Ovación

Leo Fernández y Central juegan su partido

Tras una semana agitada, en la que hubo cuestionamientos internos hacia el DT e incluso sondeos por otros nombres, el canalla recibe a Racing pensando en recuperarse de la derrota ante River para acercarse a la zona de Copa Sudamericana

Domingo 22 de Abril de 2018

Recta final del torneo. Margen de error cada vez más chico de cara a uno de los objetivos del semestre. Un rival de jerarquía enfrente. Necesidades propias. Apuesta del técnico canalla para la ocasión, con los jugadores de mayor experiencia. Todos ingredientes que se entrelazan en una historia que Central protagoniza con las urgencias del caso. La clasificación a la Copa Sudamericana del año próximo es lo que está en juego, y junto a ello, un nuevo examen para el equipo, pero sobre todo para Leo Fernández. Es que la previa de los 90 minutos de hoy al mediodía en el Gigante no fue una más. Después de la derrota frente a River se habló mucho y mucha agua corrió debajo del puente. Lo más trascendente, por supuesto, fue la reunión que mantuvieron dirigentes y cuerpo técnico en Arroyo Seco el martes y más allá de las inquietudes de un lado y las explicaciones del otro, lo que quedó fue la sensación de que ya se está transitando un camino de definiciones. Y como si todo eso fuera poco, el partido en el que Central debiera empezar a aclarar el panorama tendrá en el banco de enfrente nada menos que a Eduardo Coudet (ver página 3). No es relevante en absoluto ni algo que tenga que ver con todo lo charlado en la previa, pero sí es un dato destacado. Un ingrediente más.

   Todo lo bueno que logró Central desde el arribo de Leo Fernández pareció encontrar un freno brusco en los últimos días. Esa catarata de puntos cosechados (27 sobre 45 posibles) que hicieron que el equipo se pusiera en carrera para las copas internacionales quedaron relegados por un par de presentaciones de bajo vuelo futbolístico que terminaron en derrotas y a partir de ahí comenzó a tejerse otra historia. En realidad, lo que ocurrió fue que salieron a la luz algunos pensamientos que en todo momento se mantuvieron ocultos, reservados, mientras los resultados ofrecían una compañía mucho más gratificante.

   Por todo lo que sucedió durante la semana, el de hoy no parece ser un partido más. El cónclave del martes después del entrenamiento en el que una parte (la dirigencia) solicitó algunas explicaciones por el mal momento futbolístico del equipo y la otra (el cuerpo técnico) expuso con orgullo la tabla de posiciones después de que Leo Fernández sustituyera a Paolo Montero. Un punto de inflexión por donde se lo mire. Porque reuniones de este tipo suelen ser habituales en el mundo del fútbol, pero cuando aparecen es porque hay algún engranaje que no está funcionando. Quien lo desconozca se estará mintiendo a sí mismo.

   Desconocer los obstáculos que tuvo que sortear el cuerpo técnico en muchos partidos para poner en cancha el mejor equipo posible es apenas uno de los tantos ítems que juegan. A favor o en contra. Pero eso es algo que viene sucediendo desde el inicio del año, cuando en realidad las sensaciones de la "baja producción" son mucho más cercanas: desde Patronato en adelante.

   Condimentos no le faltaron a la previa de este partido. A tal punto que después de aquella famosa reunión se conoció (Ovación dio cuenta de ello en su edición del pasado miércoles 18) que desde el riñón dirigencial hubo un contacto con el representante de Edgardo Bauza para interiorizarse sobre el presente del Patón y que, además, alguien más había indagado por la vida de Vitamina Sánchez, hoy en Everton de Chile. Hubo malestar porque se filtró la información, pero nadie salió públicamente a desmentir absolutamente nada.

   Contra todo eso tuvo que trabajar Leo Fernández durante la semana. Intentando abstraerse de los comentarios que competen a su trabajo (y por cierto a su futuro) para armar un equipo competitivo que pueda dar cuenta de este Racing punzante y agresivo, para de esa manera potenciar un poco más lo que hizo hasta este momento.

   Siendo inevitable la succión que ejercen situaciones de este tipo, el técnico canalla declaró estar "tranquilo" y que se trató de "una de las semanas más cuestionadas pero no de las más difíciles". Otra no le queda a Leo Fernández, quien tiene la herramienta del fútbol y la respuesta de sus jugadores para librar su propia batalla.

   Mediodía de fútbol en el Gigante. Central. Leo Fernández. La Copa Sudamericana. Las necesidades y las urgencias. El presente. El futuro. El Patón y Vitamina en el medio. Las chances. El nivel futbolístico. Los puntos logrados. El descreimiento que pueda haber de un lado. La fortaleza que sin dudas hay del otro. Todo dentro de una misma bolsa. Ah, y como si ello fuera poco, el Chacho en el otro banco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario