paginasolidaria

"Nadie quiere vivir en la calle, pero no tienen opción"

Lo aseguran las organizaciones sociales que acompañan a personas vulnerables. Recorren las calles, los asisten y contienen.

Jueves 11 de Julio de 2019

Esta semana se vivió en Rosario un operativo de emergencia ante el frío polar. La situación evidenció las apremiantes necesidades que padecen quienes viven en situación de calle, y también mostró el trabajo de las organizaciones sociales, que acompañan a personas vulnerables, y que están colaborando en dos de los tres refugios disponibles.

La Capital reunió a referentes de las nueve organizaciones quienes contaron cómo es trabajar "cuerpo a cuerpo" con quienes se encuentran en estado de gran vulnerabilidad.

Si bien la Municipalidad abrió el refugio que funcionó hasta el martes a la noche en el club Nueva Aurora, quienes colaboraron en la atención a las personas fueron los voluntarios de las ongs. La Guardia Urbana Municipal (GUM) trasladaba a quienes encontarba en la calle y allí los recibían los voluntarios. Se saludaban por el nombre, porque se conocen ya que los voluntarios recorren las calles y los recodos de la ciudad para acercar un plato de comida caliente y sobre todo contener.

Estos voluntarios de nueve organizaciones son los que están mostrando la otra cara de la tragedia, la de la solidaridad, del trabajo en equipo, del compromiso y de la empatía. Pertenecen al Movimiento Solidario Rosario, Manos Solidarias, Refugio Sol de Noche, Comunidad Padre Misericordioso, Rosario Ciudad Unida, Empoderar para Transformar, Movimiento de Acción Solidaria, Rosario Solidaria, La Olla y Haciendo Lío.

En la charla con este diario coincidieron en que "ninguna persona elige vivir en la calle". Aseguraron que "eso es un prejuicio" y que "hay personas que dicen que prefieren estar en la calle porque es el único lugar que conocen y donde se sienten contenidos, pero son sobrevivientes, no tienen opción", expresaron.

Contaron que también hay gente que no vive en la calle, pero que en las últimas semanas se acercó a ellos para pedirles un plato de comida, porque en sus casas solo tiene pan y mate cocido, y ese alimento sería el plato único que recibirían ese día.

Destacaron que la vulnerabilidad va mucho más allá de la demanda de techo y comida. Hay necesidades que van desde el DNI hasta trabajo, educación, salud y en todos los casos, contención.

"Lo importante es crear un vínculo con las personas que están en situación de calle y eso no se da de un día para el otro", acotó Jorgelina de la Torre de Rosario Solidaria.

Demandas al Estado

"El Estado se olvidó de la gente que está en la calle", subrayó Horacio Echenique, del Refugio Sol de Noche, que hasta hace pocos años era el único en la ciudad. "Se podría haber previsto esta situación en vez de trabajar sobre la emergencia. Hace mucho que venimos reclamando otro espacio", agregó.

Los voluntarios manifestaron que quedó en evidencia la falencia del Estado, en todas sus instancias, cuando ante la muerte de una persona que vivía en la calle se disparó la "emergencia" y recién entonces se decidió abrir un refugio más en la ciudad, una necesidad evidente para los que recorren las calles.

Echenique agregó que "hay personas con problemas psiquiátricos que necesitan atención. "Ahí debería actuar el Estado, al igual que en quienes se dan problemas de consumo, porque necesitan tratamientos y sino seguirán siempre viviendo en la calle".

En estos días también las organizaciones mostraron a la ciudad otra realidad: que pueden trabajar juntas, que están listas para dar respuesta a la emergencia y sobre todo que conocen con nombre y apellido a cada persona que está en situación de calle.

"El Estado debería apoyar más a las organizaciones porque nunca va a poder hacer el trabajo que hacemos nosotros desde el voluntariado", propuso Daniela Famea de Rosario Solidaria.

A su vez, Joel Gelvez de Empoderar para Transformar, alertó que "la necesidad no se acaba con el invierno", y coincidió con Josefina García de Sol de Noche que "el Estado debería proponer soluciones estructurales, no de emergencias, porque cuando pase el frío la gente no va a cambiar su situación, seguirá en la calle y eso hay que solucionarlo".

Aclararon que las organizaciones no son el Estado, "nuestro objetivo es acompañar, y lo seguiremos haciendo siempre más allá del invierno", destacó Luciano Viso de Rosario Ciudad Unida.

"Queremos agradecer toda la colaboración de los rosarinos porque una vez más mostraron que son solidarios", destacó Matías Echavarría de Padre Misericordioso, y subrayó la buena acogida por parte de los socios del club Nueva Aurora que prestaron el espacio para que sea un refugio, así como la ayuda de empresas y particulares que acercaron donativos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario