Central

"Hubo decisiones que nos pusieron en un laberinto"

El presidente de Central Rodolfo Di Pollina y el vice primero Ricardo Carloni hablaron de la crisis futbolística.

Domingo 24 de Marzo de 2019

¿Por qué Central llegó a esta crisis?

Nos preparamos para hacer un semestre distinto. Cuando terminó el libro de pases estábamos todos con otras expectativas y todos pensábamos que la realidad iba a ser otra. A partir de que las cosas no se dieron como las planificamos tuvimos que empezar a tomar decisiones que no estaban previstas. En ese marco entramos en un escenario difícil de manejar. Tenemos que tener la humildad de saber revisar las decisiones que se tomaron y saber cuáles tomar de aquí en más. (Di Pollina)

¿Esas decisiones apresuradas los alejaron cada vez más del proyecto original?

Teníamos un semestre planificado para tener una buena performance con el Patón y aparecieron decisiones que no estaban planificadas. Así es cuando los márgenes de error se potencian. (Di Pollina)

¿La salida de Bauza fue un error?

En el marco del problema futbolístico algunas decisiones no son las óptimas. Algunos consideran que se tendría que haber ido en diciembre, otros después y la comisión directiva que el momento era después de Lanús. Lo que digo es que no se pudo llevar a cabo el plan futbolístico y cualquier momento en el que se tomara la decisión iba a ser malo. (Di Pollina)

Ricardo, en ese momento no estabas en el país. ¿De haber estado hubieras podido hacer más fuerza para que el Patón se quede, al menos algún partido más?

La gran autocrítica que hago es no haber estado en esos 15 o 20 días en los que se vivió un torbellino institucional. Siento que debía aportar mi experiencia. Sí digo que se tomaron decisiones apresuradas y esto lo digo a nivel grupal, porque respeto la decisión de la comisión directiva. Respeto las decisiones, pero considero que fueron apresuradas y a partir de allí se cometieron errores. Lo importante ahora es tener el diagnóstico del problema y tomar las medidas para solucionarlo. (Carloni)

¿Qué fue lo que más pesó en la decisión de echar a Bauza, teniendo en cuenta que es una persona con mucha historia en el club?

En lo personal no estoy para nada arrepentido de la llegada del Patón, porque cuando lo fuimos a buscar a Quito nos dijo que volvía para ser campeón. Lo logró ganando el clásico más importante de los últimos años, por ser eliminatorio. En ese sentido insisto con que se tomaron decisiones apresuradas. Lo que sí tengo que hacer es respetar a una comisión directiva que resolvió y tomó una decisión. Hoy todos somos responsables de esas decisiones que tomamos y nos pusieron en un laberinto, pero que ya estamos corrigiendo con la llegada de Diego Cocca. (Carloni)

¿Decisiones apresuradas es lo mismo que malas decisiones?

Comúnmente cuando las decisiones son apresuradas se cometen errores. (Carloni)

La sensación es que como Carloni no estaba en la ciudad, la decisión quedó a cargo tuyo, Rodolfo, teniendo en cuenta tu predilección por Ferrari, algo que siempre expusiste públicamente.

Había una decisión de comisión directiva casi unánime. No me gusta hacer referencia a posturas individuales, pero yo también analizaba esperar algún tiempo. Pero la visión de la directiva nos llevó a tomar esa decisión. No sé si fueron apresuradas o no, pero fueron decisiones que se tomaron de manera colectiva. (Di Pollina)

En la presentación de Cocca los dos ponderaron sus condiciones y dijeron que lo venían siguiendo desde hace tiempo. ¿Por qué no lo fueron a buscar cuando se fue Bauza?

Más allá del convencimiento hacia Ferrari como técnico, entendíamos que Cocca no iba a agarrar el equipo un sábado para jugar un martes. (Di Pollina)

¿Y no evaluaron la chance de un interino por una semana si el apuntado verdaderamente era Cocca?

Lo teníamos previsto pero se tomó la decisión de Ferrari en función a lo que veíamos en ese momento, ya con un año de trabajo en el club en la estructura de inferiores. Veíamos algunos elementos que nos gustaban del Loncho y por eso la decisión. Ahora, en el receso, Cocca seguía libre y entendíamos que podía aceptar. (Di Pollina)

¿Lo quemaron a Ferrari?

En la vida cada decisión implica riesgos. Ferrari estaba convencido y se tomó la decisión. Creemos que trabajó muy bien, de hecho todo el plantel lo pondera. Tuvo un escenario muy difícil porque encaró una situación con muy pocos días de trabajo y con partidos cada tres días. Para cualquier técnico que hubiese venido hubiera sido una situación compleja. (Di Pollina)

¿Le tocó pagar los platos rotos entonces?

Insisto que la situación era compleja por el momento y la cantidad de partidos que había. Una de las evaluaciones que se hizo fue que ante ese escenario se iban a necesitar algunos pibes y creímos que el Loncho era una buena opción porque los conocía a todos. O sea, hubo un análisis específico. Lo que ocurrió es que había ya una situación difícil. Lo ideal para un técnico es arrancar con una pretemporada, pero este no fue el caso. Acá fue el corte de un proceso y el riesgo era para cualquiera. (Di Pollina)

En lo personal tuve una sola charla con Ferrari cuando llegué al país, en la que fui muy claro con lo que sentía y pensaba. Tal vez el equipo estaba un poco mejor pero los resultados no eran buenos y el fútbol se mide por resultados. Le dije lo que podía ocurrir ante un partido (el de San Lorenzo) que era muy importante para todos. (Carloni)

Más allá de la importancia de los resultados, es difícil pensar que el proceso de Cocca pueda durar 20 días como el de Ferrari, pese a que llega en la misma condición que el Loncho, en medio de una crisis futbolística y con un torneo en marcha.

Creemos que hay distintos factores. Pronto termina el campeonato, además de la confianza que inspira en la gente alguien con mayor experiencia. Sabemos que dentro de poco llegará una nueva pretemporada y allí el técnico tendrá mejores condiciones de trabajo. (Di Pollina)

En la campaña electoral levantaron la bandera de que todos los dirigentes habían llegado al final del mandato. En esta conducción a los pocos meses se dio la primera baja, nada menos que de un vice. ¿Qué impacto tuvo la renuncia de Lucero?

Indudablemente esta bandera no la vamos a poder levantar cuando finalice esta gestión. En lo personal hablé con Martín y me dio las razones, que fueron personales y de trabajo. Lógicamente que generó ruido porque se fue un vicepresidente, pero tenemos que respetar ese tipo de decisiones. Para estar en Central hay que estar al ciento por ciento y con los cinco sentidos siempre alerta. Cuando eso no ocurre es una problemática. (Carloni)

¿Le creyeron que fue por motivos personales, porque de afuera pareció que lo que lo sacó del club fue el cimbronazo por la salida de Bauza?

Yo le creí y creo que Rodolfo también. ¿Por qué no le vamos a creer? Además tenemos una gran relación con Martín. (Carloni)

¿Cuánto incide el malestar de los hinchas a la hora de tomar decisiones como echar a un DT?

Uno intenta tomar las mejores decisiones pero siempre hay que escuchar a la gente. Los hinchas son parte de todo esto y son los que generan las condiciones necesarias para que se pueda trabajar. (Di Pollina)

Somos dirigentes y tenemos que tomar decisiones, pero si hay algo que caracterizó a esta gestión es escuchar al socio. Escuchamos siempre, pero las decisiones las tomamos por convicción. (Carloni)

¿Qué puede cambiar de un partido a otro la salida de Mauro Cetto?

Lo de Cetto es un análisis distinto. Al técnico se lo mide por resultados a corto plazo. Nos dolió que Cetto se vaya porque había una muy buena relación e hizo lo mejor que pudo, pero tiene que ver con un análisis de dos años y medio. Evaluamos que podía darse un cambio en ese sentido. (Di Pollina)

Lo que pareció es que después de San Lorenzo, además de la de Ferrari alguna cabeza tenía que rodar y la que se eligió fue la de Cetto.

Los resultados aceleran decisiones, pero algo veníamos hablando con él porque hay procesos y desgastes. (Di Pollina)

Pero en la última campaña electoral otra de las banderas que levantaron fue la evolución en el trabajo de la secretaría técnica, diciendo que con el correr de los años fue contratando más y mejor, incluso con menos recursos.

Creo que Mauro trabajó bien en la secretaría técnica. Personalmente tengo un profundo respeto, pero se tomó una decisión de comisión directiva, donde podemos tener diferencias individuales en cuanto a conceptos. El Colo fue el director deportivo del Central campeón, lo que no es un dato menor y es algo que puede esgrimir con orgullo, y estuvo más de dos años, con todo lo que ello implica. (Carloni)

¿No notan contradicciones en sus palabras? Porque sacaron del club a alguien que hizo un "buen trabajo".

Para nada. No creo que lo que decimos sea contradictorio. (Carloni)

¿Van a poner un nuevo mánager?

La idea es rearmar la secretaría técnica, con alguien que pueda trabajar entre el cuerpo técnico y la comisión directiva. Todavía no tenemos ningún candidato. (Di Pollina)

Lo que hicimos fue trabajar sobre lo urgente, que era recuperar el timón sobre el fútbol profesional. Creo que la capacidad de un dirigente se ve en momentos como estos, aún corriendo riesgos, como el hecho vandálico que sufrí en mi negocio. Pero eso es político y estamos cerca de encontrar a los autores. Nos tomaremos un tiempo para nombrar al nuevo director deportivo porque tal vez necesitemos alguien con un nuevo perfil. (Carloni)

Cetto dijo al irse de Central que había dos o tres dirigentes que tiran para adelante y que el resto no está capacitado para dirigir a Central.

Yo no pienso así. Pienso que toda esta seguidilla de gente querida en el club que salió a hablar después me parece que no suma. Cuando aparece una crisis futbolística como en este caso y surge alguna diferencia hay que sentarse a dialogar. El club debe estar por arriba de todo. Creo que hay una camada muy importante de dirigentes, muchos jóvenes y en este momento hay que tranquilizarse, tomar decisiones y mirar para adelante. (Di Pollina)

Hubo gente expresando su descontento en la puerta de la sede. ¿Les parece bien que el hincha dé a conocer su opinión? ¿Hay más diálogo con la oposición?

Siempre tratamos de tener un club que esté empujado no sólo por nuestra idea, sino también que se puedan lograr consensos y charlar las diferencias. El viernes nos reunimos con representantes de la oposición, se contó la coyuntura y cuál es la idea para adelante. Además se invitó para trabajar algunos temas puntuales. Fue un ambiente de intercambio, preocupación y respeto. Entendemos que en este momento hay que tirar todos para adelante y hacer algo extraordinario, que es ponerse de acuerdo. (Di Pollina)

El perfil de esta comisión directiva es ser siempre transparentes y estar abiertos al diálogo. Hablamos con las agrupaciones, opositoras o no, siempre el diálogo es positivo. (Carloni)

¿Qué papel juega el hecho de que Cocca llegue de la mano del empresario Bragarnik respecto a la búsqueda de refuerzos?

Bragarnik es el representante de Cocca, de la misma forma que era el representante de Coudet. Y el año y medio que estuvo el Chacho, jugadores de Bragarnik hubo dos o tres, no más. Hay que sacar un poco el mito sobre ese tema. Sí nos puede abrir la puerta en algún refuerzo que necesitemos, sea de él o de otro empresario. Abre puertas y facilita el diálogo con el representante del jugador que vos necesitás. Sólo trata de ayudar a sus técnicos. (Carloni)

Hay palabras como promedio y descenso que los hinchas no quieren ni escuchar. ¿Cómo manejan esta ansiedad desde la comisión directiva?

La primera decisión fue elegir el técnico para liderar este camino. Vamos a encarar el libro de pases con mucha responsabilidad y además tenemos que bajar un mensaje de tranquilidad. Tenemos que transformar los temores en convicción y fuerza. (Di Pollina)

Se llega a este promedio porque había una obsesión por ganar un título. Estamos hablando de tres años, de la última etapa del Chacho, Montero y Bauza, en esta obsesión inconscientemente los cuerpos técnicos, jugadores y dirigentes apuntamos a ganar la Copa Argentina y llegamos a cuatro finales y una semifinal. Ahora logramos sacarnos esa mochila. También logramos hechos importantes deportivos como ser la gestión más ganadora de clásicos, que para nosotros son finales, entre ellos el más importante de los últimos diez años. Ahora estamos ocupados en recuperar los puntos perdidos en estas tres temporadas. En el próximo mercado de pases tenemos cero posibilidad de equivocarnos. (Carloni)

En cinco años Central tuvo siete técnicos. Es más de uno por año, ¿es una muestra del debacle del proyecto deportivo?

En este proceso de cinco años hay que revisar algunos puntos. Esta es la comisión que más hizo para ganar títulos. Jugamos Libertadores, Sudamericana, llegamos a varias finales de Copa Argentina y protagonizamos torneos locales, pero tenemos que hacer un análisis de los últimos dos años y corregir algunas cosas. (Carloni)

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});