Rally Dakar

La emoción de un duro estreno

El rosarino Joffre, el baigorriense Larrauri y el sanlorencino Fantoni pasaron por la rampa y debutaron finalizando el especial de Pisco. Hubo problemas mecánicos y hasta un accidente, pero hoy largan la 2ª, mucho más difícil.

Domingo 07 de Enero de 2018

Leonel Larrauri mostró la camiseta de su querido Newell's. Alejandro Fantoni, la bandera argentina con la inscripción de su ciudad. Y a Carlos Joffre casi se le paraliza el corazón al enfrentar la rampa porque su cuatri no arrancaba. Las emociones estuvieron a flor de piel en el día del gran debut en un Dakar de los tres representantes de la región, al que se agregó Pablo Novara, de Sigal y Bauer, en su segunda experiencia. Todos ellos no sólo vivieron un día inolvidable en la presentación formal ante la multitud que se agolpó en Lima, sino que completaron el primer especial, que pese a ser corto fue lo suficientemente duro como para comprender lo que les espera a partir de hoy cuando deban recorrer, también en las dunas de Pisco, una distancia nueve veces mayor. Pero eso es historia a escribir. Ayer le pusieron letras de oro a la primera página personal de este Dakar 2018, más allá de los problemas y hasta de la piña que se pegó el baigorriense al final.

Joffre vivió el día a pura adrenalina. Primero porque "el iri track consume mucha batería y antes de subir a la rampa el cuatri no arrancaba. Me quería morir. Por suerte lo hizo". Segundo, porque "sufrí más el enlace que el especial. El tráfico en Perú es tremendamente peligroso". Y luego por la carrera en sí. "Al mediodía había mucha luz plana sobre la arena y no se veían lo cortes, así que las hice con mucho cuidado. Y después tuve problemas en el wy point 8 (como varios). Ahí perdí fácil 25 minutos, pero igual quedé muy contento de terminar la etapa. Ahora espero entrar en ritmo", dijo a Ovación.

El que más rápido se adaptó a las dunas ayer fue el sanlorencino Fantoni. Después de mostrar la bandera de su ciudad en la rampa, culminó a poco más de 11 minutos de Ignacio Casale el primer día. Realmente, muy bueno.

En la misma categoría, el del pueblo de apenas 180 habitantes cerca de Rafaela, Pablo Novara, hizo una etapa tranquila. "La hice a un 50 o 60 por ciento de posibilidades porque quería asegurarla. La verdad que la pasé bárbaro. Había muchos way points ocultos pero eso lo hace atrapante, como las dunas que son muy lindas y tramposas".

Leo Larrauri, en tanto, es el único que corre en una categoría diferente, el UTV. Y después de darse el gusto de mostrar en la rampa la camiseta de su pasión enfrentó varios problemas. Primero, de electrónica, que hizo que no reconociera ni la dirección hidráulica ni el 4x4, y que derivó en una falla de motor. "Arrancamos muy mal. Nos quedamos encajados un par de veces por la falta de potencia y por ir con 4x2, y terminando la etapa un exceso mío hizo que el auto picara de atrás, diéramos una vuelta de campaña y se rompiera la suspensión delantera izquierda. Por suerte terminamos la etapa y reparamos para largar de nuevo. Estamos en carrera", explicó a Ovación, que finalizó arrastrado por un camión del equipo alemán South Racing.

Lo dicho, pasó la primera exigencia, pero hoy habrá más, con dunas más altas. El Dakar recién empieza para ellos y la meta es que no se termine antes de tiempo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario