Ovación

Newell's-Central, un clásico de mucho corazón y fútbol callejero

El Newell's de Gamboa y el Central del Kily González saldrán a intentar ganar el derby desde el primer minuto. Sin especulaciones, será un partido de palo y palo

Sábado 21 de Agosto de 2021

El fútbol “es la dinámica de lo impensado” como lo definió de manera magistral Dante Panzeri. Y ni qué hablar de un clásico ultrapasional como el rosarino. Pero esta vez además tiene el plus emocional que en los respectivos bancos de suplentes hay dos entrenadores que no saben especular, que jamás se guardan nada y que llevan los colores de sus equipos en el corazón. Por eso, si bien siempre hay que dejar la puerta abierta para un fiasco y un 0 a 0 ordinario, la realidad es que mañana Newell’s y Central se sacarán chispas futbolísticas en el duelo vibrante que jugarán en el Parque. Por supuesto que la desconfianza sobre la designación del árbitro Andrés Merlos que deslizó el canalla desde las palabras de Marco Ruben y Emiliano Vecchio son otro condimento más que habrá en la olla a presión, aunque sin público, que será el Coloso.

Tanto el Negro Gamboa como el Kily González, con defectos y virtudes, entienden el juego a partir del atacar el arco de enfrente, de intentar manejar la pelota y de presionar al rival lo más alto posible. Por ello, se presume un encuentro a corazón abierto y con más formato de fútbol callejero que de equipos precavidos que se ajusten a un pizarrón timorato.

Tanto Gamboa como el Kily en su época de jugadores protagonizaron el derby de la ciudad como leones y se jugaron la vida en cada pelota. A los dos con los pantalones cortos les tocó gozar las mieles de la victoria y también masticar la bronca de la derrota. Y como técnicos hasta ahora jugaron uno cada uno y sus equipos fueron tapa de La Capital, logrando claras victorias con buen fútbol y muchísima intensidad en el juego.

Por eso mañana podría darse un trámite de palo y palo, de fricción con dientes apretados en cada pelota dividida y de ataque por ataque, con equipos que todo indica saldrán a copar la parada desde el vestuario.

Embed

Claro que leprosos y canallas arrastran urgencias y limitaciones a cuestas, pero también cuentan con armas válidas para ilusionarse con maniatar al oponente, imponer condiciones, usar con inteligencia la pelota y gestar esa victoria, que de un lado y del otro, valdría oro para lo que viene.

Ninguno de los dos equipos está confirmado, pero más allá de los nombres que salten al Coloso la hoja de ruta de ambos tendrá el GPS apuntado directamente al arco de enfrente.

Por el lado de Newell’s fue probado y no se recuperó totalmente del desgarro Julián Fernández, por lo que el volante central saldría de Juan Sforza o Jerónimo Cacciabue. Mientras que Pablo Pérez iría de arranque y la carta sorpresiva que podría utilizar Gamboa es la presencia de Maxi Comba como delantero para tratar de perforar por los costados. Y la clave podría estar en la conexión que establezca el talentoso Nicolás Castro con los picantes Nacho Scocco y Jonatan Cristaldo. Newell’s necesita regalarse una gran alegría ante su clásico rival y eso irá a buscar desde el inicio.

Por el lado de Central, el Kily buscará repetir lo que fue una puesta en escena casi perfecta como la que plasmó en el último clásico del semestre pasado, donde su equipo armó un contundente 3 a 0 a puro fútbol en el Gigante.

El DT canalla intentará que su equipo imponga condiciones en el Parque y que el dueño de la pelota sea Emiliano Vecchio. El que parece que finalmente se ganará un lugar entre los once es Lucas Gamba, repuesto de una dolencia muscular, quitándole la plaza a Milton Caraglio. El resto es la base canalla que viene jugando y que tendrá la misión de cortar la racha negativa de seis derrotas en fila, que incluye la dura eliminación del martes ante Bragantino por la Copa Sudamericana.

El Kily mandará a sus muchachos a jugar a todo o nada para buscar dar el gran golpe en el Parque y apuntalar la recuperación impostergable de su equipo.

Claro que el árbitro Merlos estará en el ojo de la tormenta por la munición gruesa que salió hacia él desde el campamento canalla sobre que era el “preferido” de Newell’s.

Lo dicho, será un “típico” partido callejero de barrio, por el honor, y ahora también con el ingrediente extra de que el referí está bajo sospecha canalla. Ojalá que gane el fútbol y el foco esté en la pelota, no en el silbato del árbitro de turno.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario