Policiales

Acuerdo de jueces para compartir información sobre crímenes

Son cinco magistrados de Instrucción que apoyarán con datos de otros casos la pesquisa que lleva adelante su par Juan Carlos Vienna.

Miércoles 19 de Junio de 2013

Una reunión entre magistrados y camaristas penales de los Tribunales rosarinos permitió llegar a un acuerdo para que cinco jueces de Instrucción empiecen a trabajar en forma coordinada con su par Juan Carlos Vienna en la investigación que lleva adelante por el encadenamiento de homicidios vinculados con las redes narcocriminales, principalmente la banda de Los Monos comandada por la familia Cantero. Es que cada uno de ellos, por separado, investiga hechos que podrían estar vinculados entre sí y sólo el cruce de datos e información les permitirá determinarlo.

Entre los magistrados que acordaron esta nueva estrategia se encuentra el juez de Instrucción Nº13, Gustavo Pérez de Urrechu, quien está a cargo de la pesquisa de los crímenes de Diego Omar Tarta Demarre, Nahuel César y Marcelo Alomar, ocurridos en las 48 horas posteriores al homicidio de Claudio Pájaro Cantero.

Demarre era el dueño del boliche Infinity, frente al cual la madrugada del domingo 26 de mayo asesinaron a Cantero. Al día siguiente Tarta recibió cinco balazos fatales cuando llegaba a su casa de bulevar Seguí y Maipú a bordo de un utilitario y en compañía de su esposa, que no recibió ni una lesión.

Un día más tarde ocurrieron los asesinatos de César y Alomar, quienes circulaban en una camioneta Nissan doble cabina y se detuvieron para esperar la luz verde del semáforo de Acevedo y avenida Francia. Entonces aparecieron dos motociclistas y dispararon unos treinta balazos contra el vehículo. A raíz del ataque murieron Alomar, de 33 años; Nahuel César (hermano de Milton, detenido en el marco de la investigación de los crímenes de Pájaro Cantero y Martín Fantasma Paz), y resultaron heridos Norma César (madre de Nahuel y Milton) y Claudio Hernández, pareja de la mujer.

De renombre. Por su parte, el juez de Instrucción Javier Beltramone investiga el homicidio de Maximiliano Quemadito Rodríguez, quien recibió un disparo calibre 9 milímetros en la cabeza el 5 de febrero pasado en la esquina de avenida Pellegrini y Corrientes. Hasta ese momento Rodríguez era conocido públicamente por dos hechos sobresalientes: el primero ocurrió el 4 de septiembre de 2010 en el Coloso del Parque cuando Diego Panadero Ochoa fue bajado a las trompadas del paravalanchas y entre los agresores fueron apuntados Quemadito, su padre Sergio Quemado Rodríguez y Matías Pera. El otro ocurrió el 1º de enero de 2012 y derivó en el triple crimen de villa Moreno.

Por el homicidio de Quemadito el juez procesó como coautores a Héctor David Porteño Rodríguez y Sergio Federico Chuno Acosta. Además fue detenido otro joven, cuya identidad no trascendió.

En cuanto al juez de Instrucción Nº15, Alejandro Negroni, éste tiene a su cargo la pesquisa del homicidio de Juan Pablo Colazo, de 30 años. El 16 de noviembre de 2012, un proyectil fatal le atravesó el cráneo cuando estaba a pocos metros de su casa, en Bordabehere al 1400 de Villa Gobernador Gálvez. El crimen fue el desenlace de tres tiroteos. Fuentes judiciales señalaron que el día anterior familiares de Colazo denunciaron en Tribunales que su vivienda había sido atacada dos veces en 9 horas. Y apuntaron a Luis Orlando Pollo Bassi, un hombre acusado de liderar una de las bandas narcocriminales que actúan en la región y conocido por sus vínculos con la interna de la barra brava de Newell's Old Boys.

Otro juez que se sumará al trabajo conjunto es Juan Andrés Donnola, quien investiga el asesinato de Luciano Cáceres ocurrido el 28 de abril pasado en Chacabuco al 3700. En el marco de la pesquisa por ese homicidio fue allanada una vivienda cercana a Ayacucho al 6500 donde se detectó un búnker de venta de drogas. La vida de Cáceres, un adolescente de 16 años, terminó ese día con un certero balazo. Por el caso el magistrado imputó a un muchacho por la tenencia de un revólver calibre 22.

A su vez, según trascendió extraoficialmente, en las escuchas telefónicas que aparecen en la investigación que lleva adelante el juez Juan Carlos Vienna aparece mencionada una persona presuntamente involucrada en el crimen de Cáceres.

Libertades. Finalmente, Raquel Cosgaya es la otra magistrada que investiga un homicidio que podría tener conexión con las causas a cargo de Vienna, aunque ayer desde el despacho de la juez no se determinó de que crimen se trata.

Una fuente judicial señaló que los magistrados mencionados entrecruzarán con el juez Vienna la información de los casos a su cargo. "Cada uno de ellos tendrá libertad para adoptar las medidas que considere convenientes en las causas a su cargo, pero actuarán en forma coordinada con Vienna", explicó el vocero consultado.

Más fiscales y empleados

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia provincial, María Angélica Gastaldi, informó que cuatro nuevos fiscales nombrados recientemente serán incorporados a la investigación que dirige el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna. La decisión surgió después de la reunión que el gobernador de la provincia mantuvo la semana pasada con miembros del máximo Tribunal santafesino. Asimismo, la Corte dispuso que cuatro empleados judiciales que se desempeñan como sumariantes y que conocen sobre delitos económicos se pongan a disposición del magistrado para colaborar en la pesquisa.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario