Ovación

Prueba de fuego para el DT en el Cilindro de Avellaneda

De Felippe necesita que sus jugadores demuestren una reacción urgente luego del porrazo del clásico para sostener la continuidad de su gestión. Parada brava para Newell's en la visita al líder Racing.

Domingo 04 de Noviembre de 2018

Omar De Felippe tiene esta tarde un partido crucial para sostenerse y alimentar su proyecto en el cargo de entrenador de Newell's. La incursión rojinegra al Cilindro de Avellaneda todo indica que tendrá la fuerza de una sentencia para don Omar, tanto de renovación energía de seguir si hay un resultado positivo y sus muchachos le responden, como de fin de ciclo si la derrota vuelve a golpear la puerta de los rojinegros y el DT no observa respuestas adentro de la cancha. La dirigencia no maneja la hipótesis del despido si hoy hay un nuevo revés, que amplifique lo que fue la reciente durísima frustración por Copa Argentina ante Central. Entonces, de cara al futuro todo quedará supeditado al nivel de rebeldía que vea De Felippe en el plantel para sacar adelante un partido chivísimo como es el que lo cruza con los del Chacho Coudet.

   La dirigencia considera que el proyecto futbolístico que lidera Omar De Felippe debe seguir pase lo que pase esta tarde. Creen que es el técnico indicado para encarrilar el rumbo futbolístico rojinegro, con bajo perfil y seriedad para trabajar en la consolidación del equipo. Por eso no se maneja ninguna alternativa ni plan B porque el propio DT les dijo que desea seguir, a pesar del duro porrazo del clásico.

   Por ello lo mejor que le podría pasar hoy a Newell's es tener un buen rendimiento y traerse algún punto, si pueden ser los tres mucho mejor, de la visita al bravo líder Racing. Salir con la frente alta de Avellaneda serviría para comenzar a cicatrizar las heridas post-clásico. Nada remediará haber perdido ese partido por Copa Argentina, pero la vida sigue y de las malas se sale cambiando el chip y logrando victorias.

   Lo dicho, si hoy pasa lo peor ante Racing el DT no será despedido por la comisión directiva, pero sí sería el propio entrenador el que si nota que su mensaje continúa sin prender en los jugadores daría por finalizada su gestión de un plumazo.

   Es que todavía resuena fuerte la eliminación de Newell's a manos de Central el último jueves en la Copa Argentina, en la que los rojinegros jugaron un encuentro muy flojo y no tuvieron respuestas en la adversidad para vender cara la derrota, a pesar del "decoroso" 1-2 final.

   Tras ese cotejo en Sarandí, De Felippe manifestó que "los jugadores están muy golpeados, pero la vida es así macho. Te rompés el culo y salís adelante y te levantás, caso contrario no podés estar en esto". Una declaración que estuvo direccionada a que el plantel esboce una reacción urgente.

   Y el hecho de seguir o dimitir que puede llegar a evaluar De Felippe cuando su equipo no alcanza lo que él pretende no es un tema nuevo. Ya a principios de septiembre había señalado ante la irregularidad de su equipo que: "Yo, esto de pelear abajo lo viví muchos años, vengo curtido. Mi termómetro son los jugadores, si ellos se animan y yo los veo reaccionar, vamos a salir adelante".

   Evidentemente, para el DT hoy será un buen "termómetro" el rendimiento de sus jugadores, la entrega que evidencien, la actitud para dar la cara después de la bofetada del derby, la enjundia para revertir este presente devaluado y la fortaleza para ponerse de pie.

   Nadie pone en duda que De Felippe es un entrenador valioso, que trabaja tiempo completo para que su equipo progrese y que sería desafortunado interrumpir otro ciclo y volver a empezar de nuevo. Esto es tan cierto como que en el fútbol los plazos no tienen lógica y que ante el primer cortocircuito importante los fusibles que saltan son los entrenadores.

   Por ello hoy serán 90 minutos con formato de "examen decisivo" y habrá que ver si De Felippe con su planteo estratégico aprueba o reprueba ante la exigente Academia del Chacho Coudet que marcha como líder y viene en franco ascenso futbolístico. Una parada bravísima, pero la mejor oportunidad para reivindicarse con un resultado resonante después de la tormenta del jueves. Newell's quiere volver a encenderse bajo la luna de Avellaneda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});