Ovación

La venta de Ledesma provocó un ciclón

Estaba encaminado para que el arquero fuera transferido a San Lorenzo, pero se frenó porque Cocca amenazó con renunciar. El jugador ahora no quiere irse y la dirigencia entró en pánico.

Domingo 05 de Enero de 2020

Fue una jornada agitada en el mundo Central. Porque la inminente venta de Jeremías Ledesma a San Lorenzo sacudió el avispero hasta el límite de mover los cimientos internos dirigenciales y hasta Diego Cocca amenazó con dejar el cargo si se iba el capitán canalla. La negociación que llevaban adelante Marcelo Tinelli, presidente del Ciclón, y el secretario técnico Raúl Gordillo estaba a punto de cerrarse en los términos adelantados por este diario en la edición de ayer. San Lorenzo pagaba 600 mil dólares de inicio y le vendía a Central el 50 por ciento del pase del Perrito Barrios para llegar al anticipo de 1,3 millones de dólares. También estaba previsto fijar una opción de compra por la otra mitad del volante y luego se completaba la transferencia con el pago de un millón en junio y otro millón en diciembre por el 75 por ciento de la ficha del arquero. Un negoción teniendo en cuenta que la operación global era de más de 4,5 millones de dólares y a Central le quedaban aproximadamente 3, 3 millones de dólares libres de impuestos. Incluso, según informaciones surgidas en Buenos Aires, el representante de Ledesma, Andrés Miranda, ya se había puesto en contacto con la gente de San Lorenzo para afinar los números del contrato que cobraría el jugador. Un acuerdo holgadamente superior a lo que percibe en Central. Mientras que por otro lado el jugador posteaba en las redes sociales esto, palabras más palabras menos: "Yo tengo la cabeza puesta en Central y aún no hay nada oficial sobre la venta a San Lorenzo".

Lo cierto es que la venta se frenó cuando los dirigentes de Central le comunicaron a Cocca de la ida del capitán y el DT amenazó con pegar el portazo. El presidente Di Pollina trató de hacerle entender que la transferencia no sólo equilibraba las finanzas del club, sino que además se cerraría en una cifra récord para un arquero. Igual, el directivo canalla tampoco veía con malos ojos desprenderse de Ledesma en junio.

La postura adoptada por el vicepresidente Ricardo Carloni se ubicó en las antípodas de la solución económica para el club y declaró que "no era conveniente venderlo ahora". En ese sentido, Carloni se alineó al pensamiento de Cocca y eso generó una convulsión interna porque el club estaba ante la posibilidad de empezar a sanearse con la venta de Ledesma.

Cocca mantuvo el modus operandi que utilizó cuando Central se desprendió de Maximiliano Lovera para venderlo en agosto pasado a Olympiacos de Grecia. Les dijo a los dirigentes canallas que se iba y al final no cumplió con esa amenaza. Aquella transferencia de Lovera le permitió a Central seguir funcionando y cumplir con sus compromisos adeudados. Ahora el traspaso de Ledesma le habría posibilitado enderezar el rumbo económico.

Lo concreto es que lo que hasta ayer era un hecho con el correr de las horas mutó en que Ledesma se queda en Central. Habrá que ver si Tinelli, quien monitorea todo pese a estar de vacaciones, vuelve a la carga por el arquero. Los números ya están puestos en la mesa y San Lorenzo estaba dispuesto a comprar a Ledesma en una operación de 4,5 millones de dólares. Pero está todo frenado hasta nuevo aviso.

Charla con el Kily González para aunar criterios

Parte de la dirigencia de Central, junto al secretario técnico Raúl Gordillo, se reunieron ayer en la ciudad deportiva de Granadero Baigorria con Cristian González para avanzar sobre el plan de trabajo que deberá cumplir la reserva con el cuerpo técnico de primera, encabezado por Diego Cocca. Del cónclave con el Kily participaron el vicepresidente Ricardo Carloni, el vice tercero Marcelo Facciano y el secretario Guillermo Hanono. Fue una charla en la que el Kily mostró su predisposición para aunar criterios y ponerse a disposición de lo que le pida Cocca en la promoción de los juveniles.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario