Ovación

Penales a la chilena

En el ascenso a la B del fútbol trasandino iban a repetir una tanda de tiros de los 12 pasos pero un equipo no se presentó.

Jueves 28 de Diciembre de 2017

En el ascenso a la B del fútbol trasandino iban a repetir una tanda de tiros de los 12 pasos pero un equipo no se presentó

Mientras la prensa habla de "bochorno del fútbol chileno", el Gordo Osvaldo Soriano espía el otro lado de la cordillera y sonríe desde el cielo de la memoria de los futboleros. Es que el ascenso a la segunda división del fútbol trasandino se definió ayer en medio de un escándalo: Deportes Vallenar no se presentó, una semana más tarde, a la repetición de la tanda de penales tras un error del árbitro y su rival, Melipilla, fue declarado vencedor y subió a la primera B.

No fue como en el cuento "El penal más largo del mundo", no fue en un pueblo perdido del Alto Valle rionegrino, pero queda una sensación de bizarra desprolijidad que lo emparenta con la sabrosa crónica de la exquisita pluma del Gordo azulgrana, que se fue "a patearle penales a la vida" allá por el 97, hace más de 20 años.

La fallida definición tuvo lugar ayer en el estadio de La Serena. Fue, como en el cuento de Soriano, a puertas cerradas, sin público y una semana después del duelo final de definición del ascenso a la Primera B (segunda división), que ganó Deportes Vallenar después de una tanda de penales para quebrar el empate en los duelos de ida y vuelta contra Melipilla.

El pateador no fue Constante Gauna ni tampoco el Gato Díaz fue el arquero que se llenó de gloria. Sí hubo mucha presencia de la prensa y poca policía, ya que los hinchas del equipo perjudicado no se movilizaron hasta el estadio en el que se iba a realizar una tanda de disparos desde los doce pasos que ya se había consumado una semana antes.

Aquella vez, Juan Silva, delantero de Deportes Vallenar, se detuvo antes de lanzar el remate, el viejo y nunca bien ponderado amague, mientras que el arquero de Melipilla, Jaime Bravo, se adelantó un par de pasos que no le sirvieron para atajar el disparo. Entonces el juez del encuentro, Eduardo Gamboa, decidió repetir la acción, que finalmente terminó en gol.

Hasta junio pasado la decisión del árbitro hubiera sido la correcta pero, en una modificación reglamentaria, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa) estableció que si tanto el guardameta como el lanzador del remate cometen una infracción al mismo tiempo y la ejecución del penal termina en gol, el tanto no se convalida y se debe amonestar al pateador.

Si el juez Gamboa hubiera aplicado la nueva regla, Melipilla se hubiera consagrado como vencedor.

Tras los reclamos de los jugadores de Melipilla, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) chilena decidió, en una maniobra controvertida y cuestionada desde diversos sectores del deporte, repetir la tanda de penales, argumentando que el equipo arbitral liderado por Gamboa "cometió un error técnico, no de interpretación ni de apreciación, que incidió en el resultado del partido".

Pero tal y como se había anunciado, luego de variadas declaraciones cruzadas en la previa y comunicados y presentaciones escritas ante las autoridades del fútbol trasandino, Deportes Vallenar no se presentó a la definición, lo que llevó a Melipilla a obtener finalmente el ascenso a la Primera B, según anunció en un comunicado la federación local ayer mismo.

Así, vestidos como si fueran a jugar, a las 12 del mediodía chileno, los jugadores de Melipilla esbozaron una pantomima de celebración en un estadio vacío, que había sido escenario del show montado, esta vez con otro juez, Roberto Tobar, como director de orquesta. Esto es constatación de planillas de jugadores, confección de informes de los veedores y finalmente la declaración como ganador a uno de los equipos por no presentación del otro. Mientras tanto, Deportes Vallenar anunció que impugnará ante el tribunal arbitral internacional (TAS) esta resolución.

Gamboa, en tanto, debe presentarse durante la semana en la Comisión de Arbitros de la ANFP. El juez se arriesga a recibir seis meses de suspensión y perder su categoría Fifa.

Desde algún lugar del cielo de la memoria de los futboleros, el Gordo Soriano, otra vez, menea la cabeza con un dejo de marcada resignación. Y musita bien para sus adentros: "Los penales ya no son como antes".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});