Policiales

Absuelven y liberan al único acusado por matar a la mujer de un juez

Juan Cruz Münger estuvo preso 19 meses por el crimen de Alba Digiuni de Frinchaboy. El hecho ocurrió en marzo de 2007 en Venado Tuerto. No hallaron pruebas en su contra.

Miércoles 29 de Octubre de 2008

Venado Tuerto.— Juan Cruz Münger recuperó la libertad. El joven que había sido acusado por el crimen de Alba Digiuni, ocurrido en marzo de 2007 en una vivienda del centro de esta ciudad, fue finalmente absuelto tras pasar 19 meses en prisión. Tras salir en libertad y reencontrarse con sus familiares, el muchacho acusó públicamente al poder judicial del departamento General López de haberle "armado la causa" y, en ese sentido, arremetió contra el juez de Instrucción Hugo Perassi y el esposo de la víctima, el juez de Circuito Alberto Frinchaboy.

Alba Digiuni murió tras recibir cinco puñaladas en el cuello y el rostro. Su cuerpo apareció el mediodía del 19 de marzo del año pasado en la vivienda de su sobrina, Flavia Lussenhoff, quien a esa hora daba clases de gym en un gimnasio que había montado delante de su casa. La joven había sido pareja de Münger y con él había tenido un hijo que era cuidado por la víctima.

A poco de descubierto el homicidio la policía detuvo a Münger y un par de días después, tras el sepelio de Digiuni, también apresó a Flavia. El juez de Instrucción Hugo Perassi procesó a ambos por el homicidio, pero las defensas de los jóvenes apelaron la medida y la Cámara venadense resolvió, en septiembre de 2007, que Lussenhoff era inocente y le otorgó la libertad.

En tanto, Juan Cruz dejó la prisión ayer después de que el juez de Sentencia de Melincué, Fernando Vidal, dictara su absolución al no hallarse indicios certeros que indiquen que el muchacho haya estado en el lugar y en el momento del crimen, además de remarcar las irregularidades del proceso penal.

Vergonzoso. En ese sentido se expresó Münger ayer al hablar con la prensa tras recuperar la libertad. El joven se mostró emocionado por momentos e indignado por otros. Se lo vio bien de aspecto físico aunque con unos kilos de más y confesó que superó su fuerte adicción a la cocaína. "El caso cambió notoriamente cuando el expediente recorrió los 60 kilómetros que separan a Venado Tuerto de Melincué", graficó Juan Cruz en referencia a las distintas actitudes asumidas por los jueces Perassi y Vidal.

"Lo que me hicieron en Venado es realmente vergonzoso porque me condenaron sin pruebas y encima cometieron 41 irregularidades en el proceso judicial", dijo Münger para luego centrar sus críticas hacia el juez Perassi, el fiscal Adrián Godoy, la fiscal de Cámara Graciela Mastrocésare y el esposo de la víctima, Alberto Frinchaboy.

Münger sostuvo que "en ningún momento estuve en la escena del crimen ni nada que se le parezca. Yo tuve una adicción muy grande a la cocaína y con eso me dañé a mí mismo y a mi familia pero de ningún modo eso me convierte en un asesino como me lo hicieron sentir".

Según reflejaron los defensores de Münger, Paul Krupnik y José Luis Vázquez, para dictar la absolución de su cliente el juez Vidal tuvo en cuenta que no hubo ningún testimonio, indicio o prueba que ubique a Juan Cruz dentro de la casa donde ocurrió el crimen y a la hora en que el mismo se cometió; tampoco se hallaron en la vestimenta del acusado rastros de la víctima, como tampoco en el cuchillo con el cual asesinaron a Digiuni se encontró huella que impute al muchacho; no se encontró móvil alguno por el cual el joven haya querido matar a la tía de su ex esposa e, incluso, familiares de la víctima sostuvieron que entre ellos había una buena relación.

Impunidad. Además, recordaron que el proceso penal que llevó al procesamiento de Münger (sin antecedentes penales hasta entonces) estuvo plagado de irregularidades desde su inicio, cuando el muchacho fue detenido sin orden de allanamiento.

Lo cierto es que la causa parece ingresar al camino de la impunidad y el expediente vuelve a cero ya que los investigadores jamás abonaron otra hipótesis ni pensaron en otro sospechoso. En cuanto a esto, los defensores de Münger remarcaron que jamás se aceptó su sugerencia de allanar una casa vecina a la escena del crimen, lugar donde funciona una pensión ferroviaria en la cual se alojan trabajadores de distintos puntos del país que llegan por el movimiento de trenes en la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario