paginasolidaria

Trabajo y tecnología, una forma de inclusión

La fundación Itgrarte brinda capacitación a personas con discapacidad para que puedan desarrollar emprendimientos.

Viernes 31 de Mayo de 2019

Desde el año pasado en Rosario existe la fundación Itgrarte (tecnología de la información integración), que brinda capacitación sobre el uso de la tecnología para que las personas con discapacidad puedan trabajar y desarrollar emprendimientos productivos.

Desde esta fundación demuestran como la tecnología permite superar las barreras de la discapacidad, y lograr contextos inclusivos.

El presidente, y uno de los fundadores de Itgrarte, es Martín Di Luzio. Este hombre de 33 años, a los cuatro sufrió Artritis Reumatoidea, una enfermedad que le dejó secuelas motrices. Esto no le impidió estudiar informática, y entonces descubrió cómo podía superar muchas barreras gracias a la tecnología.

Martín quiso compartir ese logro con otras personas que estuvieran en su situación similar, y por eso creó la fundación Itgrarte junto con Daniel Ferrer.

Comenzaron dictando capacitaciones sobre el uso de la tecnología para personas con discapacidad física o con hipoacusia.

Como primera actividad realizaron cursos sobre programación y luego continuaron con charlas sobre lengua de señas, para generar contextos inclusivos.

"No sólo la personas hipoacúsica debe aprender el lenguaje de señas, sino que también su entorno debe conocerlo para lograr una verdadera inclusión", explicó Martín y por eso continúan dictando estos talleres para empresas, instituciones públicas y ongs. El próximo será el 10 de junio, en el centro Sadosky, 27 de febrero 1718. La actividad tiene una duración de 4 meses y está abierta a todo público.

Emprendimientos productivos

Uno de los objetivos de Itgrarte es que las personas que realicen los cursos de capacitación puedan desempeñarse laboralmente con lo aprendido.

Así sucedió con el curso sobre diseño e impresión en 3D que la fundación dictó el año pasado. "No sólo se trataba de que sepan utilizar una impresora 3D, sino que también puedan lograr diseños adecuados para esas máquinas", destacó Martín.

Quienes se capacitaron hicieron un trabajo en una imprenta. Lograron fabricar un repuesto para una impresora tradicional. Lo diseñaron en 3D, y lo imprimieron. De este modo crearon una pieza específica que necesitaban en la imprenta para una máquina.

"Además de fabricar un repuesto, pudimos demostrar que la impresión en 3D puede aportar otras soluciones", agregó.

Otro de los proyectos consistió en desarrollar la parte de comunicación y redes sociales para una empresa de logística. Quienes se capacitaron pueden brindar este servicio más allá de la discapacidad. "La tecnología nos permite trabajar sin problemas", subrayó Martín.

Junto con esto, y con el objetivo de colaborar con otras entidades, en Itgrarte también brindaron cursos de comunicación digital y gestión de redes sociales, para las organizaciones sociales de Rosario. Actualmente trabajarán en forma conjunta con otras entidades dedicadas a la discapacidad, como Cilsa y Applir.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario