Rusia 2018

El vuelo del Zurdo llegó a su destino final

Durante el viaje de Moscú a Ezeiza acordó con el presidente de la AFA una reunión para definir si seguirá o no en la selección.

Jueves 05 de Julio de 2018

En el avión durante el viaje de vuelta a Ezeiza, Claudio Tapia y Jorge Sampaoli hablaron e intercambiaron conceptos, pero lo más trascendente es que mientras estuvieron en el aire acordaron reunirse dentro de una semana o a más tardar diez días en Buenos Aires para definir si el entrenador seguirá o no al frente de la selección argentina.

La continuidad de Sampa está atada con alambre. Sencillamente si hoy no está afuera del banco del seleccionado es porque en el horizonte aún no se recorta un nombre potable y de sobrados pergaminos para encarar la sucesión. Además, la espera de Chiqui para desarrollar el cónclave con el DT tiene dos motivos bien reconocibles. El primero se debe a que el presidente de la AFA se tomará su tiempo antes de dar por muerto al ciclo del Zurdo y también esperará a Daniel Angelici, quien regresará de Europa en los próximos días. Tapia pondrá sobre la mesa el próximo martes en la reunión de comité ejecutivo la situación de Sampaoli. Quiere escuchar la opinión de sus pares antes de forzar la salida del DT, aunque ayer ya le dijeron que están con él en todo y mucho más. Ninguno de los dirigentes que votaron a Tapia para que sea el presidente de la AFA moverá un pelo para salvarle el pellejo a Sampaoli. Todos quieren que se vaya lo antes posible, aunque por lo bajo hacen trascender que los tiempos los marcará el presidente. Entienden que si aún no está afuera es porque también existe una traba económica ya que para despedirlo la AFA deberá afrontar los casi 20 millones de dólares por no respetarle lo pactado.

Las voces que Tapia quiere escuchar son las mismas que ayer le brindaron un cálido aplauso en una clara señal de apoyo a su gestión cuando llegó a Ezeiza (ver más información en página 4).

El propio Tapia ya se lo había adelantado a los periodistas en la conferencia de prensa en Bronnitsy tras la derrota ante Croacia, cuando habló antes de que declararan Mascherano y Biglia. En aquella ocasión fue al hueso y no dudó en decir que todas las cosas que se dijeron en torno a la convivencia del plantel en Rusia y a las filtraciones de los audios que hablaban de las rispideces en la convivencia entre el técnico y los jugadores tuvieron un tinte político: "Me quieren sacar la selección argentina", fue la respuesta de Tapia en ese momento. El triunfo ante Nigeria y la posterior clasificación maquillaron los dichos de Chiqui, pero él siguió pensando lo mismo. Es más, ve con malos ojos algunas cuestiones que cocinan en la oscuridad adentro de la AFA y en la Superliga. Por eso a veces tiene la sensación de que está durmiendo con el enemigo, aunque el bloque duro que lo sigue ayer le dio una muestra cabal de lealtad.

Un técnico muy solo

Tapia abrirá grande la oreja para escuchar el pensamiento de sus pares con relación a la inminente ida de Sampaoli, pero la determinación final la tomará junto a Angelici. El presidente de Boca ya le soltó la mano al Zurdo, aunque como buen político, antes medirá sus tiempos. Lo irá cocinando a fuego lento y si es necesario, junto con Tapia, activará el operativo desgaste para que Sampaoli dé solito un paso al costado.

La imagen que dio el Zurdo ayer cuando arribó a Ezeiza fue la de un hombre abrumado por la situación. Está muy solo. Nadie se lo banca. Sin apoyo de los dirigentes, para quienes hace un año era un poco más la reencarnación de Pep Guardiola, le resultará complicadísimo seguir adelante con su proyecto. Sobre todo, con un cuerpo técnico desmembrado y un plantel de jugadores que se fue de Rusia con la firme promesa de que si alguna vez eran citados de nuevo, Sampaoli ya no iba a estar más sentado en el banco de suplentes.

Otamendi se olvidó del DT

Nicolás Otamendi siguió el camino de Agüero al "olvidarse" de Sampaoli: "Quiero agradecer a mi familia, a mis compañeros por la lucha día a día y a los millones de argentinos que nos acompañaron". Y "al personal de trabajo de la selección (cocineros, utilería y cuerpo médico) que también estuvieron lejos de sus familias y pusieron todo para ayudarnos a cumplir el sueño de todos".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario