Central

Sigue partido al medio

Central no suma al 5 que pretende Bauza porque el Patón desea como primera medida un volante de tinte bien posicional, que se pare delante de la línea de cuatro. 

Jueves 26 de Julio de 2018

El tiempo se consume entre llamadas, especulaciones y diversos análisis. Mientras tanto, Central continúa sin poder satisfacer una de las dos urgencias básicas que planteó Edgardo Bauza el día que cerró de palabra su vuelta al pago que lo vio nacer y crecer como jugador y luego entrenador. Es que el Patón quiere y necesita para terminar de moldear el tablero táctico auriazul a un volante posicional para que se pare como granadero por delante de la línea de los cuatro defensores. Por ahora no da en la tecla, pese a que estuvo cerca de cristalizar su propósito con Fito Rinaudo. Lo que ofrece el mercado por el momento son piezas mixtas, algo que el técnico no está dispuesto a aprobar hasta agotar los recursos. Es por ese sencillo motivo que por ahora no le convence el mundialista colombiano Abel Aguilar.

Cuando Bauza recibió en Ecuador a un grupo selecto de la dirigencia canalla dejó explícito que debían traerle un zaguero central, y el indicado era Matías Caruzzo. Automáticamente se pudo conseguir los servicios del defensor, en gran parte merced a la veloz labor del director deportivo Mauro Cetto.

Luego centraron la mira en otros puestos de menor calibre. Fue así que llegaron el arquero Josué Ayala y los defensores Gonzalo Bettini y Miguel Barbieri. Pero falta un jugador más para completar el combo que exige el experimentado entrenador auriazul en la actualidad.

Y ahí entra en acción el tan esperado volante central. Lo que desea el DT es un mediocampista de pura cepa defensivo. Que se pare delante de los zagueros centrales desde lo táctico. Los apuntados eran Fabián Rinaudo y Nico Domingo. Ninguno pudo ser. "Los que ofrecen son todos de características mixtas, y no es lo que esencialmente necesita nuestro entrenador", deslizó una fuente canalla con precisión y contundencia.

¿Y Abel Aguilar? Con respecto al jugador, lo primero que hay que mencionar es que a Bauza no le convence el colombiano desde lo futbolístico. Por ese concreto sentido es que la gestión no prosperó. No es un clásico volante tapón, que es lo que pide el DT. Sin embargo, no hay que descartar que el volante termine sumándose debido a que el jugador se encuentra en Bogotá y sin club tras haber participado del Mundial de Rusia.

Mientras que desde el país cafetero le aseguraron anoche a este medio que "Abel por ahora sigue acá, en Bogotá. No está entrenando. Lo que sí, habló con Central, pero sigue pendiente de lo que le diga el mánager (Mauro Cetto)". En la entidad auriazul no quieren tachar de cuajo a este futbolista porque si no aparece nada nuevo en el radar de las posibilidades, entonces sí irán a buscarlo. Luego se verá si será o no tarde.

Por otra parte, lo que dejó sentado el canalla es que la llegada de Fabián Rinaudo se truncó porque el tripero no pudo convencer a los volantes Federico Carrizo y Washington Camacho. El dinero ofrecido no fue la real barrera que impidió la incorporación de Fito. Según constató Ovación, los platenses querían a Pachi o al uruguayo como parte de la operación.

El cuerpo técnico auriazul encabezado por el Patón avaló esta estrategia. Pero los dos jugadores que vienen siendo titulares optaron por no aceptar ir a La Plata. Automáticamente la dirigencia del Lobo apeló a la diplomacia y argumentó que lo declaraba intransferible.

A la vez, a quien hay que tachar es a Nicolás Domingo. El futbolista pretende continuar ligado a Independiente, más allá de que le sedujo la chance de recalar en Arroyito cuando lo consultaron hace semanas. La realidad marca que el ex River es uno de los referentes y pieza clave del plantel que ganó la última edición de la Copa Sudamericana.

A eso hay que sumarle que tiene en la actualidad la mente puesta en la Copa Suruga Bank, que se disputará en Japón el próximo 8 de agosto entre los Diablos Rojos y Cerezo Osaka. Eso sí, Ovación certificó que la única chance de reflotar este tema es si los de Avellaneda vuelven a la carga por el goleador Fernando Zampedri. Entonces ahí sí el canalla aprovechará para pedir unos buenos dólares por el entrerriano, más la cesión del rubio mediocampista.

Otro caso particular es el de Sebastián Pérez. La dirigencia de Central insiste en contar con los servicios del colombiano. Lo que hay que dejar sentado en este tema es que al Patón tampoco le cierra porque no reúne las características especiales que necesita. El entrenador quiere ante todo un volante bien posicional, no una pieza mixta como le vienen ofreciendo o hay disponible en el mercado. Lo único que lo mantiene en la lista de las posibilidades es la jerarquía que tiene.

Pero a la vez habrá que ver, llegado el caso, cuánto dinero exigirá Boca por su ficha. En ese aspecto tampoco hay muchas expectativas en Central porque son realista del contexto que envuelve al mundo xeneize. También es verdad que Deportes Tolima está muy interesado en sumarlo a la brevedad, pese a que Racing anduvo coqueteando por insistencia del Chacho Coudet.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario