Ovación

La selección nacional, un regreso con toda la gloria después de 28 años

En una final más emotiva que bien jugada, el equipo de Lionel Scaloni se llevó un merecido triunfo

Sábado 10 de Julio de 2021

Argentina rompió el maleficio. Y lo hizo de la mejor forma. Ganó la Copa América después de 28 años. Ante Brasil. En su casa y en su cara. Y con Lionel Messi como emblema. Quien por primera vez levantará un trofeo de esta magnitud como capitán del seleccionado nacional. Un anhelo no sólo del país sino también del propio crack rosarino.

Tras tantos años de aquella conquista en Ecuador del 93, con Gabriel Batistuta como protagonista de ese partido decisivo ante México, el seleccionado argentino volvió a coronar y cortar con una racha de frustraciones por las finales perdidas desde entonces.

La imagen de Messi con la Copa América quedará guardada en la memoria colectiva, con un Brasil derrotado y una Argentina exultante, en el emblemático estadio Maracaná.

Los años 90

Es que desde la edición del 93 cuando Argentina ganó la Copa América de Ecuador, que atenuó el dolor de la final perdida en el Mundial del 90, el equipo nacional fue acumulando desazón e impotencia, como así cuestionamientos.

copaamerica1993.jpg

Por eso en el Mundial de los Estados Unidos en 1994, con el regreso de Diego Maradona al seleccionado, el fervor y la confianza estaban en su máximo nivel, sin embargo el dóping del Diez desencadenó en un imprevisto que repercutió en la estructura del plantel del Coco Basile y la eliminación en octavos ante Rumania fue el desenlace menos esperado.

Al año siguiente, con Daniel Passarella ya como entrenador, el representativo albiceleste viajaba a Uruguay para intentar quedarse con la Copa América 1995, y la final fue con Brasil, en la que tras el empate de 2 a 2, la definición por penales favoreció a los brasileños.

En la edición de 1997, en Bolivia, el seleccionado fue eliminado en octavos de final por Perú de esa Copa América, y puso en jaque al ciclo de Passarella en la antesala del Mundial de Francia.

Y ya en la Copa del Mundo 1998, el equipo del Kaiser queda eliminado en cuartos de final al perder ante Países Bajos por 2 a 1, con un gol de Dennis Bergkamp en el minuto 89.

Con Marcelo Bielsa inicia su ciclo como entrenador del seleccionado y tiene en la Copa América de Paraguay en 1999 su primera competencia de magnitud, la que quedó grabada en la memoria porque Martín Palermo marró tres penales seguidos en el encuentro ante Colombia, torneo en la que el conjunto nacional quedó eliminado en octavos contra Brasil.

La década del 2000

Dos años más tarde el seleccionado de el Loco tenía la chance de una revancha en la Copa América de Colombia 2001, pero la AFA decidió que el equipo no asista por problemas de inseguridad, ya que en el país cafetero se vivían momentos de mucha violencia por la guerrilla.

No obstante, y luego de realizar unas eliminatorias sudamericanas de impecable rendimiento, el seleccionado de Bielsa clasifica con anticipación al Mundial de Corea del Sur y Japón 2002, evento al que llega como candidato, sin embargo no logró pasar ni siquiera la fase de grupos.

Después de la inesperada eliminación temprana del Mundial, la Copa América de 2004 en Perú asomaba como una buena chance para cicatrizar la herida, pero una vez más Argentina pierde la final contra Brasil, repitiéndose la historia del 95, ya que iguala 2 a 2 y pierde por penales.

copamerica2004.jpg

Y llega José Pekerman al banco argentino, y afronta el Mundial de Alemania 2006, en la que los anfitriones eliminan al seleccionado por penales en cuartos de final luego de haber igualado 1 a 1.

Con el regreso de Alfio Basile como conductor albiceleste, el seleccionado buscó en la Copa América de Venezuela en 2007 reeditar la conquista que logró el Coco en Ecuador 93, y así llegó a la final, pero en esta oportunidad otra vez se interpuso Brasil al ganar por 3 a 0.

Luego entre gallos y medianoche Basile fue reemplazado por Maradona como DT y el seleccionado fue al Mundial Sudáfrica 2010. Con el Diez como entrenador y con Messi en su segundo Mundial parecía que Argentina en esta ocasión tenía suficientes argumentos para ilusionarse, pero otra vez Alemania se cruzó en el camino y eliminaron al conjunto nacional al vencerlo 4 a 0 en cuartos de final.

Para jugar la Copa América del 2011 como país anfitrión la Argentina ya tenía a Sergio Batista como entrenador, y con Lionel Messi ya como el mejor jugador del mundo, pero el seleccionado queda eliminado en cuartos de final frente a Uruguay después de empatar 1 a 1 y perder en la definición por penales.

Alejandro Sabella llega al seleccionado y la dirige en el Mundial de Brasil 2014. Tal vez el equipo que obtuvo el mejor rendimiento de las últimas dos décadas, y llega a la final con Alemania, y en un partido de trámite parejo los germanos logran el gol del título en tiempo suplementario.

final2014.jpg

La Copa América Chile 2015 encuentra al seleccionado bajo el mando del rosarino Gerardo Martino, y una vez más se llega a la final, y en esta oportunidad otra vez pierde en la definición por penales, pero ahora con los chilenos.

En la Copa América Centenario jugada en el 2016 en los Estados Unidos, Chile y Argentina volvieron a encontrarse en la final por segunda vez consecutiva, y como pasó la primera vez, Argentina perdió en la resolución por penales.

Ya sin el Tata Martino, a la selección llega Jorge Sampaoli para dirigir el Mundial de Rusia en 2018, y allí la frustración fue mayúscula porque en un contexto de anarquía la eliminación se produjo en octavos a manos de Francia.

Y tras el despido del Zurdo Sampaoli, asumió en su lugar uno de sus colaboradores, Lionel Scaloni, quien comenzó su ciclo al frente del seleccionado disputando la Copa América 2019 en Brasil, en la que Argentina perdió en semifinales ante el dueño de casa 2 a 0.

Pero ahora, otra vez en Brasil, la Copa América 2021 finalmente fue para la Argentina después de 28 años de espera, y con Messi como capitán y símbolo, en el que el seleccionado superó en la final de Río de Janeiro por 1 a 0 al mismísimo local, en su tierra y delante de su gente. Un placer poder gritar: "Bienvenido campeón".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario