Policiales

Aceptó una condena a 19 años de cárcel por matar a un joven tras robarle el celular

Aldair Edilson Castro Palma fue sentenciado mediante un juicio abreviado por el crimen de Nahuel Ciarroca, ocurrido dos años atrás

Sábado 18 de Agosto de 2018

Un joven fue condenado a 19 años de cárcel por haber asesinado a Nahuel Ciarroca, en 2016, para robarle un celular en inmediaciones de Dorrego y Amenábar. Se trata de Aldair Edilson Castro Palma, de 24 años, quien admitió la autoría del crimen y otros delitos mediante un procedimiento abreviado que fue homologado ayer por un tribunal conformado por los jueces de primera instancia María Chiabrera, Silvia Castelli y Pablo Pinto.

Según confirmaron ayer fuentes judiciales, Castro Palma aceptó esa pena merced a un acuerdo presentado por el fiscal Luis Antonio Schiappa fiscalía y aceptado por la defensora Nora Gaspire. Así el joven oriundo de Perú fue condenado por los delitos de homicidio en ocasión de robo agravado por el uso de arma de fuego, portación ilegítima de arma de fuego y abuso de arma, ya que luego de perpetrar el atraco mortal disparó contra un auto que pasaba por ahí.

Asalto

Nahuel fue asesinado la noche del 15 de agosto de 2016, alrededor de las 20, cuando caminaba hacia la casa de sus padres en Italia al 2700. Al parecer el joven de 28 años estaba hablando por su flamante teléfono celular Samsung J7 cuando en la esquina de Amenábar y Dorrego fue abordado por Castro Palma, quien lo persiguió unos 50 metros hasta darle alcance.

El asaltante le exigió su celular a Nahuel, quien no se resistió y se lo entregó. Pero en un acto reflejo, luego de ser desapoderado, la víctima extendió la mano para tomar al ladrón de la capucha de su campera. Entonces el asaltante se dio vuelta y le gatilló con un revólver calibre 32. Ciarroca recibió un balazo en el pecho y murió en el acto.

El asaltante huyó corriendo por Dorrego hacia el sur y entonces vio que una mujer al volante de un auto había visto lo ocurrido. El ladrón decidió dispararle y así un proyectil quedó alojado junto al tanque de nafta del vehículo.

Apresado

Tres días más tarde Aldair fue detenido en un allanamiento en el departamento de su novia ubicado en Mendoza y Castellanos. Una serie de mensajes de Whatsapp que al parecer él mismo había iniciado y luego empezó a circular entre sus allegados marcó el camino hacia el sospechoso.

"Un J7, recién por Dorrego, escuchaste los dos corchazos", decía uno de los mensajes, unos 15 minutos después del hecho. Diez minutos más tarde mandó otro donde dice: "Nah, si le di un cañazo". Luego otro más elocuente: "Forcejeamos. Era más alto que yo. No quedó otra. Si no le tiraba perdía".

Evidencias

En la audiencia preliminar al juicio oral que finalmente se decidió abreviar, el entonces fiscal de Homicidios —actual juez— Rafael Coria expuso también un mensaje en el que el acusado remitió a un contacto con la foto del celular robado sobre un colchón de su casa, donde también se incautó indumentaria que había sido descripta por testigos.

Entre las evidencias también aportó informes de imágenes registradas por cámaras de vigilancia de una casa que captó el momento del atraco mortal, así como el cotejo balístico de los proyectiles hallados en el cuerpo de Nahuel y el que quedó alojado junto al tanque de nafta del auto contra el que el acusado disparó.

En ese marco, Coria pidió una pena de prisión perpetua por el delito de homicidio críminis causa, tal como se denomina al acto de matar para asegurarse la impunidad de otro delito, en este caso un robo.

Por su parte, la defensora cuestionó aspectos legales de la acusación relacionados con la validez de la prueba, por lo que alegó que la pesquisa debería ser declarada nula y reclamó el sobreseimiento y la libertad de Castro Palma.

No obstante, ante la posibilidad de que sus argumentos fueran rechazados, Gaspire propuso modificar el encuadre legal del caso por el de un homicidio en ocasión de robo, con una pena más leve. "No hay constancia de dolo, Nahuel lo trae de la capucha y el disparo se efectúa por temor, por la supremacía física" de la víctima sobre el asaltante.

Finalmente, el encuadre fue acordado y Castro Palma recibió una pena más leve: 19 años de prisión efectiva por homicidio en ocasión de robo agravado por el uso de arma de fuego, además de portación ilegítima de arma de fuego y abuso de arma.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario