado como Mauricio P. pasó por allí y comenzó a discutir con ellos. Si bien el motivo no quedó claro, al parecer tendría que ver con la forma de "meter miedo en el barrio" que le atribuyen a la banda.

La discusión se elevó de tono hasta que, según fuentes policiales, un tal Carlos P. salió de un pasillo esgrimiendo una pistola 9 milímetros y empezó a disparar sobre José María. El hombre cayó malherido y su hijo intentó cubrirlo, mientras le gritaba al agresor que dejara de disparar. Fue así que el joven de 32 años recibió un balazo en el pie derecho.

La familia Ferreyra se comunicó con el 911 y desde allí se convocó a una ambulancia del Sies. Sin embargo en esos barrios es difícil que una ambulancia llegue a tiempo o incluso ingrese a esas callecitas angostas. Minutos después arribó una chata policial y, ante la tardanza de la ambulancia, los familiares subieron a Ferreyra a la caja del móvil y los efectivos trasladaron al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez junto a su hijo.

El hombre de 55 años llegó sin vida al hospital donde a su hijo le diagnosticaron herida de arma de fuego en el pie izquierdo con fractura. Oscar firmó el alta voluntaria y volvió a su casa ubicada a metros de la casa de su padre.

En el lugar el gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) levantó 10 vainas, un cartucho intacto y dos plomos encamisados, todos calibre 9 milímetros. En la zona, una calle paralela a las vías, no hay cámaras de vigilancia. El caso es investigado por el fiscal de Homicidios Adrián Spelta.

Ayer a la mañana, mientras la familia volvía de hacer los trámites a la espera del cuerpo para velar a José, pasó por la puerta de la casa un Peugeot 207 desde el que realizaron disparos al aire. Luego el conductor frenó un segundo y dejó en la vereda el DNI de uno de los sospechosos.

"Los dueños del barrio"

Al recorrer esas calles muy angostas y sinuosas los vecinos cuentan de los atropellos de la banda de Los Pogonza. "Vienen a tu casa y te la quieren usurpar, te la quieren robar para quedarse a vivir ellos o para vender drogas", dijo una vecina.

Un hombre que vive a unas cuantas casas de donde vivía Ferreyra expresó que "esta banda tiene varias casa en la zona. Hace como veinte años que viven en Tío Rolo y hace como cinco o seis años que venden drogas. Ellos quieren ser los dueños del barrio. Si vos estás en la calle te obligan a que entrés a tu casa o te piden plata. Andan con las motos y tiran tiros en la calle. Cuando lo mataron a este muchacho algunos quemaron la casa del que lo baleó. Dicen que fue uno de la banda".

Otros vecinos cuentan que integrantes de la banda habitan distintas viviendas en un radio que no se aleja no más de tres cuadras de donde se produjo el crimen.

Los efectivos de PDI tienen un nombre como sospechoso de haber disparado contra el albañil de 55 años y ayer al cierre de esta edición lo buscaban en distintas zonas de Tío Rolo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS