Rusia 2018

Messi, inmortalizado en Bronnitsy

Ovación se paró frente al mural que un artista callejero de Rusia le pintó a Leo, en el corazón de la pequeña localidad en la que selección argentina se encuentra concentrada para el Mundial 2018.

Lunes 11 de Junio de 2018

Las callecitas serpentean por todos lados en Bronnitsy. Se abren paso entre un cuidado casco histórico y casas bajas que lucen muy bien conservadas. Una típica postal de las pequeñas poblaciones de la Europa del este. Un escenario uniforme, con aroma medieval, que convive sin histerias con parques y vegetación. El enviado de Ovación se encuentra en el corazón de la localidad en la que se aloja la selección argentina de cara a su participación en el Mundial 2018. Todo es apacible, nada se hace a las apuradas. Lo único que altera el ritmo de elefante es cuando se cruza una de las avenidas principales del pueblo y se topa con un inmenso mural de Lionel Messi, quien luce cruzado de brazos con la camiseta celeste y blanca y con una mirada desafiante que asusta. Justo bien enfrente de la catedral de cinco cúpulas del Arcángel Miguel, uno de los edificios icónicos de Bronnitsy, al artista callejero ruso Sergey Eropheev se le ocurrió inmortalizar la figura del capitán de la selección argentina. Es una obra que la empezó a pintar hace unos días en la pared de una de las casas de un barrio que se insinúa populoso. El autor del homenaje cuenta que lo terminó antes de que Leo se transformara en el visitante más célebre de la población y que el sueño que lo desvela es que Messi en algún momento se dé una vueltita para sacarse una foto en esa esquina que se convirtió en un culto para los lugareños.

Es que todo lo que gira en torno de Messi siempre se vuelve reverencial. Por eso los habitantes de Bronnitsy se pasan largos minutos sacándose fotos y filmando imágenes del barrio desde que descubrieron la pintura del rosarino.

Eropheev sabe que la idea que tuvo no fue original. Es que alguien que ayer visitó el mural le comentó que hay imágenes de Messi decorando el barrio La Bajada, donde creció el futbolista, en plena zona sur de Rosario. La persona que se lo dijo no era de nacionalidad rusa, ya que se observaba la manera en la que quería explicarle la situación, con señas y hasta utilizando el traductor de Google.

El artista contó que se decidió a pintarlo recién cuando se confirmó que la selección argentina iba a tener su centro de operaciones en Bronnitsy.

"Lo que quiero con esta obra es que Messi vea el mural y si puede se saque una foto junto a él. Sé que eso es difícil porque está siempre concentrado con la selección, pero ese sería mi gran sueño. Si ocurre eso me daría con el objetivo cumplido", narró el artista local. Y luego describió lo que buscó con la obra: "Pinté el fondo con la bandera argentina y el sol que sea Messi".

Messi puede estar en el ombligo del mundo, pero siempre habrá alguien que se desviva por conocerlo, pedirle una foto, un autógrafo o simplemente contemplarlo. Como hizo el artista Sergey Eropheev cuando se pasó un montón de horas para eternizarlo con esa imagen que ya se transformó en un lugar simbólico de Bronnitsy.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario