Rusia 2018

Insólita selección

En pleno Mundial, nada mejor que tener a mano un libro con un copioso arsenal de datos sobre la historia de la albiceleste.

Lunes 18 de Junio de 2018

Como una suerte de página de viejas publicaciones de la lejana infancia y como si fuera un manual de curiosidades para matizar las tantas charlas sobre el Mundial que se dan por estos días, aquí va un catálogo de "¿lo sabías?" para intentar distenderse en medio de tanta tensión resultadista por Argentina.

Los mundiales dejan mucha tela para cortar y, con el ojo del Gran Hermano que todo lo ve, cada vez se saben más cosas. Las extrañas, las raras, son fuente inagotable de conversación entre los futboleros de ley, quienes compiten en erudición sobre hechos inusitados, cuanto más pretéritos mejor. Así, la sobremesa, la reunión en el café, se extiende, se enriquece. Los datos van tejiendo una urdimbre difícil de clasificar pero un avezado cronista de los bordes que deja la gran competencia puede abocarse a la tarea de ponerle texto a lo atípico, lo infrecuente.

Ese vendría a ser el espíritu del libro de Luciano Wernicke "Historias insólitas de la selección argentina", que viene a completar una larga serie de otras obras relacionadas con los hechos inverosímiles que rodean al mundo del fútbol. A saber: "Historias insólitas", de los mundiales, de los Juegos Olímpicos, de la Copa Libertadores y varios más.

Pero como no basta un botón de muestra, entonces algunos de los hechos insólitos que pueblan el imaginario argentino de la selección.

1

¿Sabías que no muy lejos en el tiempo, en 1973, la Fifa experimentó definir los partidos empatados por cantidad de tiros de esquina? El dato curioso es que en un torneo juvenil Sub 18 que se jugó en Francia, Argentina y Brasil igualaban 1 a 1, en el último minuto el delantero brasileño Mauro en vez de enfilar hacia el arco se fue con la pelota dominada hacia uno de los rincones de la cancha y comenzó a pisarla. El marcador lateral argentino Pastor Barreiro, de Newell's, no se percató de la avivada y se le tiró a los pies provocando el córner que determinó la victoria del eterno rival.

2

¿Sabías que la selección argentina luce un récord difícil de batir en cantidad de hermanos jugadores? El 9 de julio de 1908, en un amistoso contra un combinado de jugadores de la Liga de Río de Janeiro, Brasil, integraron el equipo nacional cuatro hermanos Brown: Jorge, Eliseo, Ernesto y Alfredo. La marca casi fue igualada en junio de 2012 en la selección de Tahití, cuando en un partido ante Islas Salomón presentó a cuatro jugadores con el apellido Tehau: Lorenzo, Alvin, Jonathan y Teaonui, los tres primeros hermanos, pero el último primo de ellos. El récord fue que en otro partido, ante Samoa, todos los Tehau marcaron goles.

3

¿Sabías que el fair play fue parte constitutiva del fútbol como deporte y torció un resultado en un Argentina-Brasil en 1914? Fue en la primera edición de la Copa Roca, que se jugó por varios años entre ambos países. Brasil ganó 1 a 0 con gol de Rubens Salles, pero antes el marcador había sido abierto por el delantero argentino Roberto Leonardi con un fuerte disparo. El árbitro brasileño Alberto Borghert convalidó el tanto pero el atacante albiceleste le pidió al juez que anulara la conquista porque se había llevado el balón con la mano.

4

¿Sabías que el récord de goles hechos por un mismo jugador en un partido de la selección argentina data de 1941? En la Copa América de ese año jugada en Chile, el delantero criollo Juan Marvezzi, de Tigre y anterior paso por Argentino cuando los salaítos se llamaban Nacional, tuvo un desempeño descollante ante Ecuador, ya que convirtió 5 goles en 56 minutos en el estadio Nacional de Santiago. Luego jugó contra Perú y Uruguay pero no volvió a gritar, aunque la marca le sirvió para ser el goleador del torneo. Tanta efectividad no le valió de mucho al pobre Marvezzi: nunca más fue convocado a la selección.

5

¿Sabías que la selección perdió los dos partidos que jugó frente a combinados de la provincia de Santa Fe? El primero es el recordado ante la selección rosarina en abril de 1974, como preparación para el Mundial de Alemania. Los albicelestes, que jugaron con figuras de la talla de Santoro, Wolf, Brindisi y Telch, sucumbieron 3 a 1 ante el conjunto rosarino liderado por un tal Tomás Felipe Carlovich (ídolo y fanático de Central Córdoba), quien dirigió la batuta en un partido memorable en el que la mayoría habla de "baile". Ah, uno de los goles rosarinos lo hizo un tal Mario Alberto Kempes. El segundo amistoso fue en Reconquista en 1985, cuando la selección Sub 16 viajaba a Corrientes para jugar un amistoso. En la localidad del norte santafesino se rompió el ómnibus que los transportaba y los vecinos reconquistenses armaron un seleccionado de la ciudad para enfrentar a los pibes albicelestes que tenían entre sus filas a Fernando Redondo y Hugo Maradona. El rejuntado le ganó también 3 a 1 al equipo dirigido por Carlos Pachamé, con tres goles de un gordito llamado Gabriel Omar Batistuta, el mayor artillero de la selección hasta la llegada de un tal Messi.

Estos datos, y muchos más, se encuentran en el libro de Wernicke, justo para leer en pleno Mundial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});