Fútbol

Martínez: "Quiero demostrar que puedo jugar en Central"

El extremo canalla confió además desde Uruguay que "tenemos un entrenador nuevo como el Kily González, por lo tanto, todos arrancaremos de cero"

Sábado 11 de Julio de 2020

Llegó en el pasado mercado de pases con el rótulo de un jugador diferente. Diego Cocca lo fue poniendo a tono en cámara lenta. Federico Martínez estuvo entre los concentrados varias veces, pero terminó viendo los partidos contra Banfield, Gimnasia y Defensa y Justicia desde la platea. Aunque frente a Arsenal salió en la foto principal y con el Gigante de fondo. En esa tarde dominguera de inicio de marzo mostró parte del buen repertorio que tiene. Incluso metió una asistencia en los tres goles que metió Marco Ruben para sellar el 3 a 1 final. A la fecha siguiente, por la 23ª y última de la Superliga, volvió a salir entre los titulares. Pero debió dejar la cancha del Bicho por una lesión cuando estaba cumpliendo con una nueva labor. “Ya estoy mejor, no tengo nada. Entreno todos los días de manera normal”, explicó el uruguayo sobre el presente que vive desde las entrañas de su tierra natal en contacto con Ovación. A la hora de hablar sobre lo que espera para cuando se reactive la actividad deportiva en esta parte del mundo, el hábil extremo declaró con mucho énfasis: “Quiero demostrar que puedo jugar en Central. Con respecto a la flamante oficialización de Cristian González como técnico del primer equipo, el ex Liverpool de Montevideo declaró: “Es verdad que tenemos un entrenador nuevo como el Kily González. Por lo tanto, todos arrancaremos de cero en esta nueva etapa y en el proceso nuevo que se viene”.

¿Cuándo te fuiste a Uruguay?

Casi a mediados de junio. Pedí permiso en el club y después hice los papeles con el consulado para venir a Uruguay. Junto a mi novia, quien ahora ya es mi esposa, porque ayer (jueves) me casé por civil y nos fuimos a Piriápolis para aislarnos durante dos semanas. Luego regresamos para instalarnos en Montevideo.

¿El gobierno de Uruguay te obligó a aislarte?

No, acá no es obligatorio el aislamiento. Lo hicimos como medida preventiva, por eso nos quedamos dos semanas solitos en una casa que tiene la familia de mi señora Valentina en Piriápolis.

¿Conocés al Kily González?

En persona no lo conozco. Lógico que sé quién es por la carrera que hizo en el fútbol como también que era el técnico de la reserva. Pero aún no tuve la chance de charlar con él.

¿No hablaste y cruzaste un mensaje desde que asumió?

No.

¿Te llamó algún integrante del cuerpo técnico?

Tampoco. No tuve la chance aún de hablar con algunos de ellos. Es que por ahora tengo comunicación permanente con el Mono Gordillo. Incluso ya me dijo que el Kily quiere que regrese para hacer la rutina desde Rosario.

¿Cómo entrenás, ya que estás haciendo una rutina en Montevideo?

Con un itinerario que nos había dado el profe Bustos. Hago una rutina física en doble turno. Meto ejercicios en un parque grande de la zona y luego otro itinerario en un gimnasio.

fede3.jpg
Se pone a tono en Montevideo. Federico Martínez publicó el pasado miércoles en las redes sociales esta postal donde muestra que realiza un plan de ejercicios para no perder ritmo. El extremo canalla entrena en doble turno a diario en territorio uruguayo.

Se pone a tono en Montevideo. Federico Martínez publicó el pasado miércoles en las redes sociales esta postal donde muestra que realiza un plan de ejercicios para no perder ritmo. El extremo canalla entrena en doble turno a diario en territorio uruguayo.

¿Cuándo tenés programado volver?

La próxima semana. El Mono Gordillo ya me explicó que el entrenador quiere que esté, así que haré los papeles y viajaré, ya que cuando me instale en Rosario deberé hacer 15 días de aislamiento obligatorio. Es mejor ir ganando tiempo por las dudas, así que estoy armando la vuelta. Cuanto antes esté, mejor.

¿Cómo evalúas tu período en el club debido a que jugaste poco, pero dejaste una grata imagen?

Es que al principio me costó adaptarme. Incluso, lo hablaba con Diego Cocca cada vez que podía. Aunque a la vez sabía que cuando me diera la oportunidad debía aprovecharla al máximo. Era como que ese día debía rendir para no volver al banco de suplente o quedar afuera de todo. En realidad cuando entré la primera vez, estaba nervioso. Me tocó todo junto, debutar y de titular en el Gigante ante Arsenal. También debo reconocer que la motivación que daba ese día la hinchada hizo que todo me pasara rápido. Creo que pude hacer un buen partido. Al menos terminé sintiéndome cómodo en los minutos que jugué (75’).

¿Qué te costaba más: adaptarte a la ciudad, al fútbol argentino u otra cosa?

Una de las cosas que más noté que me costaba fue que el fútbol argentino es mucho más rápido que el uruguayo. Pero a la vez debo admitir que le agarré la mano enseguida. En lo que me tuve que adaptar fue al hecho de jugar con la cancha mojada para que esté más rápida. Eso era nuevo y por ahí recepcionaba largo o estaba pasado de fuerza en un pase. Aunque a medida que fueron pasando los días me fui acostumbrando.

¿Aprovechaste esa chance que se te presentó ante Arsenal?

Sí, porque me di cuenta de que podía estar en el equipo. Le fui agarrando la mano a todo y por eso cuando Cocca me dio esa posibilidad intenté demostrar que podía ser titular.

¿En qué función te sentís más cómodo o pensás que poder rendir más debido a que jugás por ambas bandas?

Siempre me sentí más cómodo jugando como extremo o mediapunta. Bien por afuera y por cualquiera de las bandas. Si bien soy derecho, tengo buen manejo de zurda también.

¿Quienes te vieron jugar en Uruguay aseguran que por la izquierda podés sacar más ventajas?

Es que ahí puedo enganchar para adentro o por el medio y probar al arco de media distancia. Es una posición linda para jugar por ahí.

¿Qué esperás para cuando se reanude el fútbol?

Poder estar de la mejor manera para seguir rindiendo. Tenemos un entrenador nuevo, por lo tanto, todos arrancaremos de cero de nuevo en esta nueva etapa. Aunque en lo personal espero demostrar que tengo ganas de jugar y que puedo estar dentro del plantel de Central, que de por sí es muy bueno porque tiene grandes jugadores.

¿Considerás que todavía tenés mucho por demostrar?

Sí. Si bien cuando jugué lo hice con muchas ganas, también es verdad que tuve poca participación. Sé que puedo dar más. Sobre todo ahora que estoy en el exterior y en un gran club. Lamentablemente me lesioné al otro partido de haber debutado y luego el tema de la pandemia frenó todo. Pero por suerte ya estoy bien, la lesión quedó atrás y ahora sólo pienso en volver y tratar de demostrarle al Kily que puede contar conmigo. Vamos a ver cuándo podríamos volver a entrenar juntos porque, por lo que veo, sigue todo muy incierto.

¿Te genera o causa algo llevar la 10 de Central?

Personalmente no lo tomo como algo tan significativo. Sé lo que representa este número para Central y el fútbol sudamericano en sí. Es como que quien la tiene es el referente del equipo o el líder del grupo, algo que no soy en este caso. No es un peso lucir el 10. Sólo trato de hacer las cosas lo mejor posible en cancha. Lo único que quiero y espero es demostrar que puedo jugar en Central y seguir creciendo como jugador.

Uruguay, un ejemplo

Mientras la pandemia avanza a paso redoblado en todo el continente, Uruguay parece pertenecer a otro mundo. El pequeño y cálido país vecino no solo frenó en seco la propagación del potente virus sino además nunca apeló a una cuarentena obligada. Y así es que hoy en día los charrúas se mueven como si nada hubiese sucedido. “Es así, acá hacemos prácticamente vida normal. Aunque en los espacios donde hay más congregación de gente hay que cumplir con un protocolo por prevención. Por ejemplo, si vas al shopping, un restorán o bar tenés que cumplir con el distanciamiento social. A eso le sumo que todos usamos tapa bocas. Pero la verdad es que estamos bien en líneas generales”, apuntó Fede Martínez con precisión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS