Central

Lo rescató el soldado Herrera

El Chaqueño volvió a ser clave en Central, que nunca hizo pie y terminó obteniendo un punto ante Colón por el jugador auriazul del momento.

Lunes 05 de Noviembre de 2018

Le salvó la ropa otra vez. Central estaba para el cachetazo. Colón lo tenía groggy mientras preparaba ilusionado el bolso del triunfo en rodeo ajeno. Pero nuevamente apareció el jugador del pueblo. El soldado Germán Herrera salió de la trinchera reluciendo su inclaudicable corazón valiente cuando parecía que se venía la noche de golpe. Como ante Newell's hace unos días nomás. El Chaqueño firmó su gran momento en la red sabalera y le permitió al canalla rescatar al menos un punto ante el Sabalero en un desafío en el que el 1 a 1 sintetizó lo poco que mostraron los dos, pese a que la visita casi lo deja en la lona sobre el final.


Central fue Central. Sobre todo por lo hecho en el primer tiempo. Era como que no entraba en razón. Parecía que estaba bajo los efectos residuales del clásico ganado en buena ley en Sarandí por la Copa Argentina. No hacía pie. Caminaba el campo de juego doblado como alambre de mala calidad. Quienes debían aparecer para desequilibrar no lo hacían.

Y Colón estaba al acecho como fiera en ayuno. Se movía con cierta parsimonia y relojeaba al rival. Especulaba. Desde afuera de la línea de cal se percibía con naturalidad que la visita apostaba al error para dar el zarpazo en pos de alimentar su ego.

En líneas generales hizo más que el canalla en las cuatro ocasiones que le deparó el destino en un dormido Gigante. El ex leproso Marcelo Estigarribia casi inaugura el marcador tras una pésima salida de Ledesma (25'). El ex canalla Javier Correa tuvo su momento un minuto después. Pero el arquero auriazul mostró seguridad en esta puntual ocasión.

Pero antes de la media hora llegó el mazazo espontáneo. Correa dejó clavados a Ortiz y Gil y sacó un sablazo letal ante el cierre desesperado de Ledesma, quien no tuvo más remedio que ir a buscar herido la pelota dentro de su propio arco. No sorprendió el gol de Colón porque Central tenía la bocha pero no inquietaba. Incluso generó apenas dos chances en el amanecer del partido y luego se apagó.

Aunque casi se encuentra con un regalito como caído del cielo antes del descanso, cuando Correa cabeceó muy pifiado contra su propio arco a la salida de un córner y la pelota pegó en el palo derecho de Burián en un estadio donde claramente todos seguían bajo la resaca generada tras el triunfo en el clásico.

La parte final mostró de arranque a un canalla más despierto. Incluso hubo acción rápida cuando Ortiz le cometió penal a Herrera. El juez Rapallini interpretó que no fue un empujón ni nada por el estilo, mientras el Chaqueño protestaba con impotencia prácticamente desde el suelo.

Luego el atacante y figura ante Newell's casi empata el partido. Pero entre el esfuerzo de Burián y el palo derecho le negaron el grito sagrado al popular delantero canalla. Más tarde fue Camacho quien tuvo su flash de protagonismo. Aunque no pudo vencer la resistencia del uno sabalero, quien en un par de minutos hizo más que en todo el primer período.

Sin embargo, a los 17 minutos apareció el 17. Otra vez él. Como ante Newell's. Otra vez Herrera. Y con la misma fórmula que en el derby. Tiro de esquina del Colo Gil y gol del Chaqueño, quien esta vez no definió de taquito sino mediante un cabezazo limpio que hizo sacudir la modorra que tenía adormecido a todo Arroyito. A esta altura, el local era mucho más. Tenía otra dinámica. Estaba vivo.

No obstante, Colón, sin preámbulos, terminó metiéndole un flor de susto al canalla, que volvió a desinflarse, sobre el cierre. Como esa de los 40' cuando el paraguayo Estigarribia se devoró el segundo. Ni hablar a los 48' cuando Correa casi deja sin nada de verdad a los anfitriones por muy poco y sin haber hecho mucho.

El equipo del Patón mostró poco en realidad. El mediocampo tuvo altibajos. Mostró un andar intermitente y así se hace complejo poder vencer. Aunque ganar ya es una palabra que se extraña en los pagos auriazules porque hace siete presentaciones que no saborean un triunfo. De hecho, ayer Central rescató un punto por su fiel soldado Herrera, nada más.

Cabezas y Lovera

Con Matías Caruzzo lesionado, faltó por primera vez desde que comenzó la temporada (ver aparte), quien lo reemplazó fue el colombiano Oscar Cabezas. El moreno defensor tuvo altibajos lógicos tras 45 días de inactividad por el desgarro que padeció. Otro que volvió al equipo fue el pibe Maxi Lovera, de baja performance.

¿Sin Caruzzo?

El Patón Bauza confirmó que "Matías Caruzzo tiene un problema muscular y no sabemos que tiempo va a necesitar. No creo que llegue al próximo partido", que será ante Atlético Tucumán el próximo viernes 9, a las 21.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});