Policiales

Abandonan su casa luego de dos balaceras y mensajes intimidantes

Los ataques a tiros fueron ayer a la madrugada y las víctimas los atribuyeron a un narco de la zona que quiere usurpar viviendas. Un gato murió baleado.

Sábado 27 de Enero de 2018

Un departamento del Fonavi de Hipócrates y Lola Mora donde viven tres jóvenes fue baleado dos veces ayer a la madrugada, al parecer con el objetivo de que sus ocupantes abandonen la vivienda para poder usurparla. Al menos eso indicaba un papel que las víctimas hallaron luego del tiroteo con la siguiente leyenda: "Váyanse de acá porque si no vamos a matar a cualquiera". Producto del ataque, al cierre de esta edición los jóvenes se disponían a abandonar el lugar, aunque esa no fue la única consecuencia del atentado que además provocó la muerte de la mascota la casa, Leónidas, un gato que fue alcanzado por una de las al menos seis balas que alcanzaron el interior de la propiedad.

Las víctimas de la balacera fueron Jorge, de 31 años e hijo del dueño de la casa; Ezequiel, de 23, y Nicolás, de 19. Son tres amigos que trabajan de mozos y hace un año que viven en la planta baja del Núcleo 18 del conglomerado de monoblocks pegado a Tablada y frente al Parque del Mercado.

Según contaron ayer a este diario, la madrugada de ayer "tres pibes" les balearon dos veces la puerta y la ventana de su casa. La agresión no quedó allí, ya que entrada la mañana dos personas que se desplazaban en moto les cortaron la energía eléctrica del departamento desde el medidor que está en la puerta. Y un rato después otras motos pasaron por la puerta de la casa y los señalaron de forma amenazante.

Para que el mensaje sea más claro, un joven de "no más de 18 años" les dejó una nota: "Váyanse de acá por que si no vamos a matar a cualquiera". Si bien la Policía de Investigaciones (PDI) y fiscalía trabajan sobre el caso, ayer a la tarde las víctimas decidieron abandonar el departamento convencidos de que alguien "lo va a usurpar".

Festejo truncado

La primer balacera fue directa. "Estábamos festejando el cumpleaños de otro amigo que vivía con nosotros y salimos a la puerta a fumar. Serían más o menos las 4 de la mañana. En eso llegó hasta la puerta un pibe petizón y nos dijo que nos fuéramos de la casa, que nos teníamos que ir sí o sí y entregó un papel a uno de los pibes del cumple. Después sacó una pistola y disparó dos veces contra la pared y se fue". El papel tenía un mensaje directo: "Váyanse...".

El hecho conmocionó al grupo. Cada uno fue para su lado y los dueños de casa se quedaron para dormir allí. Pero las agresiones siguieron. "A las 6.30, más o menos, escuchamos una moto, gritos y varios estampidos. Pensamos que eran cohetes, pero no: eran tiros y mataron al gato que estaba en el lavadero", recordó Jorge.

Los jóvenes llamaron a la policía y los uniformados recogieron las vainas servidas, al parecer calibre 22. También se llevaron el papel con las amenazas. "Nos dijeron que pasa mucho en el barrio que te balean para que te vayas y después ponen un búnker (de venta de drogas) o se vienen a vivir los locos, y que son casi todos soldaditos de un narco de acá del Fonavi", dijo una de las víctimas.

Sin embargo, las agresiones no terminaron con las balaceras. "A eso de las 10 de la mañana se nos cortó la luz. Salí a la calle y fui a ver el medidor y así me di cuenta de que la habían cortado. Entonces la reconecté, pero a cerca de las 10.30 pasó lo mismo. Otra vez fui hasta la puerta para volver a conectarla pero vi a dos muchachos en moto que me miraban y me señalaban, como que me iban a matar", dijo Jorge aterrorizado.

Un año

Desde hace un año Jorge, Nicolás y Ezequiel vivieron en ese departamento de dos dormitorios y no más de 60 metros cuadrados, del padre de Jorge. "Me mudé porque mi viejo no sabía qué hacer con la casa, que estaba bastante rota. Le arreglamos las paredes, el piso, la puerta y nos vinimos", relató el muchacho.

Las balaceras de ayer no fueron los primeros delitos que sufrieron los tres amigos en el año que llevaban viviendo ahí. En febrero pasado, al mes de haberse instalado, se encontraron una noche con la casa desvalijada. Sin embargo, repusieron "todo: el tele, la heladera, el equipo de música", contó Jorge. Meses después, en septiembre, les robaron luego de tirar la puerta abajo.

"Los vecinos nos contaron que en uno de los pasillos del Fonavi, en un departamento que está al lado de una peluquería, estos mismos pibes que no tienen más de 18 años fueron tirarle a una mujer que se tuvo que ir", contó uno de ellos, mientras empacaban sus pertenencias y pensaban qué hacer sus otras mascotas: dos perras y sus cachorros.

El caso es investigado por la fiscal de Flagrancia en turno, María de los Angeles Granato. "Se comisionó gabinete criminalístico de PDI, se ordenó levantamiento de rastros y toma de testimonios a vecinos y posibles testigos. No hay autores identificados hasta el momento", se indicó desde Fiscalía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario