Ovación

Los rosarinos y el chivo pasaje a la zona campeonato

Los rosarinos a todo o nada. Newell's depende de sí mismo, pero si pierde con Boca no clasifica. Central, que recibe a River, si gana mantiene la ilusión

Miércoles 25 de Noviembre de 2020

Se termina el tiempo de las especulaciones, los cálculos previos, los favoritismos y las premoniciones. El fin de semana Central y Newell’s se verán las caras ante River y Boca, respectivamente, y allí se jugarán prácticamente su futuro en la Copa de la Liga Profesional. Habrá que ver si les da el piné para seguir con chances de clasificarse a la zona campeonato y o bien queda sellada la suerte de ambos y deben conformarse con jugar en el lote de abajo. Los canallas la tienen muy brava porque no dependen de sí mismos. Incluso venciendo a River primero y a Banfield después tampoco es aseguran el pasaje y tendrán que contar goles y puntos con los adversarios de la zona 3. Mientras que los rojinegros sí tienen el futuro en sus propias manos, pero si pierden en la visita del domingo a la Bombonera quedarán automáticamente afuera de carrera. Un fin de semana a suerte y verdad para los equipos rosarinos.

VecchioTTT.jpg
Emblema canalla. Emiliano Vecchio es el máximo artillero de Central con dos goles en el torneo.

Emblema canalla. Emiliano Vecchio es el máximo artillero de Central con dos goles en el torneo.

   Los rosarinos la tienen muy chiva y en especial porque en ambos casos por ahora están en deuda en cuanto a sus producciones futbolísticas. Con matices y contextos diferentes, canallas y leprosos están remando en dulce de leche desde que arrancó la copa para consolidarse como equipos serios y ahora se juegan a todo o nada ante los grandes de Buenos Aires. Una buena medida, más allá de que probablemente tanto el Muñeco Gallardo como Miguel Angel Russo apelen a equipos alternativos porque sus cabezas están metidas de lleno y casi exclusivamente en la Copa Libertadores.

   Cuando se sortearon los grupos quedó claro que para los rosarinos estar en compañía de River y Boca no era para nada sencillo, porque son los peso pesado de nuestro fútbol. Pero también hay que decir que tanto Central como Newell’s cometieron pecados para llegar sin margen de error a los últimas dos fechas. Porque los canallas del Kily, si bien están en formación y el plantel tuvo un gran recambio en la previa, hasta el momento cometieron groseras fallas defensivas que les costaron las derrotas con River y Banfield y en ambas victorias ante Godoy Cruz dependieron de la mala puntería del rival debajo del arco. El Kily lo sabe mejor que nadie y por ello trata de cubrir los puestos de la defensa con todo lo que tiene a mano, aunque para ser un equipo sólido aún tiene muchísimo trabajo por delante. La aparición de Emiliano Vecchio es la luz de esperanza para tener un mayor peso ofensivo, que debe rubricarse con un mayor aporte de Lucas Gamba y el Pupi Ferreyra.

   Central recibirá a River el sábado, a las 21.30 con arbitraje de Fernando Echenique, y allí ganar será una misión casi obligada si la intención es avanzar a la zona campeonato. Cualquier otro resultado que no sea la victoria podría ser una sentencia previa para las aspiraciones de meterse en el cuadro principal de la Copa de la Liga Profesional.

   Mientras que Newell’s está “mejor” desde las matemáticas porque depende de sí mismo. Y si le gana a Boca y a Lanús clasificará a la zona campeonato sin más trámite. Igual desde el juego se espera mucho más de los rojinegros, ya que se trata de un ciclo ya consolidado, con un plantel con rodaje y múltiples variantes de nombres, que por ahora no engranaron de la mejor manera. Kudelka debe terminar de definir el perfil táctico del equipo, porque acumular delanteros no siempre equivale a atacar bien ni a ser ofensivo. Y a Newell’s le cuesta manejar las riendas de los partidos a partir de la pelota, salvo en la victoria de visitante ante Lanús. Newell’s visita a Boca, el domingo a 19.20, con arbitraje de Fernando Espinoza.

   En las cuatro fechas jugadas los equipos rosarinos están muy lejos de ser del todo confiables y tanto el ciclo joven del Kily González como el de mayor extensión de Kudelka necesitan mejorar en todas las valencias del juego: ser más sólidos atrás, tener mayor volumen de juego en el medio y a su vez atacar con más regularidad y pimienta. Están a tiempo de hacerlo. Hoy usan la calculadora mirando para arriba y no para abajo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS