Newell's

Un triunfo que se valora como más de lo mismo

Newell's alcanzó una victoria que le abre serias chances de avanzar. Desde el juego, repitió las fallas de costumbre.

Sábado 13 de Abril de 2019

Los brazos en alto de Maxi, sin gritos eufóricos ni desbordes del capitán, simbolizó la importancia del triunfo de Newell's, alejado de cualquier clase de virtuosismo. Es que el conjunto de Héctor Bidoglio no modificó mucho lo que venía haciendo. Pero le alcanzó y no es poco en este momento, para quedar muy bien parado para la revancha en el Coloso.

   A Newell's le costó una enormidad pisar el área local durante todo el partido. Encima que le resultaba complejo superar la asfixia rival cuando salía desde el fondo con pelota dominada, en el momento en que lo conseguía caía en la intrascendencia. Progresaba en el campo de juego sin determinación. Fallaba seguidos en los pases. Los volantes no se conectaban entre sí. Leal deambulaba sobre derecha, incómodo, demasiado lejos del arco, impreciso.

   El equipo rojinegro era incapaz de vulnerar a Gimnasia. Encontró el único resquicio en la primera parte en una contra rápida, a partir de la inteligente habilitación de Maxi Rodríguez desde mitad de cancha para la corrida de Leal. La Pantera entró al área y remató afuera, apretado por dos defensores.

   Si hasta la mitad del primer tiempo no sufrió mucho la lepra se debió a que Gimnasia tampoco encontraba la manera de inquietarlo. El lobo buscaba a Jan Hurtado y entre Callegari y Paredes lo contuvieron para que no pueda darse vuelta y quedara cara a cara con Aguerre.

El arquero recién intervino ante un tiro libre de Víctor Ayala. El remate del volante del local y la tapada del uno fue una señal de que Gimnasia crecía. Fue dominando la zona media, con Ayala quitando todo el tiempo. El lobo absorbió a Rivero, Formica y Cacciabue. Y apretó al fondo rojinegro, que se hizo un barullo bárbaro con la pelota en los pies. Un pésimo cruce de Paredes frente al arco de Aguerre no terminó en gol porque el mismo paraguayo sacó de cabeza sobre la línea el tiro de Tijanovich.

La segunda ocasión favorable a la lepra recién sucedió apenas iniciado el segundo tiempo. La defensa de Gimnasia despejó un centro de Formica hacia donde estaba Maxi. El capitán midió el derechazo y la cruzó. Salió pegada al palo ante la estirada desesperada de Arias.

El rechazo le quedó de forma providencial a Maxi. El resto de los avances de Newell's fue más de lo mismo. Tan anunciado cada intento que no sorprendió. Maxi se tiró unos metros atrás para habilitar a un compañero y dejarlo en posición de gol. No hubo caso. Ni movimientos sincronizados ni circulación prolija. Del medio hacia atrás, Newell's estuvo ordenado y contuvo los tibios intentos de un limitado Gimnasia, cuyo despliegue ya no fue el mismo. Apenas generó una contra que requirió las manos de Aguerre para mandar al tiro de esquina el disparo de Tijanovich.

Con el ingreso de Figueroa por Leal hubo otro futbolista con buen pie y Newell's fue más prolijo, sin lograr ser un equipo avasallante. Lo del conjunto de Bidoglio se redujo a intenciones. La tapada bárbara de Arias a Ferroni fue por una pelota que le quedó de casualidad al lateral tras un despeje, no por una jugada elaborada.

Si la fue el pase largo y punzante de Figueroa para Alexis Rodríguez, cuya corrida para quedar frente a Arias se interrumpió por la infracción de Ayala que llevó a que sea expulsado.

Quedaba poco tiempo y Newell's no pudo sacar provecho de esa roja. A esa altura no le caía mal el empate. Menos aún después de un tiro libre de Mussis y un cabezazo de Tijanovich que obligaron a la intervención de Aguerre. Pero en el tiempo de descuento, Mussis puso la mano a un golpe de cabeza de Enzo Cabrera y Maxi le dio el triunfo a la lepra de penal en tiempo de descuento.

Por actitud y ese tiro desde los doce pasos, la Fiera llevó a la victoria a Newell's, que dio un gran paso para clasificar a los octavos de final.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});