Ovación

Ojeda: "Fue mi mejor racha desde que estoy en Central"

El volante recordó: "De estar casi por irme a Tucumán y no tener chances, terminé jugando seis partidos al hilo en 20 días. Creo que aproveché la chance"

Martes 01 de Junio de 2021

Escribió una linda historia con la tinta del sudor. Apoyándose en el bajo perfil en todo instante. Emmanuel Ojeda vivió un semestre particular. De tener un pie y medio en Tucumán para sumarse a Atlético, pasó a no ser considerado en Arroyito. Luego llegó el turno de mostrarse. Y ahí se erigió en una pieza neurálgica en el equipo del Kily González. “Desde que estoy en Central fue mi mejor racha. Hice buenos partidos, que me sirvieron mucho desde lo personal además”, graficó en charla con Ovación el volante. “Terminé jugando seis partidos al hilo en 20 días. Creo que aproveché la chance”, acotó con firmeza y marcada felicidad antes de bucear en varios temas.

¿Pensabas terminar tan bien el semestre?

Debo confesar que al principio lo veía muy difícil porque no jugaba. Luego se fueron dando cosas raras porque se lesionaron Fito (Rinaudo) y el refuerzo que vino para reemplazarlo, es decir Martín (Rabuñal). A eso le sumo la expulsión de Rodrigo (Villagra) ante Estudiantes, que en realidad me dio la posibilidad de tener una chance. Fue entonces que me dije a mí mismo que no podía dejar pasar el tren. Era mi oportunidad. Y creo que la aproveché.

¿Coincidís que ante la negativa del Kily de no dejarte ir a Atlético de Tucumán te cambió el eje deportivo y personal para bien?

Sí, totalmente. En la primera fecha no firmé planilla por ese motivo, tenía casi todo listo para irme porque estaba todo muy avanzado. No se terminó dando por la lesión de Fito. Aunque por algo es que pasan las cosas también. Se ve que me tenía que quedar.

¿Cómo hiciste para mantener la fortaleza mental en el período en el que ante las bajas de Rinaudo y Rabuñal, el DT apostaba por otros nombres y no por vos?

Fue una etapa dura, pero la entendía. Lógico que por mi cabeza pasaban miles de cosas. Sobre todo cuando veía que se lesionaban compañeros y no era opción. Era duro llevarla, aunque siempre me mantuve muy fuerte de la cabeza. Creo que ese fue el punto que me permitió continuar entrenando a full. Por ahí a otro jugador eso le podría haber costado un poco más. Tengo eso de no aflojar jamás.

Encima en un momento te lesionaste.

Claro. No me salía ni pegaba una. De no poder ir a Tucumán, tampoco podía jugar acá. Encima me lesioné la rodilla en una práctica. Estuve tres semanas recuperándome y por suerte luego las cosas se fueron dando.

¿En ese momento hablaste con los referentes del plantel para no decaer o te aferraste al núcleo íntimo familiar?

Charlaba mucho con Rinaudo, quien me contaba que él pasó por varios momentos así. Los compañeros siempre estuvieron además. Y por supuesto, en mi casa me bancaron más de lo habitual. Mi familia y seres queridos siempre están.

¿Cuando entraste con Estudiantes sentiste en algún momento autopresión?

No, porque al estar afuera me sirvió para ver muchas cosas. Me saqué ese miedo de sentir presión. Me guiaba por mi confianza y la del entrenador. Quería enfocarme solo en jugar y cumplir dentro de la cancha.

¿Te dijo algo particular el Kily cuando te mandó a la cancha ante el pincha?

Que no debía demostrarle nada porque me conocía y sabía lo que podía darle. Eso fue muy bueno porque me dio más tranquilidad.

¿Cómo viviste el clásico, ya que fuiste una de las grandes figuras?

Fue un lindo partido que quedará grabado en mi memoria por muchas cosas. Todos sabemos lo que representa un clásico. Fue el primero que jugué y estaba un poco nervioso en la previa por lo que implica jugarlo. Por suerte, las cosas salieron muy bien. Ganamos y jugamos un fútbol muy ofensivo.

¿Al jugar con Vecchio al lado te sentís más libre y notás que rendís diferente con respecto a cuando compartís el medio con Villagra, ya que cumplís otro rol?

Es verdad que son dos cosas diferentes. Al tener a Emi (Vecchio) al lado, en realidad nos genera a todos más seguridad porque es más que una opción de pase. Desnivela y se saca jugadores de encima como si nada. Es natural lo suyo. Con Rodrigo (Villagra) compartimos el medio y tratamos de darle lo mejor al equipo, pero cada uno tiene otras características.

¿El hecho de haber jugado incluso los partidos de la Sudamericana te generó algún objetivo a corto plazo?

Ese fue otro de los puntos positivos. Haber jugado los partidos internacionales genera más confianza a nivel interno. Siento que cumplí en los partidos que me tocó estar.

¿Qué pasa por tu cabeza cuando ves que pasaste de no jugar a acumular una gran cantidad de encuentros en menos de un mes?

Es algo lindo porque no venía teniendo rodaje y de repente terminé jugando seis partidos al hilo en 20 días. Eso marca que hay que estar siempre bien preparado. Cuando estás afuera hay que entrenar con todo porque en esta profesión uno nunca sabe cuándo le tocará su chance. Y cuando surge, hay que aprovecharla.

¿Y qué esperás a nivel personal a corto o mediano plazo?

Ante todo hacer un gran papel con Central. Sea en la Copa Sudamericana como cuando arranque el torneo. Considero que desde que estoy en el club, esta fue mi mejor racha. Hice buenos partidos consecutivos, que me sirvieron mucho desde lo personal además. Espero seguir creciendo y luego ver qué deparará el destino. Uno tiene sueños y deseos de seguir progresando.

¿Sabés que generaron cierta ilusión en la gente con los últimos partidos que hicieron y la clasificación a los octavos de final de la Sudamericana?

El grupo siempre confió en lo que estaba haciendo. Por ahí no nos salían las cosas, pero se trabajó siempre a full. Por suerte al final se nos dieron las cosas y, sí, se abrió la esperanza en el hincha y somos conscientes de todo lo que se viene. Todos tenemos expectativas e ilusión en ese sentido.

¿Vas a ver en directo el sorteo de la copa?

Sí, ni hablar. Todos queremos saber con quién nos tocará jugar en los octavos.

¿Y qué pensás de la localía, ya que Central sólo jugó con San Lorenzo en el Gigante?

Ese un tema que debería verse y cambiar. Fuimos el único equipo de la Sudamericana que jugó de local fuera de su ciudad.

¿Cómo definirías al semestre?

En lo personal, muy bueno. Jugué y me dejó bien parado para encarar lo que vendrá. Y desde lo colectivo, coronamos una clasificación dura a la Sudamericana y el grupo siempre se mostró muy fuerte.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario