Ovación

GER, dueño de la Liga de Honor

El conjunto mens sana de polo acuático obtuvo el noveno título en las últimas trece ediciones, lo que revalida su jerarquía.

Lunes 13 de Noviembre de 2017

El primer equipo de polo acuático de Gimnasia y Esgrima de Rosario se consagró campeón de la Liga de Honor, el certamen más importante a nivel de clubes en el país en la disciplina. De esta manera, el conjunto mens sana ratificó su supremacía en el escenario nacional, ya que obtuvo nueve de las últimas trece competencias. En esta temporada lo consiguió con una gran campaña (perdió un solo encuentro) y este enorme envión anímico le sirve para llegar en las mejores condiciones al Sudamericano, el torneo más relevante del continente, que volverá al país después de 25 años y que se realizará desde el 28 de este mes al 3 de diciembre en las instalaciones que posee GER, en el parque Independencia.
   Más allá del encuentro del sábado pasado ante Regatas (ganó 10-9) en Rosario y la derrota (11-12) de ayer con Sportsmen, el conjunto auriazul ya se había asegurado la semana previa un título obtenido con números contundentes, que incluyen 14 victorias, 1 empate y 1 sola caída.
   Esta consagración de GER le permitió cicatrizar con letras de oro la herida que le generó la eliminación del año pasado en cuartos de final. Tras ese golpe vino un cambio de entrenador, un tercer puesto en el Sudamericano en Brasil, un campeonato en el torneo Súper 6 y un título argentino de verano.
   En ese momento el técnico Bruno Testa tuvo que dejar la conducción por cuestiones personales (fue padre) y el grupo decidió que Nicolás Avalis se transforme en el entrenador. "La verdad es que fue un año muy lindo. No me esperaba estar en este lugar. No es nada fácil dejar de ser compañero para ser entrenador. Es mérito de los jugadores que se esforzaron mucho para salir de un golpe y para superar algunos cambios. Se brindaron al máximo para poder ganar la liga", comentó Avalis. Y siguió: "Ellos me ayudaron mucho y se generó un compromiso muy grande para mantener a Gimnasia en lo más alto del waterpolo nacional", se encargó de destacar el técnico. "Por suerte, este sacrificio desembocó en un gran año para el club", enfatizó.
   La campaña de este justo campeón se fue perfilando en la primera fase del torneo, con los tres jugadores que están ahora en Europa, y en ese momento sacó una ventaja que fue determinante, tanto en los resultados como en la parte anímica. En ese tramo se consolidó el grupo y se proyectó la ambición de buscar un nuevo lauro para las vitrinas auriazules. Con las ausencias, el segundo tramo fue un poco más exigente. Allí se subieron valores juveniles (Man, Sin y Lorenth) y se consolidaron otros jóvenes como Chinellato y Provenzano, que permitieron fortalecer el plantel de primera y seguir apuntando a lo más alto del podio.
   "El equipo continuó obteniendo resultados y consiguió una identidad propia de esta temporada para sacarnos la espina del año pasado. Este equipo, que es un grupo de amigos, tuvo la revancha que se merecía. Y estoy muy orgulloso por ellos", remarcó Avalis. "Se superaron, renovaron objetivos y ahora vamos por más, porque el Sudamericano de Clubes que se disputará en nuestro club es un incentivo muy importante para todos nosotros", confió.
   Ahora, el Sudamericano está a la vuelta de la esquina y los jugadores de Gimnasia asoman con expectativas renovadas. "Puede llegar a ser algo histórico para el club y estamos todos muy entusiasmados con eso", advirtió el técnico mens sana.
   El plantel auriazul estuvo formado por Franco Testa, Emanuel López, César Díaz Colodero, Amadeo Díaz Colodero, Tomás Galimberti, Guillermo Bulgheroni, Mauro Fascendini, Gonzalo Caso, Iván Carabantes, Luciano Aimeta, Franco Paulantonio, Esteban Corsi, Juan Pablo Montane, Franco Chinellato, Felipe Alfonso, Nicolás Provenzano, Julián Appani, Uriel Man, Octavio Sin y Alex Lorenth.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario