Central

La polémica por el homenaje a Maradona en la cancha de Central

El anuncio de la llegada de Diego como técnico de Gimnasia al Gigante dividió la opinión de la ciudad en varios pedazos. Un mito popular que deja polémica tras cada paso.

Miércoles 12 de Febrero de 2020

Homenaje. La palabra tiene origen en el feudalismo. Era un acto de respeto, veneración y sumisión que se realizaba en el castillo del señor. El vasallo se arrodillaba y declaraba: “Je deviens votre homme (Me hago vuestro hombre)" y el señor cerraba las manos sobre su vasallo en señal de aceptación, y a otra cosa. Ahora los rituales para homenajear y reconocer a alguien cambiaron, qué duda cabe. Y esta semana la palabra “homenaje” se escuchó y tironeó entre futboleros con motivo de la llegada de Diego Maradona como técnico de Gimnasia y Esgrima a la cancha de Rosario Central. Nadie habló de “sumisión” (¡vade retro!), sí de si corresponde o no un homenaje a quienes muchos identifican con algunas camisetas nacionales e internacionales y muchos más veneran como a un mito argentino, el señor ante el que todos los vasallos deben arrodillarse, un semidios: el 10.

Diego volvió al fútbol argentino como DT del Lobo en septiembre de 2019 y a partir de allí no pararon los homenajes: en el estadio platense Juan Carmelo Zerillo y en cada cancha rival. Fue ovacionado en la de Talleres de Córdoba, en la de Banfield, Huracán y por supuesto en la de Newell's, donde jugó en 1993 cinco partidos oficiales, dos amistosos y convirtió un gol pero dejó una huella imborrable, al punto de declarar en un video de 2013: “Yo soy Diego Armando Maradona, DNI 14.276.579. Fui, soy y seré leproso, sin ninguna duda. Porque aprendí a amar al club estando muy poco y voy a volver". Así como se declaró rojinegro también le hizo un guiño a Central cuando cambió la localía de River para jugar contra Brasil cuando fue técnico de la selección en septiembre de 2009. Fue su última vez en el Gigante. Hasta ahí reinaba cierta ecuanimidad, pero por estos días se viralizó un video más áspero donde provoca a los canallas como un hincha más y cierra diciendo: "Papá la historia del fútbol se llama Newell's".

Así se vive la rivalidad entre leprosos y canallas en Rosario, cuna de uno de los clásicos futbolísticos más vehementes del país. Las palabras de Diego pueden sonar como verdadera gloria o como traición, según quien las escuche.

sillon01.jpg

Cómo será que el propio Negro Fontanarrosa, un canalla sin cuento dijo alguna vez que sólo dos veces se había despertado temprano en horas de la mañana: "Cuando estalló la guerra de Malvinas y en 1993, cuando Diego Maradona firmó para Ñuls”. Algo que vivió como una mala broma, casi una condena.

>> Leer más: La voz de los hinchas de Central por la visita de Maradona en el Gigante

Y frente al debate de toda esta semana, parece que eso que se interpretó como una herejía sigue vivo. A tal punto que dividió a la comunidad futbolera, entre quienes creen que el 10 merece un recibimiento especial en el Gigante de Arroyito y quienes no. Quien tiró la primera piedra fue nada menos que el vicepresidente del club auriazul, Ricardo Carloni.

"Central lo va a tratar con el mismo respeto que trata a cualquier técnico rival que viene a nuestro club. Vamos a ser como siempre respetuosos pero no proyectamos ningún reconocimiento ni homenaje. La política desde que estamos en la gestión nuestra es darle reconocimiento a técnicos, ex jugadores o jugadores actuales o deportistas que son del riñón del club e hinchas de Central. Tenemos técnicos ídolos como Griguol, Ignomiriello, el Patón Bauza, Miguel Russo, el Chacho, son referentes de nuestro club, pero no hay nada proyectado hacia Maradona. Lógicamente le dio mucho a la Argentina como jugador, pero como técnico no le haremos ningún homenaje".

carloni.jpg

Bastó que el dirigente anticipara eso para que se escucharan voces a favor y en contra dentro de las vísceras del mismo Central. El propio capitán de la primera división canalla, Jeremías Ledesma, se expresó al respecto en conferencia de prensa. “Creo que los clubes están viendo quién le hace el mejor homenaje. Como futbolero, lo disfrutamos en el 86, el pase a Caniggia (gol a Nigeria, Mundial 1994), el especial de las diez horas. Por eso, creo que se le debe un aplauso por lo hecho con la camiseta de la selección. Si me preguntan a mí, yo lo aplaudiría y le daría las gracias porque fue el mejor jugador de la historia. Si nosotros seguimos alimentando el folclore, esto no se va a terminar más”, disparó el arquero demostrando una posición que no abunda entre los y las hinchas de fútbol.

La Capital consultó al periodista deportivo porteño Andrés Burgo, autor del libro "El partido", que relata el antes, durante y después del legendario encuentro de la selección argentina del 22 de junio de 1986. Ese partido imborrable en el Mundial de México, cuando la selección nacional, con la guerra de Malvinas como telón de fondo, enfrentó a Inglaterra y le ganó con dos goles majestuosos de Maradona: el de "barrilete cósmico" y el de "la mano de Dios". Burgo, no es canalla ni leproso. Es hincha confeso de River, y con esa distancia futbolera sostuvo: "La verdad es que me parece lógico lo que hace la dirigencia de Central, que suele ser más radical a veces que muchos hinchas. Si fuera distinto me parecería una puesta en escena, una postura políticamente correcta. Maradona no va con Argentina a Rosario, va con Gimnasia. El siempre se manifestó hincha de Newell's en Rosario. La verdad es que River tampoco le va a hacer un homenaje a Maradona, entiendo que haya clubes que no se lo hagan y no por eso estás en contra de la figura. No estás obligado a hacerlo. Entiendo la postura de los dirigentes de Central, son raros, más de una vez estuvieron al límite, pero en este caso sería sumarse a algo que no sienten. Tampoco es que le quitan el banco de suplente al visitante, lo tratan como un rival más y lo entiendo".

Burgo
El autor Andrés Burgo y la portada del libro.
El autor Andrés Burgo y la portada del libro.

>> Leer más: Entrevista a Andres Burgo: Mucho más que la mano de Dios

Sin embargo otro periodista, local, canalla y ahora legislador, Carlos Del Frade, no sólo apostó al homenaje, sino que le hizo uno propio. Escribió un texto que tituló: "Central, Maradona y Newell's" y que termina con un párrafo que es toda una veneración. "Desde Brecht a Fontanarrosa, de Camus a Osvaldo Soriano, muchos sabemos que lo mejor y lo peor del ser humano puede ser sentido en una cancha de fútbol y sus alrededores. Expresa las contradicciones de una historia contradictoria. Central, Diego y Ñuls forman parte del pueblo. No reconocerlo es apostar al exacerbado folclorismo que inevitablemente nos transforma en mezquinos y nos deja a las puertas del fascismo. Soy de los que apuestan a juntar los pedacitos dispersos de lo popular, por eso Central, Maradona y Ñuls, en mi alma rantifusa, merecen los mejores recibimientos posibles. Porque gracias y a pesar de ellos soy un enamorado invicto de las grandes mayorías".

Carlos del Frade

Central, Diego y ÑulsCancha chica del fútbol, cancha grande de la historia. En 1981 el Boca de Silvio Marzolini se iba...

Posted by Carlos del Frade on Wednesday, February 12, 2020

Mística incontrolable

Ahora bien, ¿cómo se puede analizar esta discusión sin las camisetas puestas? La cientista política de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y doctora en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con maestría en estudios culturales, Marilé Di Filippo, apuntó tres tensiones para comprender esta cincha maradoniana. La primera tiene que ver con el mito viviente. "En general la conversión de personajes en mito tiene que ver con una canonización post mortem, pero Diego es una ídolo popular que está entre nosotros y los mitos vivientes habilitan las discusiones, la sociedad los idolatra, es como el Dios del pueblo, aunque muchos digan que allí no está el punto".

Una segunda dimensión para el análisis que apuntó Di Filippo fue la tensión entre los mitos locales y nacionales. "Rosario tiene larga producción de íconos locales, que fueron parte de la construcción de la ciudad como marca, vendible y turistizable. Iconos como Fito, el Che, la Trova y Fontanarrosa armaron la cultura local. Si a eso se suma la tradición futbolera y la rivalidad histórica que parte a la ciudad al medio, se entiende que haya una tensión entre los mitos locales y este nacional, indiscutido de la propia argentinidad". Y el tercero y tal vez el que más decepciones ocasione a la dirigencia canalla y a los anti Maradona: el de la mística.

Hay que dejar abierto el escenario hasta el sábado, porque podría expresarse una mística incontrolable en las tribunas que no responda a la posición de los dirigentes.

Marile Di Filippo.jpg

"Hay que dejar abierto el escenario hasta el sábado, porque podría expresarse una mística incontrolable en las tribunas que no responda a la posición de los dirigentes. Hay que ver cómo los hinchas procesan la llegada de Diego, ojo, generalmente el nivel popular excede lo que puedan programar quienes tienen poder, y esto no sólo pasa en el fútbol. El sábado se verá en el estadio: si los hinchas siguen consagrando al mito o prima la tradición local".

Habrá que ver qué pasa entonces con los vasallos ante la entrada del señor.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario