Policiales

Adolescente preso por matar para saldar viejas broncas

Tiene 17 años y lo inculpan del crimen de Cristian Gabriel Serrano, ejecutado el 17 de junio en una GNC de Uriburu y Vuelta de Obligado.

Sábado 04 de Agosto de 2018

Un adolescente de 17 años fue apresado ayer por la División Homicidios de la Policía de Investigaciones bajo la sospecha de ser el ejecutor de Cristian Gabriel Serrano, un muchacho de 27 años baleado la noche del pasado 17 de junio en una estación de servicios de la zona sur en medio de una discusión. El joven fue detenido en el marco de una investigación que llevó adelante el fiscal Luis Schiappa Pietra y quedó a disposición del juzgado de Menores 4ª y preso en el Irar.

   Serrano murió luego de que dos personas a quienes conocía y con las que, según sus familiares, tenía "una vieja bronca", le dispararan tres tiros en el pecho como consecuencia de un enfrentamiento verbal que derivo en una pelea a trompadas. Al momento del hecho la víctima estaba junto a su mujer, su padre y su hija de seis meses en una estación de servicios de Uriburu y el pasaje Vuelta de Obligado.

   Milagros, la joven viuda de Cristian, contó que estaban "en la chata, una Toyota Hilux, con Cristian y el padre, que es discapacitado y tiene las piernas amputadas. Cuando llegamos a la estación ahí estaba cargando nafta un pibe que Cristian conocía y el padre de él, en un Ford Sierra blanco, y nos encararon".

   Ante esa situación, continúo la muchacha, "yo le dije «vamos Cristian», pero él se bajó de la chata y me dijo: «Vos quedate arriba o andate con la nena, dejá». Cuando se bajó se agarraron a las piñas. Tenían una bronca vieja, de hace más de cuatro años, y yo empecé a gritar para que pararan. Pero uno de los dos, no sé si el padre o el hijo, sacó una pistola y empezó a tirar", recordó el día del velatorio.

El auto y un demorado

Tras ser baleado, Serrano fue trasladado por sus familiares hasta el Hospital Roque Sáenz Peña, donde le diagnosticaron la muerte por las lesiones ocasionadas por tres balas en el tórax mientras que en la escena criminal los pesquisas levantaron cinco vainas servidas y un plomo aplastado en el piso.

   Horas después del hecho, en la intersección de Alvear y Savio, efectivos del Comando Radioeléctrico demoraron a un joven de 22 años junto a un auto similar al vehículo en el que se desplazaban los agresores, un Ford Sierra blanco.

   Al preguntarle los agentes si el vehículo era suyo el muchacho contestó que no, y se excusó afirmando que "abrió el auto porque encontró las llaves tiradas a metros del lugar". Si bien fue demorado, fuentes judiciales indicaron que podría ser imputado por encubrimiento ya que se estableció que no era el autor del hecho, investigado por el fiscal Schiappa Pietra.

   El primer paso dado por los investigadores en la pesquisa del caso fue interrogar a los empleados de la estación de servicios y verificar los registros de las cámaras de seguridad en donde se observa lo sucedido.

Registros de cámaras

Según la policía, la víctima llegó en una pickup gris oscura y al descender comienza a discutir con dos hombres, se trensan a golpes de puño y uno de ellos extrae un arma de fuego y le efectua varias detonaciones para lurgo darse a la fuga.

   Como se dijo, el Ford Sierra blanco en el que iban los agresores fue secuestrado en inmediaciones de Savio y Alvear. Tras ello, por lo captado por filmaciones de cámaras de seguridad privadas y municipales además de algunos "datos de calle" recogidos por los investigadores se logró identificar al autor del crimen, un menor de 17 años identificado como Dalmiro Sebastián B., afincado en un departamento de planta baja de un monoblock que se erige pasaje Suárez al 5000.

   Hacia allí llegaron los policías comandados por el comisario Diego Sánchez, titular de la División Homicidios de la PDI con una orden del juzgado de Menores 4ª y apresaron al menor al allanar la propiedad. Además los agentes secuestraron en el lugar una campera azul con capucha, una remera azul y una gorra gris similares a las utilizadas por el homicida el día del hecho. Tras ello, y por orden judicial, el adolescente fue remitido al Irar donde quedó detenido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario