Central

La táctica del Central que se viene

En su presentación, Bauza destacó las condiciones de Ortigoza y el armado del futuro equipo giraría en torno a su figura, para lo cual será clave la llegada de un volante central.

Viernes 25 de Mayo de 2018

Si hubo algo que Edgardo Bauza resaltó en su presentación como entrenador de Central fue el tiempo que necesita para ver el plantel, conocerlo, analizarlo y a partir de ahí empezar a delinear el esquema a utilizar. Un razonamiento lógico, de manual, de parte del flamante DT canalla. Pese a ello, hay algunos puntos firmes en los cuales pararse hoy para tirar sobre la mesa un par de especulaciones, que pueden resultar certeras cuando el equipo tome rodaje o bien caer en saco roto si la lectura del Patón dispara para cualquier otro lado. En sus primeras palabras como conductor del primer equipo auriazul, Bauza se encargó de destacar las cualidades futbolísticas de Néstor Ortigoza, un jugador al que conoce como pocos por haberlo tenido en el San Lorenzo que se consagró campeón de la Copa Libertadores de América en 2014. Es por eso que, al menos en la previa, se estima que el Gordo será algo así como el conductor.

El Patón no tuvo empacho en afirmar que "la mayoría" de los jugadores que buscará como refuerzos tendrán características defensivas. Esto se debe a que considera un pecado capital que al equipo le hayan convertido 41 goles en el último torneo. Y uniendo ambas ideas toma real fuerza la figura del volante central que se vaya a buscar.

Para que Ortigoza exponga su mejor repertorio futbolístico es condición sine qua non contar a su lado con un volante de marca que le haga el trabajo sucio, que tenga poder de recuperación y que la juegue rápido. Para muestra alcanza con repasar lo que fue la sociedad que formó en San Lorenzo con el Pichi Juan Mercier.

"Todavía no pude hablar con Ortigoza. En San Lorenzo formó una buena dupla con Mercier. Es un jugador que le puede aportar cosas importantes al equipo", destacó el Patón el martes cuando fue consultado sobre las condiciones del Gordo y de qué forma podía jugar el equipo que tiene en mente.

Así las cosas, con Ortigoza como figura clave dentro del pensamiento de Bauza sobran los indicios como para imaginar un mediocampo con cuatro volantes, aunque en el mejor de los casos existen retoques que podrían hacerse para formar ese doble 5 y parar más adelante una ofensiva rápida y de buen pie.

Esto es ni más ni menos que lo que llevó a la práctica en San Lorenzo, donde el esquema al que más provecho logró sacarle fue con un 4-2-3-1. Claro que en ese momento contaba con futbolistas de la talla de Villalba, Correa, Romagnoli y Piatti de tres cuartos hacia adelante. Habrá que ver si ahora en Central dispone de material como para emular aquella apuesta.

Del anterior paso de Bauza por Central es imposible desprenderse de la figura del enganche que encarnó ni más ni menos que Ezequiel González. Pero al Patón se le presentaría el mismo dilema que tuvo Leonardo Fernández mientras estuvo a cargo del equipo. Es que el anterior técnico canalla consideraba que con Ortigoza en cancha el armado del equipo ameritaba otro tipo de esquema. En las pocas veces que tuvo a disposición al ex volante del Ciclón, a veces lo llevó a la práctica y otras intentó incrustarlo en la estructura que venía utilizando.

Claro que en el fútbol de la teoría a la práctica suele haber una distancia enorme. Se puede imaginar una cosa y después cambiar sobre la marcha o bien entender que lo que parecía una alternativa podría transformarse en una prioridad. Pero con el conocimiento que Bauza tiene sobre Ortigoza y por la manera en la que lo considera y lo elogia, en muy probable que el armado del equipo gire en torno a su nombre.

Es así como ciertos dibujos tácticos, como el 4-4-2, 4-4-1-1 o bien 4-2-3-1 parecen ir tomando mayor preponderancia.

Además, si el Patón lo primero que va a buscar es la solidez defensiva, difícilmente se tire a la pileta intentando jugar con un solo volante central.

Es demasiado el trabajo que Bauza tiene por delante y mucho lo que tiene por conocer de sus jugadores para después sí empezar a delinear una táctica que vaya de la mano con la estrategia. Por lo pronto, con Ortigoza en óptimas condiciones físicas algunas ideas comienzan a tener más fuerzas que otras. Un volante central de contención deberá llegar y será el que auxilie al Gordo y con quien aparezcan los primeros rasgos del ADN futbolístico (más que nada desde lo táctico) del Central que se viene.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});