El país

Un fiscal investiga cómo murieron cuatro pacientes con coronavirus en Salta

El magistrado interviene de oficio ante denuncias públicas de abandono de persona por parte de clínicas y sanatorios, Riesgo de colapso

Jueves 10 de Septiembre de 2020

Un fiscal salteño inició actuaciones de oficio para investigar las circunstancias en que fallecieron cuatro pacientes de coronavirus en la ciudad de Salta, donde se registraron denuncias públicas de abandono por parte de clínicas y sanatorios y falta de respuesta ante el llamado al Sistema de Emergencia 911.

   Fuentes del Ministerio Público de Salta informaron este jueves que el fiscal penal Ramiro Ramos Ossorio inició actuaciones de oficio, con el fin de esclarecer las circunstancias en las que fallecieron los pacientes Eduardo Chañe, Gabriel Alejandro Paz, Juan Alberto Agüero y Luis Mendoza, cuyas muertes se registraron en la última semana. Entre las primeras medidas, Ramos Ossorio solicitó informes al Sistema de Emergencias 911 para verificar si se realizaron llamados para pedir asistencia, cuántos se efectuaron en cada caso y qué respuestas se dieron.  Otros pedidos de informes fueron dirigidos al Comité Operativo de Emergencias (COE) y la Central de Operaciones Control y Seguimiento Covid-19 (Cocs Covid-19), que centraliza las distintas unidades de mando y comando de las operaciones de emergencia referente a la Covid-19 en Salta, además de coordinar las acciones con el sistema público y privado de salud, el Ministerio de Salud Pública, organismos nacionales, provinciales, municipales y otros.

   Además, el fiscal requirió registros de verificaciones que se hicieron desde el Samec y el Ministerio de Salud provincial, con concurrencia o no a los domicilios de los pacientes; y a las instituciones sanitarias y organismos de salud, acerca de los pedidos de asistencia y tratamientos médicos dispensados. En el caso de Chañe, también se solicitó la historia clínica al Instituto Médico de Alta Complejidad (Imac).

   Por otro lado, el fiscal inició actuaciones para investigar si existió comisión de delito en un hecho en el que una persona activó el protocolo para Covid-19, luego de requerir asistencia sanitaria públicamente, aunque posteriormente se confirmó que no presentaba ningún síntoma compatible con la enfermedad.

En este sentido, las autoridades y los profesionales de la salud de Salta temen que el sistema de salud colapse por la pandemia de coronavirus, informan medios locales.

   Salta superó los 5.100 casos de coronavirus, de los cuales mil se registraron en los últimos cuatro días. La mayor parte se dio en la capital. Hay temor, admiten en el gobierno, de un desborde del sistema sanitario.

   En medio de un desborde de contagios y muertes por coronavirus en la provincia, el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, pidió a la población restringir “al máximo” la circulación en los próximos siete días para intentar contener la situación, después de echar el miércoles a la noche a la ministra de Salud, Josefina Medrano. El anuncio de Sáenz, en un mensaje televisado con tono grave, incluyó la promesa de investigar las denuncias de falencias en la atención de pacientes. Tuvo alta repercusión los casos de un joven, Alejandro Paz, que antes de morir pidió ayuda con un video, y del periodista Eduardo Chañe, cuyos familiares denunciaron que no había recibido una correcta asistencia en una clínica privada.

   Al hablar de la cesanteada Medrano, el gobernador sostuvo que “los ministros cumplen un ciclo. Cuando la convoqué ni ella ni yo sabíamos que íbamos a atravesar esto de la pandemia. Nadie estaba preparado. Hizo lo que podía”.

   Medrano explicó después que “no dejo este honroso cargo sino por expreso pedido del gobernador, ya que no soy de dejar tareas incompletas, por difíciles que sean”.

   Sáenz admitió que “la situación epidemiológica de la provincia está complicada”. Pidió a los salteños a “disminuir completamente la circulación en estos siete días”, en los que rigen restricciones para algunas actividades económicas.

   Con la voz a punto de quebrarse y mirando a cámara, el gobernador dijo: “Lo cierto, queridos salteños, es que hay gente que se está muriendo, muchos no se dan cuenta de que este virus nos está afectando cada día más, los contagios van creciendo, son más las familias que sufren, pacientes que necesitan una cama”.

   Culpó además a las clínicas privadas por su servicio. “No puede ser que el sistema público esté al borde del colapso por culpa de las clínicas. Hoy las obras sociales deben darle atención, ustedes vienen pagando desde hace mucho tiempo. Hoy necesitan que les brinden el servicio de salud”, dijo. Denunció además que las prepagas “no les atienden el teléfono” a los pacientes.

   En el cierre de su discurso, dijo que él “no sabía, no estaba preparado para esto”. Y reclamó empatía: “Les pido un minuto que se pongan en este lugar. No es fácil gobernar en medio de una pandemia”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario