clasico rosarino

Las chicas de la Rosarina si pudieron jugar el clásico

A diferencia de la Copa Argentina, el clásico de fútbol femenino de la Rosarina se jugó en la ciudad con público y no hubo incidentes. Central ganó 4 a 1.

Martes 16 de Octubre de 2018

"El triunfo no está en vencer siempre, sino en nunca desanimarse. Fuerza chicas", rezaba la bandera desplegada contra el frágil alambrado que separaba el campo de juego del terreno destinado a los hinchas. No importa el color del trapo ni el escudo del club. Interesa esa verdad tan simple como profunda.


Quizá esta haya sido la mayor de las enseñanzas que dejó el clásico del fútbol femenino de la Asociación Rosarina jugado ayer a la mañana en la subsede canalla de Cristalería (ex predio Cosecha) con público de ambas parcialidades y ningún incidente.

La historia de este encuentro resalta la imposibilidad del fútbol grande de la ciudad para lograr que se juegue el clásico rosarino entre los primeros equipos de varones, por los cuartos de final de la Copa Argentina, en Rosario y con hinchas de los dos clubes.

Aunque aún hay más dudas que certezas, esta instancia decisiva se jugará en algún momento y en algún lugar y habrá ganadores y perdedores finalmente, pero quedará el sabor amargo de la impericia o el miedo.

Tampoco es cuestión de comparar el incipiente fútbol femenino con el "monstruo" de dos cabezas que representan leprosos y canallas, pero es menester señalar la diferencia para encontrar las causas que impiden uno y permiten otro.

Las chicas pudieron porque aún respetan los orígenes, los del deporte, los del juego. Y quizá el nivel técnico lejos esté de sus colegas masculinos pero esto termina importando poco cuando se "juega". De esta manera la "excelencia" algún día llegará, porque las chicas pueden.

Las chicas, incluido ese conglomerado de más de 500 hinchas de uno y otro equipo que se dieron cita ayer alrededor de la cancha para alentar, también entienden el juego de esquivarle a la violencia y empiezan por el principio: la convivencia.

Ahora bien, la crónica del partido dirá que las chicas de Central le ganaron 4 a 1 a las de Newell's, con dos goles de Erica Lonigro y dos de Paula Salguero, mientras que Brunella Piccini marcó el descuento.

También contará que el trámite del encuentro fue vibrante en el primer tiempo, que terminó 2 a 1 para las canallas, y que ya en el segundo el juego se inclinó del todo para las locales, que dominaron a placer y redondearon la goleada.

"Siempre buscamos el partido y fuimos superiores. Creo que el triunfo es merecido, fueron 4 goles, así que estamos muy contentas", dijo Lonigro, autora de dos tantos, con la victoria ya consumada.

Este fue el tercer clásico oficial del año con ambas hinchadas y sin incidentes: el primero fue 2 a 2 y el segundo terminó con victoria de Newell's 5 a 2. Tras el triunfo canalla de ayer, todo quedó igual.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario