Ovación

Gamboa entregó insinuaciones

Por primera vez con el probable equipo que debutará el viernes ante Gimnasia en La Plata, aunque en esa formación no estuvo Nicolás Spolli. Precisamente la ausencia del Flaco es la mala noticia con la que se encontró ayer el flamante técnico de Newell’s. El defensor quedó descartado para el estreno por una distensión en la cara posterior del muslo...

Miércoles 06 de Agosto de 2008

Por primera vez con el probable equipo que debutará el viernes ante Gimnasia en La Plata, aunque en esa formación no estuvo Nicolás Spolli. Precisamente la ausencia del Flaco es la mala noticia con la que se encontró ayer el flamante técnico de Newell’s. El defensor quedó descartado para el estreno por una distensión en la cara posterior del muslo derecho y en su lugar jugó Juan Insaurralde, una de las caras nuevas (ver página 3). El resto de la alineación se instaló dentro de lo previsible, más allá de que todavía no llegaron las habilitaciones correspondientes de las incorporaciones rojinegras.

  El probable equipo de Newell’s para enfrentar a Gimnasia y Esgrima La Plata sería el siguiente: Caffa; Aguilar, Schiavi, Insaurralde y Ré; Machín, Bernardello, Fretes y Vangioni; Fabbiani y Da Silva.

  Gamboa ordenó los primeros 35 minutos de fútbol en serio de su ciclo en Newell’s. Una prueba que terminó sin goles, pero con muchos indicios. Lo concreto es que el técnico fue a lo más seguro que tenía a mano. No cayó en experimentos de ocasión y puso cada pieza en el lugar indicado.

  La puesta en escena funcionó con el pulso que le impuso Gamboa. Se observó a un equipo con una marcada predisposición a la presión constante. Que nunca utilizó el pelotazo como arma y que siempre trató de aprovechar a Fabbiani tirándole la pelota a ras del piso. A veces le salió y en otras quedó desarticulado. Cuando ocurrió eso, el Negro apeló a disimular esas desatenciones defensivas con su capacidad discursiva. "No importa si quedamos uno contra uno cuando no tenemos la pelota. Ahí no vamos a perder nunca porque le vamos a comer el or... a todos. Quiero que mi equipo ponga siempre mucha gente en el ataque. Con el Flaco (Schiavi) sobrando nos alcanza", fue el mensaje que bajó el DT cuando en una jugada los suplentes desnudaron grietas por el sector de Aguilar.

  Si la primera imagen es la que vale, no caben dudas de que Gamboa quiere a un Newell’s que mire continuamente el arco de enfrente. Para él la posesión de la pelota es sinónimo de verticalidad. En su inventario sólo está permitido lateralizar o descansar el juego cuando faltan pocos minutos para el final del partido. También arengó a sus jugadores para que le imprimieran un ritmo infernal a cada ataque.

Gamboa se mostró tan involucrado durante el ensayo que por momentos pareció jugarlo. Hasta dirigió caminando la cancha. Repartió indicaciones a todos y para todos los gustos. Dos de sus receptores preferidos fueron Gastón Machín y Walter Fretes. De los pies del paraguayo nacieron los mejores intentos de los titulares y el volante entregó su pegada prodigiosa en cada tiro libre. No sólo despertó los elogios de Gamboa, sino que obligó a varias revolcadas de Diego Barreto, el arquero del conjunto de los suplentes. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario