Ovación

"Ni hoy somos los mejores ni ayer éramos un desastre"

Regalo de la AFA. Banega celebró sus 30 años y los directivos le regalaron este mural. Hoy volverá a jugar cerca de Messi en el choque de octavos de final.

Sábado 30 de Junio de 2018

"Ni hoy somos los mejores del mundo ni antes éramos un desastre", suelen repetir como una letanía los jugadores luego de una victoria que llega tras una serie de traspiés. La sabiduría de la simplicidad siempre se cuela en el discurso que lejos está de pretender ser altisonante.

No dijeron nada de esto los futbolistas argentinos en Rusia pero sobrevoló en el ambiente de Bronnitsy. Los que sí parecieron haber aprendido fueron ciertos periodistas vernáculos, de vergonzosa performance en la cobertura del Mundial, sobre todo tras la derrota argentina a manos de Croacia en la 2ª fecha del grupo.

Minutos de silencio, pedidos de renuncia de técnicos y jugadores, rumores sobre peleas a trompadas y varios ítem más, pero sobre todo gritos desaforados, reclamos y críticas feroces enmarcados en una argentinidad que asombra.

Luego Argentina le ganó con sufrimiento a Nigeria y consiguió el pasaje a octavos de final. Y aquellos mismos que levantaron el dedo admonitorio y elevaron la voz suavizaron el discurso y cual publicidad volvieron al redil y se escuchó el "ahora hay que apoyar", como un eslógan mundialista. También se coló algo de análisis sobre el juego en sí mismo. Es decir conceptos técnicos básicos sobre aspectos del planteo táctico y de la riqueza futbolística de los equipos en lidia. Tratar de aporta rplanteos y razones que enriquezcan el entendimiento de un deporte tan maravilloso y cambiante.

Más allá del resultado de hoy ante Francia y de los consabidos análisis, hay un par de cosas que quedan medianamente claras: la impostergable refundación de la estructura del fútbol argentino y el necesario mea culpa de cierto sector del periodismo deportivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario