Central

Le costó ante los rivales directos

Hasta aquí Central enfrentó a ocho equipos que pelean por la permanencia y ganó sólo uno. Si bien perdió en una sola ocasión, siempre le fue difícil. El sábado, Gimnasia.

Jueves 13 de Febrero de 2020

Ante un objetivo claro en el inicio del torneo, Central está cumpliendo con su labor: escaparle a la zona roja del descenso. La distancia que marcó con los equipos más comprometidos en ese terreno la reflejan los números, aunque ello no implica que pueda someterse a un estado de relajación. Pero de lo que sí está en deuda el canalla en ese sentido es en la puja mano a mano que estableció con todos y cada uno de esos equipos. Es que salvo Aldosivi, a ninguno le pudo ganar. Es cierto, perdió con uno solo (Estudiantes), pero en los duelos "cara a cara" nunca salió bien parado, al menos como lo imaginó en cada previa. El sábado es una nueva chance la que se le presenta a Central, contra el Gimnasia de Diego Armando Maradona, sin dudas el más endeble y más comprometido.

Para fortuna de los canallas la distancia que hay entre Central y Gimnasia es considerable. Demasiada teniendo en cuenta que arrancaron el torneo prácticamente con los mismos puntos. Pero sigue siendo un rival directo.

El razonamiento que todos hicieron antes de que comience el campeonato fue simple: sumar la mayor cantidad de puntos posibles, pero no dejar pasar las oportunidades cuando enfrente había un equipo que también peleaba por mantenerse en la máxima categoría. Y Central no pudo hacer pesar su potencial como equipo. Contra los ocho equipos comprometidos con el promedio que enfrentó le ganó a Aldosivi (5-1) y perdió frente a Estudiantes (0-3). El resto, todos empates 1-1.

Cada una de esas historias tuvo un contenido a partir del cual despertó lamentos en algunos casos y conformismo en otros. Pero el comportamiento en cuanto a resultados fue similar, parejo y, de acuerdo a las expectativas, un tanto escaso.

   Por ejemplo, el partido contra Patronato fue uno de los que más bronca dejó en Arroyito por no haber podido ganar en esos 90 minutos en los que el canalla no sólo fue ampliamente superior desde el juego, sino que tuvo todas las chances para sumar de a tres.

Pero fue prácticamente el único en el que el equipo de Cocca se quedó con un sabor amargo. Puede incluirse en ese grupo al partido ante Central Córdoba, en Santiago del Estero, por el simple hecho de que lo iba ganando y se lo empataron recién sobre el final, pero en el trámite la cosa fue demasiado pareja.

Después, contra todos los otros rivales siempre se encontró en desventaja, tuvo que remarla y de allí la “satisfacción” por el punto obtenido. Sucedió en Santa Fe frente a Colón, una fecha después en el Gigante con Newell’s enfrente, con Lanús en el sur bonaerense y el pasado fin de semana en el Florencio Sola, con Banfield.

Lo de Estudiantes (claramente la contracara de lo ocurrido frente a Aldosivi) directamente fue el peor resultado, producto de la más opaca performance futbolística. Fue el partido en el que Cocca se puso como plazo una fecha más, por eso es imposible no recordarlo.

Lo cierto es que a mediados de 2019, cuando comenzó la faena de Central y otros tantos equipos en esta lucha por la permanencia, el canalla marcó algunos partidos como “clave”, para los que se preparó de una manera especial, pero a los que abordó finalmente de otra forma. Aldosivi marcó claramente la excepción porque al rendimiento más o menos convincente le agregó una cuota de gol importante. Pero fue al único rival directo al que pudo superar desde el juego y el resultado.

La misión se extenderá en la Copa Superliga, pero antes de eso y a cuatro fechas del final de esta Superliga, Central va por un nuevo desafío. Será otro rival directo que enfrentará (le quedan por delante todavía Arsenal y Argentinos Juniors, ambos hoy mucho más holgados en los números) y ante el que deberá lograr lo que, a excepción del tiburón, no logró con todos los otros.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario